1ª de Otoño en Madrid. Toreo del caro sin espada, espeluznante cogida de Fortes y valiosa oreja para Aguado

Fortes, cogido al enterrar la estocada

Con casi lleno en La Ventas porque la ocasión lo merecía, vimos una corrida imponente y serísima aunque de juego desigual perteneciente a la ganadería triunfadora de este año con toros de los dos hierros de Victoriano del Río. Los fallos a espadas de Alejandro Talavante y de Fortes, impidieron el triunfo de ambos. El tercer espada, Pablo Aguado, sustituto del anunciado Paco Ureña, confirmó su alternativa y cortó la única oreja de la tarde. Pero lo más llamativo del festejo  fue la espeluznante cogida de Fortes al entrar a matar al quinto toro. Una cogida que, además de aparatosa, no acabó en tragedia de puro milagro.

Madrid. Plaza de Las Ventas. Viernes, 28 de septiembre de 2018. Primera de feria en tarde veraniega y más de tres cuartos de entrada.

Cinco toros de Victoriano del Río y Toros de Cortés (primero y cuarto), de pocas fuerzas y juego dispar, resaltando por mejores segundo y tercero. Por devolución del flojísimo quinto, se corrió un sobrero de El Conde de Mayalde de preciosa estampa aunque muy deslucido.

Alejandro Talavante (mercurio y oro): Pinchazo y estocada desprendida, aviso y ovación con saludos. Dos pinchazos y estocada, silencio.

Fortes (nazareno y oro): Estocada defectuosa y descabello, aviso y silencio. Dos pinchazos y estocada de la que resultó dramáticamente cogido. Pasó a la enfermería. Talavante acabó con el toro de tres descabellos. Parte facultativo: Rotura del peroné de la pierna derecha. A falta de un diagnóstico más preciso, el torero necesitará de intervención quirúrgica en próximos días.

Confirmó la alternativa Pablo Aguado (marfil y oro): Estocada trasera, ovación con saludos. Estocada, oreja.

Talavante fue obligado a saludar la ovación que le dedicó el público una vez deshecho el desfile de cuadrillas.

Fortes brindó su primera faena muy sentidamente a Paco Ureña a través de las cámaras y los micrófonos de la televisión. Estos brindis televisivos, ya muy frecuentes, deberían ser debidamente radiados por los altavoces de la plaza.    

Destacó tanto en la brega como en banderillas Juan José Trujillo.

El fallo a espadas de Alejandro Talavante y de Fortes tras las dos buenas faenas que ambos llevaron a cabo en los toros segundo y tercero respectivamente, sumado a una incomprensible frialdad del público, impidieron que triunfaran porque hubieran cortado una oreja y estoy por decir que hasta dos Fortes que llevó a cabo la mejor faena de la tarde con notoria diferencia. Fortes, se ha convertido en un virtuoso del toreo clásico más auténtico y caro. Con el capote a la verónica y, sobre todo, con la muleta. Volvía a Madrid tras su gran actuación en San Isidro que mereció trofeos y la presidencia, inexplicablemente, no accedió a la unánime y fortísima petición de oreja, pero ahí quedó aquella faena que nunca olvidaremos.

Este malagueño, ya avezado en duras batallas, muchas de ellas con fatales resultados porque ha sido y sigue siendo uno de los toreros más frecuentemente heridos y, además, de mucha gravedad en no pocos casos hasta el punto de que más de una vez pensamos que peligraría su carrera, salió ayer a por todas, logrando cuajar una muy importante faena frente al tercer toro que fue uno de los dos mejores del envío de Victoriano del Río. Labor lograda a base de pureza y de intensidad. notorias e inmensamente concebidas y llevadas a cabo. Incomprensiblemente, el público la juzgó con extraña frialdad. Este comportamiento de los aficionados de Madrid nos hace pensar que cada año que pasa no está siendo propio de una plaza de tanta categoría. Y es porque este nuevo público venteño es de aluvión ocasional. Hace años, desgraciadamente bastantes, esta faena de Fortes hubiera levantado inmensos clamores.  Una pena. Pero en fin…tanta martingala publicitaria y tantos actos promocionales sin duda que están consiguiendo que los públicos acudan a las taquillas pero…. la clamorosa falta de formación del nuevo público es verdaderamente lamentable y habrá que pensar en quien o quienes tienen la culpa de tamaña ignorancia.

Lamentablemente, Fortes tuvo que enfrentarse con el sobrero de El Conde de Mayalde tras ser devuelto por muy flojo el quinto toro y la verdad fue que este animal tuvo un comportamiento opuesto a su bella estampa y espectacular pelaje. Fortes volvió a emplearse a fondo sin que el animal correspondiera a su admirable empeño – anduvo muy por encima del sus pésimas condiciones – y tras pinchar en la primera agresión con la espada, se tiró a matar tan de verdad en el segundo encuentro que resultó cogido de lleno además de dramáticamente zarandeado durante tantos minutos que parecieron eternos. Fue uno de los percances más espeluznantes que hayamos visto en nuestra vida. A tal punto que, cuando las asistencias le llevaron a la enfermería, hasta pensamos en lo peor. Por fortuna divina, la tragedia no arrojó a la postre los fatales resultados que imaginamos iba a tener. Hasta tal punto, que no cabe más que alegrarnos infinitamente de que la cogida no tuviera las gravísimas consecuencias que creímos iban a terminar con la carrera del matador y hasta con su vida. Así que !enhorabuena!

La faena de Alejandro Talavante con el segundo toro, otro de los dos mejores, también fue admirable, sobre todo en los momentos que toreó al natural tras comenzar citando en los medios y desde lejos con el llamado “cartucho de pescao“.

Talavante que actuó en la primera ocasión de las dos que tiene firmadas en esta feria precocinada con una lotería muy curiosa con tantos bombos como platillos, falló al entrar a matar perdiendo una oreja que le hubiera venido de perlas de cara a su segunda tarde que tendrá lugar en el próximo fin de semana. Nada de particular aconteció con el cuarto toro – segundo de su lote – que por su absoluta falta de clase desmereció los empeños del extremeño.

El tercer protagonista de esta corrida fue Pablo Aguado, contratado para sustituir al en principio anunciado, Paco Ureña. Y bien que aprovechó la ocasión resultando a la postre el triunfador de esta primera corrida de la Feria de Otoño madrileña. Fue tras matar con notable efectividad al último toro de la corrida. Ya había mostrado sus excelentes maneras, sobre todo con el capote a la verónica que fue el mejor y más apreciado del festejo. También brilló en su primera faena de muleta cuando el blando animal que abrió plaza se lo permitió. No obstante, habrá que señalar al sevillano que debió esperarse en torear a media altura. Ya sé que es muy difícil de lograrlo pero hay que emplearse mucho en conseguirlo. Con el sexto que, en principio pareció no iba a servir, se acopló tan bien y tan relajado en la tercera parte de la faena con la mano derecha fundamentalmente, que tras matar de eficaz estocada, le fue concedida la única oreja del festejo. Una oreja para él muy valiosa porque de seguro que le abrirá las puertas de muchas plazas. Es lo que Pablo necesitaba.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: