4ª de Fallas en Valencia. Imparable Roca Rey

Todavía mantiene la cara de niño y a la vez de semidios. Se le puede decir de todo y todo encomiable. Y hasta milagroso como si se tratara de un ángel celestial. Su gran triunfo de ayer en la fallara Valencia frente a dos toros de Victoriano del Río fue una ratificación más y van… de sus privilegiadas cualidades hasta el punto de parecernos alguien milagroso. Este “estaterrestre” pareciera alguien con baraca porque, además, ese su saber librarse por milímetros de las siempre inciertas acometidas de los toros con toda la movilidad que se quiera solamente es propio de un elegido de los dioses del Olimpo. Las tres orejas que cortó y su salida a hombros de la abarrotada y entusiasmada plaza fueron un mentís absoluto a cuantos actualmente creen que se está acabando la Fiesta. Bendito seas, Andrés.

Valencia. Coso de la Calle Xátiva. Viernes 15 de marzo de 2019. Cuarta de feria.  Tarde soleada y agradable con lleno total de no hay billetes”.

Seis toros de Victoriano del Río y de Cortes, bien aunque desigualmente presentados por los avatares del reconocimiento.  Bonito el negro que abrió plaza, encastado y muy bueno para el toreo sin apenas defectos. El castaño segundo con buenas hechuras, encastado, bravo y sin emplearse ni mejorar después, algo renqueante y corto de viajes hasta pararse (pitado en el arrastre). El negro tercero con el hierro de Cortés, negro mulato y justito de cara, muy aliviado en varas y franco aunque sin brío ni viajes largos en la muleta, mejorando en las manos de Roca Rey. El negro mulato cuarto, alto de agujas y cornidelantero, cambiante de velocidad a mejor, blando de remos y sin ninguna clase en la muleta, áspero y muy corto por el lado izquierdo. El burraco quinto, muy en el tipo de la casa, bravo, justo de fuerza y noble en sus largos viajes. Y el  sexto, negro zaíno y ofensivo de pitones, muy alegre de salida y de comportamiento vivaz pese a lo mal que fue picado y aún peor banderilleado por su matador, lo que le empeoró.

El Juli (marino y oro ): Estocada desprendida, silencio. Estocada trasera algo tendida y descabello, silencio. 

Roca Rey (violeta y azabache): Pinchazo y gran estocada, dos avisos y muy valiosa oreja. Estocada aguantando caída, aviso y dos orejas. Salió a hombros.

Tomó la alternativa Jesús Chover (blanco y oro): Estocada baja trasera y perpendicular, petición insuficiente aunque ruidosa, ovación y vuelta localista. Estocada casi entera muy caída, palmas del paisanaje.

Del peonaje, destacó a caballo José Antonio Barroso y Álvaro Montes en la brega. 

Esta crónica la escribo pensando en aquel cuasi niño que una mañana agosteña triunfó por todo lo alto en la plaza francesa de Bayona. Me habían hablado de él mis amigos limeños. Pero al verle en aquella novillada sin picadores tuve la inmensa suerte de descubrir a un ser elegido y tocado por la varita mágica y así lo escribí en uno de mis descubrimientos taurino, dando además en la diana. Su carrera novilleril fue lo que se dice un paseo militar de generales. Y una vez siendo ya matador de toros, fueron tantos y tan seguidos sus percances que me asusté y hasta le regañé y le exigí más formalidad en sus peligrosísimos quehaceres, temiendo que no pudiera ser quien había adivinado y hasta prometido. Porque no siempre se acierta en los descubrimientos toreros aunque uno sea de los que más han acertado a lo ancho de mi larguísimo caminar por todos los ruedos del mundo.

Andrés caía una tarde tras otra, roto por sucesivas cogidas. Pero se levantaba como si tal cosa y fue progresando hasta parecer inmune. Y entonces, celebré mi adivinanza y la compartí con mis crónicas hasta llegar la que ahora mismo escribo, lleno de gozo y de satisfacción.

Salve a este todavía muy joven maestro. Gozo de otra alegría más por haber acertado en mis predicciones cuando ya estoy metido en la vejez. Porque cada vez que acierto pienso que será la ultima vez. Y mucho más últimamente ya inmerso en mi inevitable decadencia vital por mucho que parezca que no envejezco.

Celebremos pues y por todo lo alto este glorioso y más reciente triunfo de Andrés Roca Rey. Ojala que sea por muchos años y que uno lo pueda ver. Ya sé que es pedirle mucho al Cielo. Pero es que estos triunfos rejuvenecen y hasta te hacen creer que eres inmortal.

La suerte suele acompañar a los elegidos y esto volvió a ser así ayer mismo en la primera corrida de Roca Rey esta temporada. Habían desechado varios toros en el dichoso reconocimiento y llegaron otros del campo madrileño, lo que nos hizo temer que la corrida no fuera de triunfo general. Como así aconteció para desgracia del El Juli, primer espada y segundo ayer tras haber dado la alternativa a un nuevo aunque ya madurito novillero valenciano llamado Jesús Chover que, aunque lógicamente entusiasta, no acertó con todas las teclas exigidas frente al muy buen primer toro, dejando pasar la oportunidad aunque con el lógico beneplácito de sus paisanos. No se engañe Chover. Y váyase ya, antes de tener que sufrir desprecios. Como así empezó a acontecerle en la lidia del último toro de la tarde frente a otro animal desperdiciado.

Su ilustrísimo padrino, nada menos que don Julián al que llamamos Juli, fue ayer el pararrayos de las desgracias porque se llevó las dos bolas negras de la corrida. Supo y pudo pasar desapercibido.

Y como a Roca Rey le favorecieron dos toros más que aprovechables, él supo y pudo hasta mejorarlos porque este torero es uno de los poquísimos elegidos que hemos visto en el toreo para hacer parecer que un simple buen vino en sus manos se convierte en un caro reserva. 

El despliegue torero de ayer a cargo del limeño fue total e inconmensurable, desde luego que fiel a sus variados modales y maneras ya perfeccionadas, tanto con el capote como con la muleta en sus sabias y sorprendentes combinaciones que transcurren entre lo clásico y lo que conocemos como alardes gracias a su privilegiada inteligencia que se apoya en un valor inconmensurable y a sus improvisaciones sorpresivas con las que envuelve sus faenas cual inverosímil prestidigitador que vuelven loca a la gente. Solamente le falló la espada en un primer pinchazo antes de agarrar la estocada que propinó al tercer toro. De no haber sido así, hubiera caído la segunda oreja. Pero cortó las dos del quinto que cumplió el refrán con el que rizó todos los rizos imaginables y más en un faenón tan variado como interminable porque ni el torero ni el público quiso que acabara.

Yo le hubiera dado el rabo. Esos rabos actualmente desaparecidos sin que sepamos por qué. Oigan, es que estas obras tan redondas, tan emocionantes, tan excepcionales hay que premiarlas con los máximos trofeos. ¡Cuanto daño han hecho los puristas!

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

7 Resultados

  1. Querido José Antonio: te echamos de menos en la Plaza de Valencia, después de tantos años. Un abrazo Andrés Amorós

  2. Santiago dice:

    Totalmente de acuerdo, no se que hay que hacer hoy en día para que ten un rabo. A mi los circulares de ayer de Roca Rey de su segundo me encantaron. Gracias por su acertada crónica.

  3. Mariano dice:

    Hoy en dia es más facil ver un indulto inmerecido que un rabo merecido. El colmo es cuando no se otorga el rabo ni con un indulto. La mayor parte de los veterinarios y presidentes actuales son una lacra

  4. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Gracias, Andrés. Yo también os echo muy de menos. Pero la vida es así… Creo que mi final está siendo muy injusto

  5. Marco dice:

    ARR es nuestro mayor orgulllo y es lo unico que podemos presumir. Se que muchas veces exasperamos a otras personas pero traten de entendernos, nunca fuimos nada en el mundo taurino. Dicho esto es justo reconocer que el presidente se contagio del entusiamo general y premio una espada claramente caida que no un bajonaso. Hasta al mejor cazador se le va la paloma. Todo por querer asegurar la puerta grande. Una pregunta, a donde llegaria ARR si fuera el primer matador apoderado por Enrique Ponce o seria contraproducente la union de los 2 ultimos genios de la tauromaquia.

  6. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    De momento, dejemos que toreen juntos. Fue el mayor aliciente de la pasada temporada. Y es porque Ponce no se deja nunca mojar la oreja

  7. Pedro S. dice:

    Lastima que estas crónicas llenas de tantos matices no aparezcan en ningun periodico, donde en cambio abundan cronicas fotocopias sin personalidad ni criterio, salvo las de abc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: