image_content_19786482_20180506225300

Novillada de abono en Sevilla. La triunfadora fue la ganadera

Publicado en El Correo de Andalucía

Rocío de la Cámara estrenó las novilladas del abono sevillano embarcando un entipado envío en el que hubo tres o cuatro ejemplares para salir lanzado. Salvador cortó la única oreja de la tarde

Hay oportunidades que se van para no volver. Y la lectura de la primera novillada del abono sevillano arroja una conclusión preocupante: el pésimo nivel de un escalafón de novilleros alto de edad y bajo de forma impide el relevo natural de la profesión. Los tres mozos de ayer tuvieron delante una sobresaliente novillada del hierro de Rocío de la Cámara que, en otra época, con otros nombres, habría sido el material más idóneo para montar una auténtica fiesta. El primer triunfo de la ganadera fue presentar un encierro entipado y mucho más cercano a lo que debería ser el novillo picado. Subieron, eso sí, el quinto y el sexto pero primero y segundo eran dos auténtica pinturas, el molde que no se debería abandonar en el futuro. Entre ellos hubo uno de auténtica revolución, que fue el tercero. Un cuarto de excelente comportamiento. Un primero más que potable en la muleta. Un exigente y manso -pero emotivo- quinto… Planteo más problemas por resolver el segundo, único ejemplar al que se le cortó una oreja. Y fue, a la postre, más espesito el informalete y basto sexto.

Y con ese material no había excusas. El novillero maño David Salvador ya era conocido de esta plaza. Hay que reconocerle los denodados esfuerzos para salvar los muchos problemas de ese segundo gazapón y andarín que unas veces se distraía y otras se orientaba. La firme voluntad de agradar del chaval caló en la parroquia, sobrecogida también por la fea volterera que estuvo a punto de costarle un serio disgusto. La verdad es que acabó metiendo en la canasta al animal y la espada, que cayó un pelín desprendida, no fue óbice para que paseara la única oreja de la tarde. Con el quinto, más complejo pero emotivo, tardó más de la cuenta en encontrar el acople. Ya era tarde…

Mucha menos disculpa tuvo El Adoureño, un novillero francés muy toreado que desaprovechó la oportunidad de su vida. Se la había puesto en bandeja el excelente y templado tercero, al que toreó forzado, descolocado y muy despegado desperdiciando una embestida de cine que merecía otro tratamiento. Ya lo hemos dicho en alguna ocasión: los toros, tantas veces, tampoco tienen suerte con sus matadores. El aspirante galo no iba a mejorar su pobre hoja de servicios con el sexto, al que quiso enjaretarle una faena de manual que no convenció a nadie. Mal asunto.

Había abierto cartel un madrileño, de gracia Toñete, que ya había pasado el fielato maestrante. Tuvo delante otra guinda que se quedó sin digerir. Fue ese primero mansito y bondadoso al que no pudo o no supo entender. Pero es que el novillero cheli se iba a llevar otra bola premiada, un cuarto que galopó de largo y se rebosó en la muleta. Toñete se relajó por momentos, apuntó chispazos de artista y hasta bordó un trincherazo que no redime una faena deslavazada que no apuró, ni de lejos, la clase que apuntaba el animal. Suspenso general…

Plaza de la Real Maestranza

Ganado: Se lidiaron seis novillos de Rocío de la Cámara y su hierro filial de Cortijo de la Sierra (primero y cuarto) muy bien presentados aunque resultaron un punto más bastos los lidiados en quinto y sexto lugar. El primero, un punto rajado, tuvo bondad en la muleta. Gazapón, distraído y reservón el segundo. Excelente, por clase, temple y recorrido el tercero. Importante el cuarto. Exigente el quinto, que se rajó al final. Manso e informal el sexto.

Novilleros: Toñete, de Macarena y oro, ovación en ambos.

David Salvador, de verde hoja y oro con remates negros, oreja y vuelta tras aviso y petición insuficiente

El Adoureño, de blanco y plata con remates negros, silencio en ambos.

Incidencias: La plaza registró más de un tercio de entrada en tarde que empezó soledada y calurosa y acabó fresca y con amenaza de tormenta. Saludaron Javier Cerrato y El Pela tras banderillear al tercero.

A. R. del Moral

A. R. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. Aficionao dice:

    A buen seguro que la crónica sería muy distinta de tratarse de novilleros sevillanos. Un crítico que no ha entendido aún (y conociendo como piensan la mayoría de mis paisanos críticos taurinos lo veo complicado) que la tauromaquia es algo UNIVERSAL

  2. joselito dice:

    Totalmente de acuerdo, Aficionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: