7ª de la Gran Temporada en La México. “Las Golondrinas” despiden con gloria a Padilla y bendicen el toreo de Saldívar

 Una oreja en su adiós para el jerezano, que vive una intensa y emotiva tarde de despedida en el coso de Insurgentes; otro apéndice para Saldívar, que dejó el toreo más caro de todo el festejo

 

Se despedía Juan José Padilla de la plaza de toros Monumental de México en la tarde de este domingo, 16 de diciembre. Lo hacía en un cartel junto a Arturo Saldívar y Fermín Espinosa “Armillita IV” con un encierro de Boquilla del Carmen. Una oreja en su adiós para el jerezano, que vivió una intensa y emotiva tarde de despedida en el coso de Insurgentes; otro apéndice para Saldívar, que dejó el toreo más caro de todo el festejo.

“Flautista” llevaba por nombre el primero de la corrida, animal al que saludó con dos largas cambiadas al hilo de tablas Juan José Padilla y luego salía suelto el animal del capote del jerezano. Breve fue el tercio de varas frente al animal. Decidió el torero no banderillear a un animal que se le fue quedando corto en los muletazos de tanteo de Padilla para llevárselo a los medios. En un momento, mientras lo pasaportaba por la mano derecha, el toro hizo por Padilla, dándole un feísimo derrote, del que se repuso pronto el torero. Por la mano izquierda prosiguió el torero, pero no tenía un pase el de Boquilla del Carmen. Espada en mano, Padilla dejó con habilidad una estocada casi entera. No se dejó descabellar el astado.

Número 144 era el segundo, primero del lote de Arturo Saldívar y de nombre “Arpista”. Con una larga cambiada de rodillas saludó el torero hidrocálido al animal. Realmente calurosísimo fue el inicio muleteril de Arturo Macías, que se quedó quietísimo en el inicio de la faena y se pasó por delante y por detrás con los pies juntos y entre las rayas del tercio al de Boquilla del Carmen. Y se encontró al natural Saldívar, construyendo una faena de muchos quilates, con sello propio y con mucha enjundia, sobre todo en una trincherilla final de la segunda serie que llegó con fuerza arriba. Buen toro al que le siguió haciendo frente el torero con firmeza y siempre a más. Cerquísima y a milímetros se lo pasó en el final de faena, siendo volteado en la suerte suprema. Conjunción entre el gran toro y el excelso toreo de Saldívar: oreja que debieron ser dos para el matador tras una soberbia estocada.

Sin demasiada historia se desarrollaron los primeros tercios de la lidia de Fermín Espinosa “Armillita IV”. Perdió empuje en la embestida el animal tras el inicio de faena, defendiéndose el animal ante los trastos de Fermín Espinosa. No se encontraron ni toro ni torero.

Tampoco “Guitarrista” estuvo para banderillas, segundo del lote de Juan José Padilla. Brindó el animal a su mujer, Lidia: “Nunca me diste la oportunidad de brindarte un toro, pero sí quiero brindarte mi último toro de mi carrera. Me has acompañado toda mi trayectoria y desde aquí te brindo este toro por un pasado emotivo, lleno de emociones, un presente muy feliz y un futuro esperanzador. Te quiero, Lidia, te amo de verdad. Aprovecho para felicitar a España la llegada del Niño Dios”. A pesar de que el toro no tenía demasiadas posibilidades, sí que llegó arriba la voluntad de Padilla al son de “Las Golondrinas”. Estampas toreras en algunos compases de la labor, miradas al tendido que tenían los celulares mostrándolos como luz que alumbraba el adiós del ciclón… y se echó éste de rodillas en el final de la faena. Oreja tras una gran estocada.

Una voltereta se dio el quinto de la corrida al salir, pegándose una voltereta. A Padilla brindó su toro Padilla, comenzando faena por doblones de mucho gusto. Con un toreo templadísimo, llevándolo siempre embebido en los trastos, acompañando la embestida con plena elegancia y mimando cada uno de los gestos del animal fue Saldívar componiendo otra obra cumbre en este ruedo. Por la derecha le aguantó parones de largos segundos, pasándoselo a milímetros y entendiendo los tiempos del animal. A pesar de la condición protestona del animal en la última parte de la faena, no tuvo ni un mal gesto Saldívar e hierático prosiguió ante éste. Tras las manoletinas finales, se le escapó el triunfo redondo por la espada.

“Pianista” llevaba por nombre el cárdeno sexto de la corrida, segundo del lote de Armillita IV. Se partió un pitón por la cepa al rematar contra el burladero y fue sustituido por el astado “Pirata”, de Xajay. Al reserva, Armillita le dejó un inicio poderoso puesto que el animal tenía la codicia típica de este encaste. Se le quedó corto el animal por el lado derecho a Espinosa y le desarmó en uno de los cabezazos. No tuvo opciones.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros Monumental de México. Séptima de la Temporada Grande Internacional. Corrida de toros. Menos de un tercio de plaza.

Toros de Boquilla del Carmen. 

Juan José Padilla, silencio y oreja. 

Arturo Saldívar, oreja y palmas. 

Fermín Espinosa “Armillita IV”, silencio y silencio.

Publicado en Cultoro por JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: EMILIO MÉNDEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: