Continúa el pitorreo con Susana

Doña Susana y Olé bilaketarekin bat datozen irudiak

Coplas para Susana

Antes que se vean más coplas, como Susana pidiendo el 155 para Cataluña, quiero dedicarle dos letras de Rafael de León

Antonio Burgos

Con la constitución del Parlamento andaluz y el desalojo del PSOE de su presidencia por vez primera desde que la autonomía existe, se ha visto la copla. La copla andaluza. Y se va a seguir viendo. Cuando la verdadera oposición al virtual presidente Juanma Moreno no la haga Susana Díaz desde Sevilla, sino Sánchez desde Madrid. Ya hemos empezado. Ante el anuncio de supresión del Impuesto de Sucesiones, la ministra de Hacienda se ha apresurado a decir, para bloquearlo, que hay que «armonizarlo» en toda España. Por arriba, por la estocá, claro, no por abajo, por el sucesiones cero de Madrid y ahora de Andalucía. Antes que se vean más coplas, como Susana pidiendo el 155 para Cataluña frente a Sánchez, quiero dedicarle dos a la señora Díaz. Dos popurrís de letras de tío Rafael de León. El primero, «No te mires en el río»:

«En Sevilla hay un palacio que San Telmo le llamaban y en el palacio una presi que le decían Susana. Desde allí a su Andalucía como un cortijo miraba, que no se movía una mosca, sin que ella la mandara. ¡Ay, corazón lo que manda mi Susi, ay, corazón, lo que Susi mandaba! Ay, ay, ay, no te metas en el lío; ay, ay, ay, el lío de una elección. Tú piénsalo, piénsatelo bien mío, piénsalo bien, porque la puedes perder, y que gane con sus socios el PP. Lo sabes tú, que el CIS ya te lo ha advertío, no sabes tú qué estirón va a pegar Vox, matarile, rile, rilerón. En las urnas andaluzas las papeletas echaban el día 2 de diciembre y quedó como la Chata. Y parecía una reina, una reina destronada. Ay, corazón, le decía el partido, ay, corazón, coge carretera y manta. Ay, ay, ay, te has metido en un buen lío; ay, ay, ay, que el poder vas a peder, cuando pacten Ciudadanos y el PP. Y falta Vox, que ha sacado 12 escaños, que perdición, aunque sean tan ultras tós, matarile, rile, rilerón. Y una tarde de las Pascuas que llegó a las Cinco Llagas, vio que sumaban sus votos y su poder se alejaba. Que ganaba la derecha y de San Telmo la echaban. Ay, corazón, la carita que puso, ay, corazón, porque tó se acababa. Ay, ay, ay, como se metió en el lío, ay, ay, ay, el PSOE perdió el poder, ocho lustros y tan ricamente en él. Ay, qué dolor, dice el PSOE que ha pordío, ay, qué dolor, la culpa es de la ultra Vox, matarile, rile, rilerón».

Y también le dedico el «Romance de la Reina Mercedes»: «Una dalia cuidaba el PESOE en el Parque de los Montpensier, en San Telmo que estaba en Sevilla mantenía Susana el poder. Desde tiempos de Felipe y Guerra lo tenían todo muy bien atado, más que Junta aquello era un Régimen, que lo montaron como el de Franco. Pero un día ocurrió, que ya no era todo así, y la gente ya no les voto, y daba el cante el Guadalquivir: Susana. Susana Díaz, ya no mandas en Sevilla, y desde Huelva a Almería se acabó tu mayoría. Que quieras o que no quieras, y aunque tú te presentaras, el PP con sus amigos el poder te lo quitaban. Susana de Andalucía, ay sultana de los ERE, que ya va llegando el día que pierdas tu mayoría, y sin la Junta te quedes. Una tarde del mes navideño Susanita cambió de color; y Ramírez que estaba a su vera fue y le dijo: ¿Qué tienes mi amor? Y lo mismo que la Mula Francis se le puso de larga la cara, porque vio que el PP y Ciudadanos por vez primera al PSOE echaban. Y Susana quedó sin saber qué decir, pues quedaba en la oposición, no se creía qué pasaba allí. Y Susana quedó sin poder, y Susana quedó sin vivir, por el pacto que hicieron los tres, “de la vergüenza”, pá echarla de allí. Susana, Susana Díaz, ay rosita de Triana, que te echaron de San Telmo de la noche a la mañana. Ya estaba harta la gente ante tanto desengaño y de tanta mangoleta después de cuarenta años. Te vas dejando San Telmo a la derecha que viene, tú sabes por lo que ha sido, que todo tiene sentido: fue por culpa de los ERE». Así que rematemos con «La Niña de la Estación», y sin popurrí, a pelo: «Adiós, adiós, buen viaje; adiós, que lo pases bien; recuerdos a la familia, al llegar escríbeme…».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: