1406810215-U10107650555E6E--1240x698@abc

6ª de San isidro en Madrid. Oreja para Francisco José Espada, otra debieron dar a Sergio Flores

Inevitable recordar en esta crónica al muy famoso toro “Bastonito” de Baltasar Ibán que cuajó César Rincón. Pesó nada más que 500 kilos y algunos – “los de siempre” – protestaron intentando que lo devolvieran a los corrales. César tuvo que jugarse el tipo durante su faena porque, cada vez que citaba de lejos para cada tanda, el bravísimo animal le llegaba más entero que en los viajes anteriores… La faena fue épica.  Esos “de siempre”, son parte de los funestos responsables de que los toros que se suelen lidiar en Las Ventas – y en algunas otras plazas de primera – sean gigantescos por lo que pocos de estos embisten debidamente, con el consiguiente aburrimiento. Desgraciadamente, ya estamos acostumbrados a los mastodontes y reconozco que va a ser muy difícil por no decir imposible que los toros se lidien en el tipo característico de cada encaste. El toro grande ande o no ande es uno de los grandes males del toreo contemporáneo. Sí, ya sé que algunos de estos “gigantes” embisten adecuadamente. Pero son los menos. ¿O no?. Ayer solamente embistieron para triunfar dos, segundo y tercero. Los seis exhibieron más que sobrada cornamenta. Los demás, no se prestaron. Bueno, al menos dos propiciaron el lucimiento de los que los mataron.  Me gustó mucho el mexicano Sergio Flores con el segundo. A la gente, no tanto. Nadie pidió la oreja tras matar de estocada contraria. O sea que se atracó de toro, lo que es un mérito. La fría reacción de los asistentes, inexplicable. También me gustó mucho Francisco José Espada con el tercer toro del que cortó la única oreja de la tarde. Espada es torero de clase y ayer lo demostró. Enhorabuena al torero y a su inolvidable apoderado, César Jiménez, de quien guardo muy buenos recuerdos como torero y como persona. Un gran tipo. Desgraciadamente, a Alberto Aguilar que se despedía en Madrid, no tuvo suerte con ninguno de sus dos enemigos. Alberto, muy querido en Madrid por sus muchísimas hazañas con toros durísimos, fue obligado a saludar tras el paseillo y aplaudido al abandonar la plaza. Le acompaño en sus sentimientos en una tarde tan señalada para él.

Madrid. Plaza de Las Ventas. Domingo, 13 de mayo de 2018. Sexta de feria. Tarde soleada aunque muy fresca, con rachas de viento y media entrada.

Seis toros de Baltasar Ibán, de juego desigual. Por mejores destacaron el segundo y el tercero. Muy deslucidos primero, quinto y sexto. Radicalmente cambiante de muy manso en el primer tercio a manejable el cuarto.

Alberto Aguilar (marfil y azabache): Pinchazo y estocada tendida, breves palmas. Cuatro pinchazos y tres descabellos, aviso y silencio.

Sergio Flores (verde ingles y oro): Estocada, ovación con saludos. Media estocada desprendida y descabello, silencio.

Francisco José Espada (perla y plata): Estocada, oreja. Cinco pinchazos, dos avisos  y silencio.

A caballo destacó Victoriano García “El Legionario” picando al sexto toro. Y en palos, Pascual Mellinas, Jesús Arruga, Raul Ruiz, Victor Hugo Saugar “Pirri” y Gómez Escorial.

___________________________

La peor entrada en lo que va de feria. La gente está cansada y a la espera de que lleguen las figuras y el ambiente se vaya arriba. Porque ayer no lo hubo.  Por cierto, este año no hay bares abiertos en los pasillos de la plaza y no se venden bebidas en los tendidos. Aún menos en gradas y andanadas. Solamente en los palcos de determinadas instituciones u organismo dan de merendar. Por qué está ocurriendo esto en Las Ventas. Nadie me responde.

Alberto Aguilar, un pequeño gigante, se despidió de la plaza en la que tantas gestas consumó frente a los toros más duros y difíciles de la cabaña brava. No tuvo suerte y bien que lo sentimos. Hubiera merecido que le correspondiera alguno de los toros que cayeron en manos de sus dos colegas. Claro que ambos dirán que se alegran de que los premios les tocaran a ellos.

Y así fue. Reconozco que me sorprendió muy gratamente el mexicano Sergio Flores que, por cierto, no parece mexicano, sino español. Aquí aprendió el oficio y bien que lo demostró con el segundo toro de la tarde que terminó embistiendo gratamente en la faena de muleta. Flores anduvo muy en serio, alternando ambas manos en una faena que califico de superior. Temple, mando y muy buena factura. Le jalearon los pases. Pero pese a matar de muy buena estocada que enterró contraria, nadie sacó su pañuelo blanco. Me quedé solo con el mío. Flores salió del burladero para saludar una cicatera ovación que no le permitió ni dar una vuelta al ruedo. Muy mal el público con el manito. Con el quinto solo pudo estar valiente. Fue un mal toro.

Lo mismo le ocurrió a Francisco José Espada. Solo le embistió el tercero, con el que se acopló perfectamente fiel a la pulcritud enclasada de su estilo. Elegante, certero, ninguna violencia en su quehacer. Tranquilidad, despaciosidad. Temple en definitiva que es la mayor de las virtudes toreras. Media estocada tendida bastó para que doblara el animal y para que muchos de los asistente solicitaron la oreja que quien presidió ayer concedió de inmediato. Mejor así que el otro día del manifiesto robo a Fortes. No sé como se llama el “ladrón” pero me enteraré y publicaré su nombre y apellidos, con lo que advertiré a los toreros que tengan que padecerlo de quien esta en el palco. Me malicio que, de ser así, a más de una figura le tocará la china…

  

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

8 Resultados

  1. Santiago dice:

    Lo de la entrada da que pensar que esto va mal y se acabará dentro de unos años. Madrid siempre se llenaba fuera cual fuera el cartel y no solo lo digo yo, sino que en una antigua revista de tv. que vi en un rastro venía una entrevista a Fernando Fernández Román porque ponían una de San Isidro en TVE y el decía lo mismo que la plaza se llenaba fuera cual fuese el cartel.
    Diré más me aficione con mi padre a los toros como muchos viéndolos por TVE en aquellos tiempos en que se televisan 20 o más corridas al año en plazas de 1 o otras. Y siempre nos quedabamos con lo boca abierta viendo que siempre había lleno y no se veía cemento, en todo caso faltarían 1 o 2 personas, pero vamos buscar un asiento vacío era como encontrar una aguja en un pajar. Y hoy veo con decepción que cada vez hay más cemento en todas las plazas y menos gente. Como dice usted la gente está cansada y espera a las figuras, pero es que antes la gente en Madrid no esperaba a las figuras, esperaba a que comenzará la feria de San Isidro, que no es lo mismo. En fin si Madrid cojea mal va la cosa. Dentro de unos años esto se acabara.
    Por cierto cuando hablo de los llenos de Madrid no es algo de hace mucho tiempo, con lo cual que ahora no se llene siempre es preocupante y grave.
    Enhorabuena por su defensa de Jiménez Fortes ayer en la radio. Presidentes así tampoco ayudan a que esto mejore. Hay tantas goteras en la Fiesta de los toros que acabará por derrumbarse el tejado uno de estos días.
    Por cierto en cuanto a los toros demasiado grandes, no se que pasa, porque antes salía este tipo de toro no hace muchos años y se movían y tenían clase. Coincido que deberían bajar el volumen, pero eso no significa bajar el trapio. Un toro pequeño con unos cuernos grandes puede meter más miedo que uno grande con cuernos más pequeños.
    Queda mucho San Isidro. espero mejore en público, triunfos y presidentes.

  2. Aficionao dice:

    Con la crisis se perdieron casi todos los abonos de grandes empresas que ofrecían entradas a sus clientes y empleados. Esa moda se implanta en los años 80 con Manolo Chopera cuando mucha gente iba a Madrid a los toros como acto social. No existe espectáculo alguno en Madrid que pueda albergar 35 días consecutivos con más de 15.000 diarios. Ni el fútbol, ni el Open de Tenis o el Teatro Real por poner unos ejemplos. Los toros, como cualquier otro espectáculo, tiene que competir hoy día con opciones de ocio impensables hace nada. Cualquiera con su tablet puede der cualquier partido, película, Netflix, etc. El Ver un mes entero la plaza de Madrid con llenos totales pasó a la historia

  3. joselito dice:

    Lo que hace falta es que vuelva la emoción a los ruedos porque hay gente que ha dejado de ir sencillamente porque se aburre con el toro bobalicón y con el torero acomodado que imperan hoy en día. Sobra compadreo y falta más competencia entre los matadores, tanto en los que son figuras como los que no lo son. Sobran novilleros con tanto recurso técnico que desde las escuelas ya saben lo que es “aliviarse” y faltan novilleros con hambre de gloria y dinero que lleguen rabiosos por jubilar a todo el escalafón dominante. Sobra el toro descastado y sin fuerzas que sale hoy en día en el monoencaste y en todos los demás que pretender imitarlo para poder lidiar ya que si sacan el toro demasiado encastado solo se lo compran en las calles de mi Comunidad y falta el toro encastado y pujante que se quiera comer a todo lo que se le ponga por delante, noble sí, pero no tonto. Y sobre todo, sobran empresarios-apoderados que han convertido la Fiesta en un rastro donde se intercambian cromos a su conveniencia de modo que, independientemente de los méritos que cada diestro haga en el ruedo, las Ferias ya están montadas de antemano, por lo que toreros que merecen estar, se quedan fuera de las Ferias y toreros que están para retirarse, nos los “tragamos” tarde tras tarde. Y con todo esto me refiero a la Fiesta en general, no solo a San Isidro.

  4. gregorio dice:

    Las bobadas que dice este Joselito son falsas y sobretodo injustas. Las plazas se llenan cuando hay esos toros supuestamentes “bobalicones” y esos toreros “acomodados”. Esos carteles son los que hacen falta y con más frequencia en este mediocre serial isidril. Pero cuando hay esos toros supestamente emocionantes y toreros “rabiosos”, no va ni su prima. Ya basta de despreciar a nuestra Fiesta con comentarios de tan injustos y falsos

  5. joselito dice:

    Gregorio, usted no ha entendido ni “jota” de mi comentario. Yo no me he metido con las figuras en ningún momento ni he dicho que éstas no llenen las plazas. Me he metido con todo el estamento taurino y dentro de él están las figuras pero precisamente hoy, no eran el centro de mis críticas. En un comentario más corto, usted me ha superado porque para bobadas, la suya de pedir carteles con más figuras en San Isidro. ¡Si no los hay porque demuestran una vez más su acomodamiento al no querer ir más de dos tardes a Madrid! Para injusticia la que hace usted al menospreciar a los toreros de “este mediocre serial isidril” que sin tener la preparación, ni cobrar como para ello, les toca asumir los huecos que dejan las figuras en sus voluntarias ausencias. Y para falsedad la que hace al afirmar que las figuras llenan las plazas cuando el “No hay billetes”, sabe usted perfectamente que lo ponen muy pocas veces al año incluso yendo acartelados de tres en tres. Por cierto, le recuerdo que un torero “rabioso” y que murió en un ruedo francés matando toros de los que nunca matan las figuras, llenó él solito Las Ventas y además, fuera de San Isidro.

  6. gregorio dice:

    El serial es mediocre porque mediocre es esta empresa que no consigue pagar a las figuras para que vengan más veces: todo es cuestión de dinero. Los carteles de hace pocos años eran bastante mejores en su conjunto. Pero en el pecado llevan la penitencia ya que ofrecieron un canón por encima de lo que estaba previsto y que ya era un disparate. Los toreros “rabiosos” hacen falta y bendito sean, pero el dia que demuestren que no pueden ser figura, sino eternos valentones por muy rabiosos que sean la gente le da la espalda, Usted acaba de mencionar un caso de este tipo. Y usted acaba de decir otra bobada cuando dicen que las figuras actuales solo llenan si 3 de ellas forman el cartel: esta temporada ya hemos visto que así no es y hoy tendremos otra prueba.

  7. gregorio dice:

    Hoy miercoles 16 lleno de no hay billetes en Las Ventas a pesar de la final del Atletico. Algo interesan los toros y estas figuras tan injustamente criticadas

  8. joselito dice:

    Y yo encantado de que se llenen las plazas. El problema es que cuando se llenan es de gente poco entendida, sin apenas rigor crítico y predispuestas a que todo sea un “éxito” porque para una vez al año que van a los toros, tienen que amortizar bien la entrada y poder contar en el bar que vieren contar unas cuantas orejas. De ahí, el triunfalismo excesivo que rodea muchas veces los festejos y que se acentúa en que intervienen figuras. Y este triunfalismo excesivo es un auténtico cáncer para la Fiesta ya que socava sus valores y deja por el suelo el rigor de lo que es admisible y no es admisible en un ruedo. El “vale todo” es algo que se ha impuesto desde hace dos décadas y con ello no podemos comulgar los que vamos a la plaza toree quien toree y aunque sea una novillada sin picadores y lloviendo. ¿Dónde están ese día “los que llenan la plaza”. Ahí los quiero yo ver que el burro lo necesito para subir las cuestas que para bajarlas ya me apaño yo solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: