Artículo de Francisco Baruqui sobre Arturo Macías

Reto grande, que sí, toda vez que acostumbrados al novillo adelantado de cómodas y romas encornaduras, salvo honrosas, muy honrosas, honrosísimas excepciones con la plaza de Guadalajara como puntera en la que se presenta el espectáculo con más dignidad y autenticismo, salirle al cuatreño en puntas con un trapío, un volumen y la acometividad que da la casta que obliga a tener la capacidad, la buena escuela y la técnica que les permita poderle, representa la significación de una verdadera e inquebrantable vocación asumiendo con toda responsabilidad el afrontar lo que para los más – y visto ha quedado a lo largo del tiempo – se mira como una aventura de la que pocos salen triunfantes.

 

Gran reto, sí, porque actuar ante aficiones – cosos de primera reconocidos por su exigente seriedad -, que saben del toro, que conocen a fondo la esencia misma de lo que es el toreo significado como la Fiesta Nacional, aunque haya ahora separatistas que lo niegan intentando abolir las corridas en Cataluña con fines meramente políticos desconociendo con ello a España como país emblemático de uno de los más hermosos ejemplares de La Creación, el toro de lidia, como eje indispensable de la expresión artística única y sin par que es el arte de torear; reto grande a no dudar.

 

Contrastando con el espectador mexicano, torerista por antonomasia dado que la sangre que por acá prevalece – gastada y aguada por no ser refrescada -, es la proveniente del Marqués de Saltillo, tan condescendiente y tolerante, el español resulta más impositivo dada la variedad de encastes existentes en un nutrido número de ganaderías que ofrecen las alternativas de diferentes lidias, de distintos comportamientos, obligando a los toreros a una preparación de primer nivel.

 

Por cuanto a la competencia, por la dureza misma de las temporadas que permiten muy pocos errores que de cometerse pasan casi de inmediato la factura, debo decir que es auténticamente de pelea, ya por las figuras que no se dejan pisar la sombra, o por los que intentan colocarse a costa de todo con una decisión sin quebrantos, una entrega absoluta, una determinación firme enmarcadas todas dentro del valor que el que quiere llegar debe tener.

 

Un joven matador de toros de Aguascalientes, Arturo Macías, valiente como el que más, con una afición que desborda y una ambición que le mueve a los retos grandes se encuentra ya en tierras ibéricas. Bajo la supervisión de su apoderado de allá, el experimentado Corbacho que ha sabido proyectar a toreros figura y algún otro con condiciones para llegar, Macías cuenta con la oportunidad de proyectarse y situarse en el sitial que sus merecimientos le fijen.  Tiene carisma y simpatía a más de que sabe conectar con los tendidos porque transmite su expresión fincada en el valor y la espectacularidad que gusta a las masas.  Aquí en México – por supuesto con el burel de acá -, ha conseguido triunfos importantes que le han dado un lugar preferencial cuando honesto y voluntarioso – al margen de que sus formas gusten o no -, es garantía de entrega, lo que indudablemente siempre agradecen los públicos.

 

Va a tres plazas, Valencia, Sevilla y Madrid en San Isidro de primerísimo rango por la catadura de toro que sale tan distinto al mexicano que le significan el reto que tendrá que afrontar.  Seguro estoy que por deseos, empeño y tesón no quedará, cosa será que se acople y sensibilice con el astado hispano y las aficiones, para que tenga un lanzamiento que le permita descollar en el tan difícil y complicado mundo del toreo.

 

Que los toros le respeten y el éxito le acompañe…

 

F. Baruqui

F. Baruqui

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. José Ramírez dice:

    Buen y sesudo comentario, amigo Baruqui. Cuanta falta hace la prensa taurina honesta y conocedora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: