7ª de feria en Málaga. Continúan las abismales diferencias de Ponce e irrefrenable Roca Rey

Ponce marca la cima artística de la Feria de Málaga

Con Enrique Ponce hemos llegado a unos momentos tan abismales que ya no sabemos qué hacer ni qué decir en nuestra misión de contar lo ocurrido en las corridas de toros. Otra tarde memorable del gran y hasta diría que irrepetible y grandioso maestro valenciano, pues dadas en cuanto a resultados las impresionantes cifras que este torero lleva sumadas a lo largo de su inacabable carrera en un suma y sigue que jamás nadie había conseguido acumular en toda la historia del toreo, sumado todo ello a sus asombrosos progresos tanto en la técnica como en el arte porque cada año que pasa está mejor y mejor y mejor…,  ha llegado el momento de proclamar su absoluta primacía mundial que quedará escrita con letras de oro para la eternidad. Ayer, en Málaga, la abarrotada plaza volvió a rendírsele extasiada, alborozada, loca de satisfacción y hasta enloquecida ante tamaño triunfo pese a cuantos lleva sumados porque, en cada una de sus tardes gloriosas, parece reinventarse a sí mismo en un inacabable renacer dada su milagrosa juventud. Oigan, señores, que Ponce ya se está acercando a los 50 años y,  en vez de ir declinando como les ha ocurrido a todos los grandes toreros desde que la tauromaquia se invento, él progresa increíblemente mejorado, reinventado, rejuvenecido y hasta renacido, cual incesante milagro.

Del resto de esta tarde que, como en tantas y tantas triunfales no tuvo buenos principios – el primer toro de Juan Pedro Domecq tuvo que ser devuelto por inválido y los dos sucesivos sobreros de La Palmosilla también -, saltó un tercer suplente de este mismo hierro no tan débil como los ya corridos aunque al mismo borde de que ocurriera lo mismo que con sus hermanos, con el que Ponce empezó a salvar el desdichado arranque del festejo con una faena de pura geometría gracias a como supo y pudo sostener y llevar al animal sin abandonar un solo segundo la media altura de su prodigiosa muleta y luego les seguiré contando lo que se deriva y supone saber torear a la ya mencionada media altura.

Al asimismo grande José María Manzanares de nuestras entretelas, parece que en esta temporada no le abandona la mala suerte ni él se haya en sus mejores momentos. Su lote de la corrida de ayer fue con mucho el peor. Y ya es desgracia en esta tarde en la que Andrés Roca Rey volvió a triunfar como cada vez que torea. Otro imparable fenómeno que,  lejos de flaquear, continúa engrosando su todavía incipiente carrera sin que podamos adivinar hasta cuando y hasta donde podrá llegar este casi niño que viene arrasando como solamente arrasan los privilegiados. Roca Rey volvió a acompañar a Enrique Ponce en una clamorosa salida a hombros que en Ponce tuvo continuidad porque fue llevado de tal guisa hasta el hotel donde se hospeda y viste – el histórico Miramar -, felizmente renacido y mejorado decir lujosamente es poco, entrando todos hasta la misma escalinata de la puerta principal en medio de un tumulto de enardecidos costaleros y acompañantes que no paraban de gritar !!!Ponce, Ponce, Ponce….¡¡¡  Y así entró Ponce en el hotel llevando en sus brazos a su preciosa segunda hija Bianca…. Señores, cuanto placer y !qué lujo¡…

Tan grandes como su propia historia

Málaga. Plaza de La Malagueta. Sábado 18 de agosto de 2018. Séptima de feria. Tarde muy calurosa y abarrotados los tendidos y gradas.

Cinco toros de Juan Pedro Domecq y el sexto de Parladé. El primero como sobrero tris de La Palmosilla tras devolución de los dos anteriores de este mismo hierro por absolutamente inválidos. Bien presentados y de juego desigual aunque buenos en su conjunto. Destacaron el ansioso y repetidor tercero y el cuarto que fue premiado con la vuelta al ruedo por cómo le hizo embestir su matador.

Enrique Ponce (tabaco y oro): Estocada trasera algo tendida, oreja. Buena estocada, aviso y dos orejas. 

José María Manzanares (corinto y azabache): Pinchazo y estocada, silencio. Media recibiendo, gran ovación. 

Roca Rey (celeste y oro): Media estocada con vómito, dos orejas, de regalo la segunda. Estocada, oreja. 

Ambos espadas salieron a hombros.

Bien a caballo José Palomares. En la brega destacaron Mariano de la Viña y Jocho como asimismo en banderillas. Saludaron tras parear Francisco Durán ‘Viruta, Jesús González ‘Suso’Juan José Domínguez y Paco Algaba.

Antes del paseíllo se descubrió un azulejo conmemorativo del indulto el año pasado del toro ‘Jaraiz’ de Juan Pedro Domecq tras una monumental faena de Ponce.

Y, ¿por donde reemprender esta crónica que escribo emocionado y agradecido a Dios por haber sido testigo de otra tarde gloriosa del maestro de maestros con el que, por si me faltaba algo, me una una grandísima amistad que dura casi cuarenta años y los que nos faltan. Que Dios sea alabado, pues, por poder presumir de ser el testigo directo más cercano a Ponce durante toda su carrera en todo el mundo.

Decía Paco Camino que ser figura del toreo es algo así como hacerte cura, llegar a Papa y que al día siguiente te toque el gordo de la lotería. Ahí estamos Enrique Ponce y yo mismo, uno como protagonista y otro como privilegiado testigo. Jamás podré agradecer bastante a la Divina Providencia haber podido verlo todo y contarlo luego en el intento de aproximar mis emociones y hasta mis lágrimas a los que me leen y tienen la suerte de sentirse a mi vera mientras me leen.

Decir que, ayer, Enrique se inventó su primera faena al tercer sobrero de La Palmosilla a base le llevarlo, llevarlo, llevarlo sutil y templadamente además de muy despacio y  sin abandonar nunca la media altura de su muleta,  para  nada es fácil de hacer y lo he escrito varias veces porque toreando a media altura desde el arranque a la conclusión de cada muletazo el toro siempre ve al torero hasta el punto de que por cualquier imprecisión, puede amagar y hasta coger de lleno a quien así le torea. Quizá esto no lo sepan la mayoría de los que están viéndolo, pero pienso que lo intuyen. Y de ahí que Ponce cortara la primera oreja de su memorable tarde.

Lo de su segunda faena, grande entre tantas grandes que lleva coleccionadas como carísimas joyas arremolinadas en un inmenso baúl forrado de terciopelo granate, fue otra demostración más de que el toreo versus Ponce es un compendio de las Bellas Artes sostenidas por su ciencia infusa y aumentado porque, al mimo tiempo, pinta cual Velázquez, compone cual Mozart, esculpe cual Miguel Ángel, baila cual Nureyev, canta cual Gallarre, construye cual Fídias… en una encadenada sucesión de inacabables lances y muletazos que receta cual banquete lujosamente servido para que todos los que lo vemos podamos salir de la plaza hartos de acumular tantos placeres.

Miren ustedes, amigos lectores que me siguen desde hace ya más de 50 años, decir esto tampoco es fácil porque hay que superar y hasta ignorar o despreciar el atrevimiento  de escribirlo e intentar que mi emoción les llegue como si hubieran estado en la plaza o reproducir lo ya sentido en la plaza. ¿Verdad que sí?. Es el arte lo que manda y lo que nos sostiene enamorados…

Para que voy entones en volver a escribir sobre lances, sobre cites, sobre derechazos, sobre naturales, pectorales, trincheras, andares y desandares, desplates y estocadas, orejas, vuelta al ruedo inacabables… sobre distancias, sobre alturas y sobre temples … Ayer en La Malagueta, Enrique Ponce terminó su apoteósico paseo del anillo permaneciendo en los medios un largo rato contemplando satisfecho a cuantos le contemplábamos sin dejar de tocarle palmas. Momento que me pareció igual que el de las pasadas Fallas en su Valencia. Cual dios ante el el mundo…. Y luego, desvestido ya de las luces, rezadas ya las oraciones ante el altar de sus estampas, duchado y vestido para la calle, este dios torero es el ser más sencillo y más buena persona que quienes no lo conocen puedan siquiera adivinar.

Y de ahí su inigualable grandeza… Gracias, muchas gracias otra vez más Enrique. Que sea por muchos años y que uno pueda verlo a tu lado.

Vueltos a la realidad terrenal, solamente decir que Roca Rey, ayer en Málaga, volvió a mostrarse imparable para la mayor suerte del toreo, para satisfacción de sus paisanos que en El Perú le adoran con sobrados motivos y para la nuestra, españoles como también él desde hace tiempo. Gloria de Lima y de España, pues, Andrés volvió a jugar con sus dos toros jugándose la vida con su fresquísimo y variadísimo toreo que tanto y tanto prodiga sin miramientos de ninguna clase. Guste más o guste menos, este zagal está llamado a dictar lecciones de entregada inteligencia, inaudito e inacabable valor y bendita variedad que es la sirena del mundo con su alado capote, con su flameada muleta y con su siempre letal espada… Otra enhorabuena y aquí Dios y, después, Gloria.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

6 Resultados

  1. Mario dice:

    Ponce “alcalino”, y dura y dura… Lo de este hombre es irrepetible va a necesitar un tomo de “El Cossio” para el solo. Que suerte ser contemporáneo de este torerazo. Saludos.

  2. Carlos del Toro dice:

    Lo de Ponce es increible ¡¡¡. Y tiene Vd. razón: cada vez torea mejor, mejor y mejor. Un torero con 47 años, para seguir de plaza en plaza. Siempre está bien, le toque un buen toro o un barrabás, que esta temporada le han salido muchos . Mi admiración como aficionado a esta gran persona y enorme torero D. Enrique Ponce Martínez.

  3. Marco dice:

    Acaso ARR no tiene un techo??? Este chaval si que impresiona. Estaremos atento a lo que haga en Bilbao.

  4. Chris Brant dice:

    Efectivamente. Son tantas las veces que hemos presenciado los milagros de Ponce que se nos acaban los calificativos. Tal vez por eso, lo que mas me impresionó ayer fue su empeño en hacer el quite, con la tarde hecha, al sexto toro. Un quite que decía, ” Aquí estoy yo”.
    También fue emocionante ver el abrazo que dio Ponce al dueño de este portal en el lobby del hotel.

  5. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Y por qué no me saludó usted? Hubiera sido un placer para mi conocerle personalmente

  6. Chris Brant dice:

    El placer habría sido mío. Aproveché el momento para saludar al Maestro antes de que se fuera a la habitación y al volver al lobby, Vd. ya no estaba. Busqué en el bar y el restaurante y luego me tuve que marchar para no perder el último tren. Tal vez el mes que viene en Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: