1406675455-U10107650555ULH--1240x698@abc

1ª de San Isidro en Madrid (novillada). Dura prueba e incierto futuro

Una mala tarde para empezar. Mala en la climatología y pésima en resultados. El espectáculo resultó pobrísimo en su conjunto y el tiempo de regular a muy desapacible. Tuvieron mucho mérito los que aguantaron hasta el final del festejo, es un decir lo de “festejo” porque fiesta no hubo. Y eso que hubo una excelente entrada casi dos tercios. O sea, más de 15000 personas. Los milagros de esta feria isidril capaz de concitar a miles y miles de gentes que, en otras fechas, no hubieran pasado de un tercio o de un cuarto de entrada. La novillada tuvo apariencia de corrida de toros en varios ejemplares. Una barbaridad dada la impericia de los actuantes a los que les resultó muy difícil por no decir imposible triunfar. Vamos, que comparecieron en este matadero de promesas. Yo no sé por qué este empeño en celebrar novilladas tan grandes. Un estrella novilleros que se atreven a venir a Madrid por ver si suena la flauta por pura casualidad. El empeño de la terna por ver si se arreglaba el fiasco, eternizaron los varios intentos de faena hasta dar pena verles tan incapaces. Aventurar el futuro de los alternantes, imposible. ¿Entonces?. Pues que nos aburrimos y hasta desesperamos. Muchos aguantando la lluvia y el viento que surgió tormentoso y muy desapacible. Pongámonos en el caso de estar abajo vestidos de luces con tamaño panorama y, quien más que menos, nos echaríamos a temblar. Una pena. Y en el toreo, dar pena es lo peor que puede ocurrir. Salen vestidos de estreno con brillantes ternos y terminan derrotados cuando no destrozados entre la  cruel indiferencia de los que aguantaron el tirón. A estas situaciones novilleriles en Madrid hay que ponerlas remedio so pena de tener que ver anunciados fracasos. Por cierto que, los “novillos” de Guadaira, salvo el segundo no hicieron honor a su procedencia Jandilla. Antes procedían de Santacoloma. En fin…

_________________________________

Madrid. Plaza de Las Ventas. Martes, 8 de mayo de 2018. Primera de feria. Más de media entrada. Tarde fresca con viento, tormenta y lluvia al final.

Seis novillos de Guadaira, serios, algunos con trapío de toro. Parecieron comportarse deslucidos aunque, en otras manos, quien sabe. Por su bondad destacó el segundo, muy ovacionado en su arrastre.

David Garzón (grana y oro): Media perpendicular desprendida, silencio. Dos pinchazos y estocada, silencio.

Carlos Ochoa (turquesa y oro): Estocada atravesada y cuatro descabellos, aviso y silencio. Tres pinchazos y estocada, silencio.

Ángel Tellez (blanco y oro): Media trasera caída, silencio. Media estocada y descabello, aviso y silencio.

A caballo destacó Jesús Vicente, Y en palos. Andrés Revuelta.

__________________________________

El relato pormenorizado de lo sucedido en el ruedo sería tan aburrido como lo fue en su desarrollo real. A un servidor le inunda la pena y el desaliento.  El debutante ecuatoriano David Garzón es de los que parecen resolver con soltura aunque ,a medida que fue avanzando la lidia – es un decir – de sus dos ponentes, esta buena impresión se transformó en desaliento.

Ya hemos dicho miles de veces que el temple es el arma fundamental del toreo moderno, ya hemos repetido hasta el hartazgo que sin esa virtud – no dejar que los animales enganche los engaños bajo ningún concepto – los animales más o menos bravos trocan su posible franquía en genio molesto. Con los que los trasteos muleteriles derivan hacia la trapacería. Dan mucha pena ver a estos chicos, indudablemente empeñosos, alargar y alagar sus faenas sin que se les vea mejora sino empeoramiento.

De los tres alternantes podríamos decir lo mismo que acabamos de apuntar en esta lamentable crónica. A Carlos Ochoa, segundo espada, le tocó el gordo de la lotería de ayer con un segundo novillo bravo y noble  de principio a fin. Pero este muchacho no supo o no pudo aprovecharlo por estar siempre por las afueras en los cites hasta dar la impresión de que sus muletazos parecieron mejorar en su segunda mitad. Se se hubiera colocado más cruzado en los cites, otro gallo le hubiere cantado.

Tanto Garzón como Ochoa extremaron su voluntad en sus segundos oponentes. Garzón lo hizo por las afueras y demasiado encorvado frente al cuarto.  Y Ochoa se refugió en las pinturerías y en las salidas gestuales entemezclando cites desafiantes con finales jacarandosos. Pero de torear en serio, poco o nada.

La gran debilidad del tercer novillo, lastimado tras la tremenda voltereta que se pegó al salir de violento lance de brega de un peón, dejó la actuación de Ángel Téllez en frustradas buenas intenciones muleteras. Con el imponente sexto que derribó en la suerte de varas a poco resultó cogido en los prolegómenos de su intento de hacer faena. Traducidos en cites con ademán sin solución de continuidad en forma de trapazos. Y eso a pesar de lo manejable que terminó este animal por el lado izquierdo.

En fin…. que para qué seguir. Salimos de la plaza a toda prisa y ciertamente desalentados.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. joselito dice:

    Yo pienso que la solución no es bajar el trapío del novillo de Madrid sino que los novilleros que vayan a Madrid, vayan placeados de sobra y con el bagaje necesario para pasar con solvencia tan gran prueba de fuego. Solo deberían torear en Madrid los novilleros más destacados y en puertas de tomar la alternativa. Claro que para eso tendrían que placearse previamente y en este orden, por los pueblos, por las capitales de provincia y por las demás plazas de Primera antes de llegar a Madrid y el gran problema es que apenas se celebran novilladas. Eso es lo que debería cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: