Salamanca. Tres excelentes toros de El Puerto de San Lorenzo

Veinte años no son nada

Fueron el segundo, el tercero y, sobre todo, el cuarto de una corrida muy bien presentada. Les siguió en bondad el sobrero que hizo quinto. Desigualmente aprovechados por Juan José Padilla que cortó una generosa oreja a cuenta de su despedida en esta plaza que se cubrió a medias. Nada pudo hacer el de Jerez con el primero que fue el peor del envío. No pasó de efectista con el estupendo cuarto. Volvió a La Glorieta Domingo López Chaves para celebrar el veinte aniversario de su alternativa – tras el paseíllo fue obsequiado con una placa conmemorativa – que en trofeos resultó feliz al cortar una oreja de cada uno de los de su lote gracias a la efectividad de sus estocadas, saliendo a hombros por la suma de los dos trofeos. Apenas se le notó su inactividad aunque sin estar a la altura de sus oponentes. La mejor faena de la tarde con notoria diferencia corrió a cargo de Luis David Adame, perdiendo una o quizá hasta dos orejas por fallar a espadas. El joven mexicano no pudo desquitarse con el inválido sexto.

A Padilla le notamos francamente cansado y mermado de facultades. No fue de chocar dada la gran extensión de su productiva temporada del adiós. Vestido de salmón y azabache cuasi goyesco, apenas pudo hacer nada con el pésimo animal que abrió plaza. Pero lo intento todo, incluso en banderillas, con el cuarto que fue realmente extraordinario por su bravura y su nobilísima fijeza. Lo mejor que vimos en la lidia de este toro corrió a cargo del peón Duarte, magistral en la brega. Padilla abusó de los efectismos que fueron muy celebrados por el público, volcado a su favor dadas las circunstancias de su en todas partes celebradísimo final. No se podrá quejar Padilla del cariño con que se le está despidiendo en todas partes.

La tarde de López Chaves en su regreso a la plaza de la capital de su tierra resultó triunfal. El de Ledesma no ahorró esfuerzos en su evidente disposición con los dos toros de su lote. Me gustó más en el segundo que en el sobrero que sustituyó al muy débil quinto con el que abusó del encimismo. Defecto que le impidió torear debidamente. Echamos de menos que diera más hueco en los cites. La oreja que le dieron de este quinto la cortó por su valiente estoconazo.

Dispuestísimo vimos a Luis David Adame con el excelente tercer toro desde el recibo con larga cambiada de rodillas y un quite por delantales en el que fue revolcado dramáticamente sin mayores consecuencias que el susto. Raudo y como si tal cosa, volvió a quitar por templadas verónicas y media sabrosa. Fue precisamente por su adecuada templanza tanto por redondos como en los naturales por lo que brilló su estupenda faena que brindó a López Chaves. Fue una pena que fallara a espadas repetidamente porque la faena fue la mejor con mucho de la tarde que se nos hizo larguísima e infeliz al final por la invalidez del sexto y último toro.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: