images (27)

Aconteceres negativos del presente

Un editorial de la estupenda página “Cultoro”, una seria sugerencia de José Luís Benlloch en Aplausos y lo que en esta misma revista opina Paco Mora sobre la enésima reaparición de José Tomás, conforman tres temas preocupantes de la más candente actualidad

______________________

 Cobardes

El rector de la Universidad de Salamanca y otros gestores de la formación de nuestros jóvenes no deberían mantenerse en sus cargos mientras atentan por MIEDO contra la LIBERTAD

Son unos cobardes. Y yo no pondría el futuro de la formación de mis hijas en manos de un cobarde y todos los que, como él, sucumben al miedo y sacrifican la LIBERTAD en favor de la intolerancia porque prefieren cercenar el libre acceso de los jóvenes a una cátedra de contenido legal, cultural y protegido por la Ley que soportar a tres indocumentados, en un ejercicio de vandalismo, vociferando proclamas animalistas. Y todo ello en el marco de una universidad que se radica en la provincia con más ganaderías de bravo del mundo. ¡Cobardes!

Cobardes porque no son capaces de transmitir ejemplo a los librepensadores -cuanto más, fomentarlos-, cobardes porque anteponen su puesto de trabajo a los valores que ese puesto debe fomentar, cobardes porque se aferran a su poltrona incurriendo en un atentado manifiesto a la legalidad vigente porque saben que nada les va a ocurrir en el seno de aquellos a los que tildan -nos tildan- de ‘asesinos’. Prueba fehaciente es que no nos temen para demostrar que no lo somos…

Pero tal vez sea ese, que nada les va a ocurrir, el problema de fondo en esta cuestión. Porque un tipo ofendido -muy de la sociedad en la que vivimos, en la que los animales tienen más derechos que los que pagan los impuestos- recoja 2.000 firmas todo un rector de una de las universidades más antiguas del mundo se defeca encima -figuradamente, por supuesto- y devuelve la subvención que le concede la Comunidad Autónoma para que promueva los estudios correspondientes a la Cátedra de Tauromaquia. Es decir, el organismo regional cumple con la legalidad al promover y dar cobertura de investigación a un hecho cultural así reconocido por la Ley, pero el rector de turno -la USAL es mucho más grande que este tipo- le devuelve los 75.000 euros porque prefiere alinearse con los que no respetan a los demás que con los que sí lo hacen. No le dé más vueltas, señor Rivero, eso es exactamente lo que está haciendo usted. Por ser un cobarde.

Por cobarde pide este medio su dimisión inmediata, dado que no es capaz de entender que bajo su mando están todos los estudiantes y profesores, y le aseguro que entre ellos los hay muy buenos aficionados. Pero es usted tan cobarde que los desampara porque le han presentado 2,000 firmas en una provincia donde más de 200.000 personas viven directa o indirectamente del toro bravo. Dimita, señor Rivero, que esas personas no se merecen su desprecio. Y la Ley tampoco.

Ahora esperaremos la voz de quien deba levantarla en el seno de la tauromaquia, que debe responder con toda la contundencia de que sea capaz, porque ya han sido muchos años de dejarse comer el terreno por desidia y hasta por lejanía, porque en el toro nadie mueve un dedo si no es para defender su bolsillo. Esta es batalla para la Fundación del Toro de Lidia, y es batalla de vida o muerte. Porque si se nos excluye de las aulas y se reniega de nosotros en los centros educativos solo nos faltará pasar a la clandestinidad. Y para ese viaje, no necesitamos tantas alforjas. Sólo que el último apague la luz…

_________________________________

Pablo Aguado, en su actuación durante la pasada Feria de Abril.
Pablo Aguado, en su actuación durante la pasada Feria de Abril. (Foto: Arjona)

La antigüedad, un embudo del futuro

Que Aguado, Lorenzo, Román… etcétera, etcétera pudiesen abrir cartel en los días importantes con las figuras acababa con la excusa de las figuras y abría a los chicos una cantidad de puestos que ahora ocupan veteranos y toreros de menos proyección

La incorporación de los nuevos valores a las ferias sigue siendo un drama, en realidad un caballo de batalla indomable al que nadie le pone la cabezada. Ni el cambio del novillo al toro por mucho que el novillo actual sea más toro que nunca; ni la comprensión del gran público que a la hora de elegir cartel los quiere cuajados y famosos y cuanto más mejor, sin que se sepa cómo pueden llegar a eso si no torean; ni la obsesión, secular por cierto, de los grandes matadores en no abrir cartel, ahí reside el problemón; ni mucho menos la estrategia tan general entre las figuras de amontonarse en un mismo cartel para asegurar el tirón taquillero y repartirse responsabilidades en la materia, les facilita el camino de acceso, de tal forma que cada temporada, cada día, aun habiendo una conciencia general del problema, es más difícil la incorporación de jóvenes a los días, carteles, ferias y divisas en los que se podría acelerar su consolidación técnica y popular.

Si se inventan confirmaciones donde nunca hubo, ¿por qué no se normaliza que los jóvenes puedan abrir cartel?

Ahora mismo triunfan, el caso último puede ser el de Pablo Aguado en Sevilla, lo menciono por ser el último precisamente, pero hay muchos, triunfan, despiertan ilusiones y pasan directamente a una lista de las de espera y desespera, pendientes de un milagro que no llega o de la consideración puntual de alguna figura, o de una carambola o en el mejor de los casos se les reserva un puesto en los días de menos asistencia en las ferias y con las divisas menos propicias. Así que salen pocos y a los que salen los congelamos a la espera de otro milagro. Milagro es valer, milagro es salir y milagro es que te puedas descongelar. Mucho milagro para época tan agnóstica.

El problema es de tal dimensión, requiere de tanta urgencia, que merece medidas de lo más drásticas y valientes. Y entre esas medidas flota en el ambiente una muy sencilla y se antoja que eficaz a la hora de desatascar ese embudo, que Santiago López, que sufrió el problema en carne propia en sus tiempos de apoderado de nuevos valores, defiende con un fervor al que no tengo empacho en sumarme. Se refiere a una demora en el tema de la antigüedad de los carteles. Que no tendría que ser definitiva, con que valiese en los dos o tres primeros años de alternativa sería suficiente. Que Aguado, Lorenzo, Román… etcétera, etcétera pudiesen abrir cartel en los días importantes con las figuras acababa con la excusa de las figuras y abría a los chicos una cantidad de puestos que ahora ocupan veteranos y toreros de menos proyección.

La medida no socavaría la esencia de la Fiesta. Sucedía con la Piquer, con Mohamed Ali, con los Beatles… La realidad exige el coraje de probarlo.

La medida no socavaría de ninguna manera la esencia de la Fiesta, insisto, ni los fundamentos de la lidia, dos, tres años, esa sería la mora y después cada cual a su puesto; la medida nos pondría a la altura de los grandes espectáculos del mundo, incluidos los más tradicionales en los que abren cartel los meritorios, teloneros les dicen, y luego aparecen las figuras. Sucedía con la Piquer, con Mohamed Ali, con los Beatles, con todos los más grandes del mundo en todo el mundo y sigue sucediendo… La idea vale la pena, la realidad exige el coraje de probarlo. Digo más, si el día de la alternativa se trastoca el orden de antigüedad y lo asumimos, si nos hemos inventado con ese mismo motivo confirmaciones donde nunca las hubo, por qué no podemos ir un poco más allá. Sean prácticos, prueben, el riesgo de acertar vale la pena. Cualquier cosa antes de mantener congelados a los chicos a la espera de otro milagro.

_____________________________________

 José Tomás en su peor versión bilaketarekin bat datozen irudiak

No se puede ser figura sin competir

Que José Tomás es torero de una arrolladora personalidad, gran pureza conceptual y un excepcional tirón taquillero no seré yo quien lo niegue. Pero si fuera el torero de época que sus incondicionales proclaman -muchas veces tratando de minimizar a los demás grandes toreros del escalafón-, en vez de volver para cuatro o seis “gaches” en plazas de poco compromiso con toros ad hoc, y compañeros de cartel escogidos adecuadamente para el caso, se anunciaría en las ferias de Valencia, Sevilla, Madrid, Bilbao, Pamplona, Zaragoza y en todas las de mayor compromiso del largo y cálido verano, alternando con Ponce, El Juli, Morante, Manzanares, Talavante, Roca Rey y con todos los que se baten el cobre un año tras otro dándole armazón a la temporada taurina. Y no digo con los hierros de Miura, Cuadri, Victorino, Fuente Ymbro y Alcurrucén sino con las mismas ganaderías que los toreros arriba enunciados. Entrando en sorteo y pechando con lo que le tocara en el mismo, como hacen los demás. Si eso decidiera se ganaría el respeto de muchos aficionados, y el mío el primero. Y eso, estuviera mejor o peor.El hecho de que continúe practicando la vieja y falsa doctrina de “el buen paño en el arca se vende”, es una razón de peso para tener la mosca detrás de la oreja respecto a su condición de figura. De continuar con sus “guadianescas” reapariciones, no creo sea ninguna herejía expresar serias dudas al respecto. ¿Por qué no solo se niega a torear con Enrique Ponce, sino que además lo quita de cualquier cartel donde las empresas tratan de que coincidan -acordémonos de Valladolid-, como si creyera que pierde categoría alternando con el de Chiva? ¡Si cree que el valenciano no da la talla que el necesita como adversario, que toree mano a mano con él en una plaza de primera, matando una corrida seria de una ganadería importante, y le dé un baño que lo deje como el gallo de Morón, cacareando y ¡sin plumas! Pero, claro, eso tiene un trámite; competir en el ruedo con el torero más importante desde Joselito “El Gallo” hasta nuestros días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: