30 (1)

En marcha la rueda de la propaganda tomasista

Apelotante, oigan, apelotante

Publicado en El Mundo por Vicente Zabala

El eterno retorno de José Tomás

Manoletina de JT en la apoteósica mañana del 16 de septiembre de 2012 en Nimes (Francia) ANDRÉS LORRIO

En la cima de las empinadas escaleras que suben desde el ferial a la plaza de toros de Algeciras, unos cuantos reventas otean el horizonte a la espera del cliente. Como apaches en Las Rocosas. Pululan en torno a la escultura de Miguel Mateo ‘Miguelín’. Aquel crack de la tierra al que siempre se recuerda por haber saltado de espontáneo en Madrid a un toro de El Cordobés en mayo del 68, y no por el fuera de serie que fue. No se les había visto con tanta actividad desde la tarde en que José Tomás pisó por última vez la arena de Las Palomas en 2007. JT es un torero de últimas veces. El fenómeno del eterno retorno. Ahora vuelve de nuevo tras casi dos años de voluntario exilio de los ruedos españoles. La fuerza de su (re)aparición es tal que en 10 horas agotó los abonos. El puto amo de sus tiempos, sus ausencias y sus silencios. Dueño de la capacidad de generar nostalgias antes de haberse ido. Por si de verdad es la última vez.

José María Garzón baja ufano y eufórico del enchiqueramiento. En su tercer año como gestor de Algeciras con su empresa Lances de Futuro, lo ha petado. No sólo se ha apuntado el tanto del regreso, sino que hasta el momento es la única corrida anunciada por José Tomás para 2018: “Fíjese, agotar los abonos en 10 horas, ¡12.000 abonos!, es algo histórico. No recuerdo que una plaza entera se haya abonado en 10 horas. Al inalcanzable tirón de José Tomás hay que sumar nuestra política de precios. Que un abono de sol para tres corridas cueste 45 euros ayuda bastante a ese reventón”.

vuelve José Tomás bilaketarekin bat datozen irudiak

Huelva, San Sebastián y también Valladolid; colmadas todas en taquilla y nunca más se supo. La incógnita y el misterio habituales persiguieron su sombra durante toda la temporada en blanco de 2017. Hasta que la llamada a la solidaridad con México, asolado por los terremotos del otoño, provocó una nueva salida a escena: el pasado 12 de diciembre JT vistió de luces ante la inmensa Monumental del DF abarrotada. Un cartel monstruo -Pablo Hermoso de Mendoza, El Juli, José María Manzanares, Joselito y Luis David Adame, Sergio Flores y El Payo- capitaneado por la fuerza del fenómeno de Galapagar. Y otra vez el silencio, el arma mediática de su ausencia.

Cuando el mes de abril tocaba a su fin, la Empresa Lances de Futuro anunciaba su “regreso” en Algeciras. Cada aparición de José Tomás se cuenta como reaparición. Un periodo de casi dos años sin pisar ruedo español. En 2016, hasta que saltó la noticia de la vuelta en Jerez, transcurrió incluso más tiempo sin noticias de Dios: la perfecta apoteosis con seis toros en Nimes (Francia) el 16 de septiembre de 2012 dejó el eco grandioso como todo alimento para los nostálgicos. Entre medias, cerró un círculo vital en Aguascalientes (México) el 2 de mayo de 2015. La resurrección en la plaza que lo vio casi morir desangrado en 2010. El oleaje del Guadiana tomista brota como un géiser en cada nueva vuelta. Luego de aquella sangría de 2010 reapareció un 23 julio en Valencia. Y antes había vuelto en 2007 en Barcelona. Cuando el mito, después de un parón de un lustro, se hizo carne.

Un día, José Tomás, a sus 42 años, no volverá de sus ausencias y sus silencios. Y después de mañana quién sabe. Quedaremos a la espera de la próxima cita. Siempre con la prematura nostalgia y el temblor incierto de si es la última vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: