juli2-k8JD--620x349@abc (4)

2ª de feria en Algeciras. Solo triunfó El Juli

Rosario Pérez en ABC

Era un cartel de vitola, con lo más granado del escalafón: Morante, El Juli y Roca Rey. Y fue Julián López el único en alcanzar la gloria antes de la merendola de rigor: mucho rebujito, cerveza y vino dulce para regar empanadillas, tapas de jamón y bocatas de calamares XXL. A dos carrillos se los zampaba el personal, como a dos manos había exprimido el madrileño al segundo toro de Zalduendo, con unos pitones (no serían los únicos) más propios de un escenario de tercera que de uno de segunda en tarde de tal categoría.

El Juli había recibido a este toro con máxima decisión, con Eolo incordiando una barbaridad, y abrochó con una soberana media. «Para que aprendas, Morante», gritó un guasón. Morante, ya ven, «que hasta dormido torea a la verónica mejor que todo el escalafón», dijo un partidario. Quitó luego por chicuelinas de mano baja. Dos doblones rodilla en tierra, poderosos cien por cien, unidos a un cambio de mano, desataron un clamor. Tenía una embestida rebrincada este «Despido», que a la postre sería el mejor del deslucidísimo conjunto, y el Poniente apretaba. Contra viento y marea, Julián se hizo el amo de la situación. Con la muleta adelantada y un toque fuerte, condujo a derechas el viaje del zalduendo. Lo oxigenó al natural y trazó muletazos sueltos sobresalientes, alumbrando uno de pecho a la par que la sonrisa del matador. Se relajó en la siguiente, con unasupremacía abrumadora, toreramente firmada. El obediente animal acabó rendido a la sapiencia y la ambición julistas, como toda la plaza, puesta en pie en el epílogo de toreo inverso. El espadazo tiñó el graderío de blanco y la figura madrileña paseó dos orejas. Luego anduvo breve con el quinto, con peligro y complicaciones. No le gustó nada y lo pasó mal para matarlo.

El bastote tercero se venía algo cruzado y no andaba sobrado de casta, con toda su brusquedad a cuestas. No le importó a Roca Rey, que inició con media docena de muletazos sin enmendarse. Luego el bruto protestaba mucho y le arrancó la muleta en un par de ocasiones. El sexto sembró cierto desconcierto en el ruedo y en los tendidos, que pedían su devolución. El peruano brindó sin perder la fe. Solo él sabía lo que buscaba, pues lo cierto es que el animal, más que embestir, topaba. La casta no asomó en toda la corrida. A estas alturas, los gritos seguían siendo para Morante. En vísperas de la llegada de José Tomás, muchos vinieron a ver al genio de La Puebla, pero la única faena de triunfo que encontraron fue la cuajada por El Juli.

PLAZA DE TOROS DE LAS PALOMAS. Jueves, 28 de junio de 2018. Segunda corrida de Feria. Casi lleno. Toros de la ganadería de Zalduendo, desiguales de presencia -justos algunos- y deslucidos en general, destacó el 2º.

MORANTE DE LA PUEBLA, de verde esmeralda y oro. Pinchazo hondo (bronca). En el cuarto, pinchazo y estocada (silencio).

EL JULI, de azul marino y oro. Espadazo trasero (dos orejas). En el quinto, dos pinchazos, media estocada defectuosa y descabello (saludos).

ANDRÉS ROCA REY, de tabaco y oro. Estocada deprendida y descabello (ovación). En el sexto, media defectuosa y descabello (silencio).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: