9a588739-2a88-4aba-95c4-73ddc9b59a91

8ª de San Isidro en Madrid. Por fin una gran tarde de toros con Ureña de protagonista

Aunque solamente se cortó una oreja, la muy solicitada del quinto toro para Paco Ureña que cuajó una faena a la par clásica y dramática, la corrida fue de las que se viven con emocionada pasión y de las que no se olvidan. Ureña había perdido por la espada las dos orejas del segundo toro, “Cuba II”, un soberbio ejemplar de El Puerto de San Lorenzo que hizo honor a su nombre y quedará de favorito para los premios. También hubo un tercero estupendo de nombre “Pitinesco”, fieles ambos a la estirpe de dos de las mejores familias de la ganadería salmantina.  Pero es que también valió bastante el sexto aunque fue viniéndose abajo tras haberse pegado un duro volantín en el primer tercio. López Simón que también perdió la oreja del tercero por fallar a espadas, anduvo muy parsimonioso y elegante aunque sin poder redondear su faena postrera. La mala suerte tuvo que encajarla El Fandi con la profesionalidad que le distingue, mostrándose muy templado con el capote en el recibo del primero, banderilleó espectacularmente como suele a sus dos enemigos y se estrelló con la muleta aunque intentó lograr faena frente al peor lote con mucho de la tarde. La plaza se llenó por primera vez en lo que va de feria y los espectadores celebraron muy especialmente el día del Santo Patrón gracias al pasacalle “Por la Puerta de Alcalá.., ” de la famosa zarzuela “Los Nardos” que nos puso a todos los vellos de punta. A tan oportuna interpretación de la banda, le siguieron vivas a San Isidro y a España con la gente puesta en pie, todos emocionadísimos y muy contentos de haber asistido al espectáculo.

Madrid. Plaza de Las Ventas. Martes, 15 de mayo de 2018. Octava de feria. Tarde medio nublada y agradable con casi lleno.

Seis toros de Puerto de San Lorenzo, muy bien presentados, con serias cabezas y de juego desigual predominando los nobles. Salvo el que abrió plaza y el cuarto que apenas se prestaron, los otros cuatro resultaron más que manejables, destacando el segundo de nombre “Cuba II” por su bravura y enclasada nobleza.  También podría  haber sido excelente el sexto de no haberse pegado un violento volantín en su lidia. Bueno y con movilidad el tercero.

El Fandi (grana y oro): Estocada baja, silencio. Estocada. silencio.

Paco Ureña (blanco y oro): Cinco pinchazos y descabello, aviso y ovación con  saludos. Estocada, oreja que paseó entre clamores.

López Simón (avellana y oro): Media estocada y dos descabellos,  aviso y silencio. Pinchazo, estocada y descabello, aviso y palmas de despedida. A caballo destacó Tito Sandoval picando al sexto toro. Y en banderillas, Víctor Hugo  Saugar “Pirri”, “Azuquita”, Jesús Arruga y Vicente Osuna que tuvieron que saludar montera en mano. 

Empezando por lo negativo sobre la actuación en conjunto de Paco Ureña, señalo en primer lugar el exagerado por violento quite que hizo al primer toro por lo que perdió las manos cuando ya lo había hecho antes varias veces. Eso no se debería hacer nunca a un toro que no es el suyo. Fue en el primero de El Fandi.  También haberse pasado de metraje en su gran faena al segundo, lo que fue muy perjudicial para la suerte de matar con el toro ya descolgado del cuello. Así resulta muy difícil estoquear. Varios pinchazos privaron a Ureña de haber sido premiado con dos orejas. Y aquí empiezan los elogios que merece el diestro murciano, ayer a por todas desde que apareció en el ruedo. Es decir poco lo de a por todas. Su entrega fue absoluta. Quizá demasiado porque sus lances con el capote y sus muletazos en sus dos faenas de muleta estuvieron impregnadas de tan rasgado dramatismo que lindó con la temeridad cuando no había necesidad de ello. Pienso y deseo que, cuando Ureña consiga lo que con tanto celo pretende, ser una gran figura, su toreo repleto de pureza ganará en suavidad y por tanto en calidad. Tiempo al tiempo porque estoy seguro que lo conseguirá. En cualquier caso, ayer se convirtió en el gran protagonista de la tarde. Su arrebatada actitud le llegó muchísimo al público que ayer llenó la plaza por primera vez en esta feria.

Paco Ureña intenta zafarse del toro

Por cierto que, hablando de flojas entrada y de llenos, no es cierto lo que dicen muchos que se está perdiendo la afición. Lo que en las plazas Madrid y de otras ciudades, como también es el caso de la de Bilbao, lo que se ha perdido es la enorme cantidad de abonos que compraban las grandes empresas para obsequiar a sus amigos y empleados. Esto sí que se acabó con la crisis y ya veremos si tal dispendio se vuelve a repetir. Lo que dudo. La afición acude en masa cada vez que un cartel promete. Ayer mismo ya estaban agotadas las entradas para la corrida de hoy. De modo que, menos lamentos y menos lloros de tantos agoreros como circulan actualmente en el ambiente taurino.

Ayer vivimos en la plaza uno de esos momentos mágicos que solamente se dan en algunas corridas de toros. Fue cuando una vez finalizada la triunfal vuelta al ruedo de Paco Ureña tras matar al quinto toro, la estupenda aunque escasa banda de música de Las Ventas atacó el pasacalles, Los Nardos, de la zarzuela “Las Leandras”, poniéndonos a todos la piel de gallina. A la gran emoción por la aparatosa cogida que había sufrido Ureña al entrar a matar como un jabato, se añadió la emoción que propició la banda con su pasacalles de tintes tan castizos del viejo Madrid de siempre y de sus fiestas isidriles. ¡¡ Qué maravillosa emoción colectiva, con qué entusiasmo patriótico se gritó nuestro Viva España !!. A muchos, entre los que me encuentro, se nos saltaron las lágrimas, ese llanto tan grato que nos transporta al mismísimo cielo…

En pos de llegar arriba tras haber levantado tanta admiración en sus primeros pasos como matador de toros, tenemos el caso de Alberto López Simón, últimamente desprendido del escandaloso y vocinglero mentor que tanto daño le hizo y ahora en manos de Curro Vázquez, cuyos consejos se hacen notar mucho en el proceder de su pupilo. Ya le vemos más calmado, menos atenazado, más fácil y, sobre todo, más elegante. Como en su primer toro, el tercero, uno de los más fáciles de El Puerto de San Lorenzo aunque resultara un tanto soso y a menos. Este López Simón nos gusta más que el de sus primeros años. También se apagó demasiado pronto el sexto como consecuencia del volteretón que se pegó al salir de un lance en la brega. Pero en lo poco que duró su brío, nos gustaron los andares parsimoniosos de López Simón y su elegante manera de torear al paso. En la lidia de este toro, también gozamos con un estupendo puyazo de Tito de Sandoval, mas con sendos y magníficos pares de banderillas a cargo de Jesús Arruga y de Vicente Osuna que tuvieron que saludar montera en mano.

Fue una pena que el peor lote – cuasi imposible en el último tercio – le correspondiera en desgracia a David Fandila “El Fandi”. Como siempre muy bien con su templado capote, como siempre espectacular en banderillas aunque ayer falló en uno de su pares en el primer toro. Y como siempre que le corresponde, atento y eficaz director de lidia, interviniendo cuando su presencia hizo falta en la lidia de los toros de sus compañeros. Digamos para terminar que El Fandi es uno de los mejores profesionales del momento cual viene demostrando a lo largo de su ya extensísima carrera. Ayer mismo llegó a Madrid de haber indultado un toro en Andújar.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

9 Resultados

  1. gregorio dice:

    A Ureña su primer toro se le fué por completo en una faena embarullada y amontonada. Si mata le dan una oreja, de un toro de dos. Yo le veo cada vez peor. Y lo mismo en el sexto, aunque de mitad de faena paralante dió los mejores muletazos de la tarde como en sus mejores momentos. Tampoco Lopez Simón me convenció con otro gran toro; no se puede torear con menos pasión y más sosería por muy tecnico y pulcro que su toreo sea. Lastima que El Fandi no tuviera suerte porque está en un momento del que pocos se dan cuenta. Es una pena que no se apunte también a una dura porque luciría su capacidad de lidiador. La del Puerto, una gran corrida que no se pudo disfrutar plenamente y con dos toros para encumbrarse

  2. Aficionao dice:

    A Gregorio no le gustó Ureña con el segundo pero sí el Fandi con el primero. Igual yo no estuve en Las Ventas

  3. Juan Jose dice:

    Para nada de acuerdo con su crónica Sr. del Moral, a Ureña se le fue el primero gran toro, Ureña es mejor con los toros malos que con los buenos, Lopez Simon parece que torea escallolado, mecanico y por fuera, creo que hace el toreo que siempre a sido vulgar.

  4. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Yo “tampoco” estuve…. porque discrepamos tanto que parece no haber visto la misma corrida. Pero si a usted le divierte llevarme la contraria, acepto su parecer que tanto le hace disfrutar. Ahora bien, yo que usted dejaría de leerme…

  5. Graciano dice:

    José Antonio, suelo coincidir contigo, pero lo de ayer, estoy de acuerdo con el primer comentario, Ureña estuvo mal y Lopez Simón también. Que le dan la oreja vale. Si a ese segundo toro lo cogen el chico ese de Chiva- ese que querían retirar hace años algunos comentaristas- o Manzanares, el Juli o Serio Marín le cortan las dos orejas de verdad, al tercero menos una de las buenas y al quinto igual. Además da pena verlo con esa cara que pone, que se parece al “otro”. Le deseo que le sirva, pero ayer no estuvo bien. Saludos

  6. joselito dice:

    Pese a su hostilidad hacia mis opiniones, no tengo ningún problema en reconocer que Gregorio tiene parte de razón al decir que el primer toro de Ureña era de dos orejas. Es más, a ese toro, otros lo habrían desorejado, añado yo. Pero ahora va mi “bobada” de turno. Ureña es un torero tan comprometido y con tanta verdad que se coloca siempre en el sitio, ofrece plana la muleta, carga la suerte y torea en semi-círculo llevando el toro a donde él quiere. Esta forma de torear tan arriesgada y que tan poco se ve hoy en día, no permite el toreo bonito que se hace citando fuera de cacho, abusando del pico, dando salida al toro hacia afuera y dejando que éste vaya a donde le de la gana. Ureña, a menudo se ve obligado a sacar los pases uno a uno y ese toreo que tanto llega a la gente, porque la verdad siempre emociona, es más difícil de hacer que el otro, pero no resulta tan limpio porque al darle más ventajas al toro, es más difícil que éste no te enganche nunca la muleta. Pero como hoy se valora la estética por encima de la épica y lo bonito por encima de la pureza, siempre habrá “pega-pases” que gozarán de una mayor aceptación que Ureña en los tendidos. Y siempre habrá entendidos como Gregorio que valorarán más al Fandi espantando moscas con la muleta que a Ureña dominando a un toro, aunque eso que hace Ureña, no sea nada más ni nada menos que TOREAR.

  7. gregorio dice:

    No he dicho que el Fandi estuviera bien o que me gustase. Solo dije que fué una pena no le tocara un toro de los buenos para demonstrar su gran momento como hizo por ejemplo en sevilla con encastados fuenteymbros (de los que el tal joselito ya se olvida aunque sean de los que supuestamente le emocionan). Obviamente Fandi no es un toreo fino, pero no peor que toreros-banderilleros que han pasado a la historia como Paquirri o El Soro. Y bien lo sabe el maestro Delmoral

  8. joselito dice:

    No me olvido de Fuente Ymbro, Gregorio. Me encanta esta ganadería y de hecho creo que el mejor toro de San Isidro, hasta el momento, es el que le tocó a Román. En cuanto al Fandi, respeto su honradez, es un buen capotero y muy espectacular en banderillas (aunque a toro pasado, eh). Pero como muletero es muy deficiente, por eso no triunfa nunca en Sevilla ni en Madrid. Pero como es valiente y honrado se gana bien la vida toreando porque le es bastante fácil triunfar en pueblos y provincias. Así ha habido muchos toreros en la historia y siempre los habrá y eso es bueno porque debe haber variedad en el toreo, como debería haberla también en los encastes. Respecto a compararlo con toreros banderilleros de los últimos tiempos, creo que el mejor era Esplá y en algunos momentos Mendes. Pero creo que Paquirri era más poderoso que el todos ellos. Y el Soro, que también tenía mucha raza, junto a Esplá, han sido los mejores toreros banderilleros porque eran tan espectaculares como el Fandi pero además, “se asomaban al balcón”. Por cierto, ¿se da cuenta Gregorio que podemos debatir de toros sin necesidad de llamarnos bobos y otras lindezas?

  9. Rafael Dols dice:

    Lo de Ureña. Es torpeza, no pureza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: