bu00000-800x445 (1)

1ª de San Pedro en Burgos. En tarde de inválidos, a hombros Manzanares y soberbio sin espada Cayetano

Resumiendo que es gerundio: Con gran entrada y mucho calor en plaza cubierta herméticamente, la corrida de los herederos de Luís Algarra fue como para ser lidiada sin caballos. Sobró el castigo en varas y solamente fue aliviado el sexto por lo que resultó excelente y el mejor con mucho del bien presentado envío. El festejo se medio salvó gracias al temple y a las enormes estocadas de Manzanares que cortó una oreja de cada uno de sus toros por lo que salió a hombros, y por una grandísima faena de Cayetano al más  entero sexto, perdiendo dos orejas por fallar a espadas. El muy tardíamente debutante en Burgos, Curro Díaz, apenas logró hilvanar algunos sentidos muletazos en sus forzosamente breves trasteos.

Burgos. Plaza cubierta de El Plantío. Calor sofocante en recinto completamente cerrado a cal y canto y más de tres cuartos de entrada. 

Seis toros de los herederos de Luís Algarra, bien presentados y muy nobles aunque con escasísima fuerza rozando la invalidez tras ser picados con largos e inconvenientes puyazos. Se salvó de la quema el sexto, apenas picado con justeza y de excelente juego. 

Curro Díaz (cobalto y oro): Estocada corta y descabello, palmas. Dos pinchazos y leves pitos.

José María Manzanares (nazareno y oro): Estoconazo trasero, oreja. Gran estocada, oreja. Salió a hombros.

Cayetano (añil y azabache): Estocada corta y tres descabellos, leve división. Tres pinchazos y descabello, gran ovación.

En la brega y en banderillas destacó sobremanera Iván García. Y en palos, también Rafael Rosa, Luís Blázquez, Joselito Rus, Albertos Zayas, Oscar Castellanos y Suso.

Lo que se dice verdaderamente emocionante, aconteció ayer con el general cántico del precioso aunque excesivamente largo Himno de Burgos, una sinfónica y coral pieza que antecedió al paseíllo cual es costumbre en las primeras corridas de esta feria burgalesa, otrora llamada “Puerta del Norte” porque de aquí salían contratados para los ciclos de Pontevedra, Gijón, Vitoria, San Sebastián y Bilbao, los triunfadores en esta maravillosa e histórica ciudad que cada vez que la visito y va para más de 50 años, más me gusta pasearla y gozarla tanto en las puntuales visitas de sus monumentos, especialmente le Catedral, y los mejores lugares en donde se sirven exquisitos lechazos asados, con Ojeda a la cabeza. Una vez me dijeron que los mejores pertenecen a los que pueden escuchar las campanas de la Catedral. Exageración ciertamente definitoria de tan especial plato dentro del resto de viandas que en Burgos suelen servir tanto en los restaurantes de postín como en los populares. O sea, que en Burgos nos hallamos muy bien, aparte el resultado de las corridas porque, si no salen a pedir de boca, lo compensamos gastronómicamente.

Pero entrando en los pocos pormenores de la lidia que ayer acontecieron en el cubierto coso de El Plantío y que merecieron la pena, ya lo acabo de explicitar en la entradilla. Tan así fue que, de haber ocurrido lo mismo con el juego de cinco de los seis toros de Algarra, salvo con el único que pudimos considerar de aceptable sexto, en otras plazas se habría armado la de San Quintín.

Me dio pena Curro Díaz que debutó ayer en Burgos al cabo de su larguísima carrera. Curro hizo lo que sabe, componerse muy “sentío” en su intención de mostrarse tal cual es hasta que sus dos inválidos enemigos duraron que fue muy poco. Penosas escenas que en el caso de Curro, no tuvieron más remedio que liquidar como buena o malamente pudo a sus dos febles enemigos, si es que así nos atrevemos a calificarlos. Porque de enemigos tuvieron muy poco, si a caso de tullidos amigos.

Las exquisitas además de científicas maneras de templar que en Manzanares  son su más preciado tesoro, consiguieron que su par de inválidos y más tras ser picados excesivamente, terminaran embistiendo más enterizos de lo que parecieron en los prolegómenos de sus dos faenas. Largas porque primero hubo que “hacer” que parecieran tener más fuerza de la que nula que tuvieron y luego conseguirlo hasta el punto de transformar en cañas las lanzas. Y así pues, de la decepción general se pasó a la admiración asimismo general que, por si le faltara algo, tuvieron un muy feliz final con dos estoconazos marca de la casa. Total, oreja y oreja más salida a hombros.

Pudo haberle acompañado en la triunfal salida, Cayetano, quien apenas consiguió que medio se dejara el tercero. Pero con el muy bien lidiado y administrado sexto, logró la única gran faena de la tarde. Cada día que veo este año a Cayetano, me gusta más y más y más…. Orgullo se ser quien lleva en sus venas más sangre aristocrótico-taurina de la que solamente también pudo disfrutar su hermano Francisco, y que últimamente, desparrama del menor de los Rivera Ordóñez. Orgullo, digo, como también pasión porque Cayetano está que se sale de los mejores moldes toreros. Oigan que cada tarde que le veo últimamente, más me hace recordar a su abuelo Antonio, el Rey de Ronda y penúltimo Emperador del toreo.

Cayetano desplegó con el capote y con la muleta, toda la enjundia que ha heredado de sus tres familias: Luis Miguel Dominguín, Antonio Ordóñez y Paquirri que están desembocando en una sola pieza. Es un lujo verle aunque ayer fallara a espadas incomprensiblemente. No se lo pierdan y que dure, que dure hasta enmendar totalmente sus primeros aunque demasiado tardías intenciones de ser torero. Ya lo está siendo con las campanas al vuelo. Bendito seas, “Picúo” que es como le llamaba su abuelo Antonio que, si lo está viendo desde el Cielo, de seguro que le entrarán ganas de volver a la Tierra.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: