Domingo de Resurrección en Sevilla. Solo un magro premio para Manzanares

Se cumplieron dos famosos refranes: “Corrida de expectación, corrida de decepción” y “no hay quinto malo“. Pero duró más de dos horas y media. Las gentes, que abarrotaban el más maravilloso de los escenario taurinos del mundo, se hacían cruces incrédulas por el desastre cuasi general. Hay quienes no se lo podían ni imaginar. Oigan, salvo el menos malo de los hermosos quinto toro, de nombre “Duplicado“, los demás, mejor no contarlo ni entrar en demasiados detalles. ¿Cómo fue posible que cinco de los seis toros de Victoriano del Río resumieran un desastre tan grande?. Pues siendo. Esto mismo suele pasar. Y no solo actualmente. Pasó siempre. La única diferencia entre lo de antes y lo de ahora respecto a la lidia, es que antes estas corridas duraban poco más y una hora y, actualmente, casi tres. Por supuesto que no hubo broncas. El muy trabajado esfuerzo de los tres espadas frente a cinco de las seis reses resultó tan de agradecer como absolutamente inicuo. Quizá salvar a don Julián López, llamado El Juli, frente al primer toro de la tarde. Sin redondear, su largo esfuerzo contó con muletazos de excelente factura. Y quede dicho por mi parte que vimos torear a don Julián, derechito como una vela, para nada agachado, sin retorcerse y muy templado. Oigan, es que parecía que quien toreaba era Enrique Ponce…

José María Manzanares, con el segundo toro, apenas pudo estirarse en algunos lances del recibo, una media de superlujo. Y en medio de la lidia, un variado quite muy celebrado de Andrés Roca Rey. E intentos de muletear sin resultados encomiables del joven gran maestro que continúa siendo el más sevillano de los alicantinos. Mas y !oh qué gran decepción¡: petardo en los tres tercios de Roca Rey con el peor toro de la tarde que fue el tercero. Increíble pero cierto. Hasta pegó un sainete con la espada.  El muy a peor cuarto que hasta hizo extraños, fue un calvario para El Juli después de atreverse a brindar su frustrada faena a la ya harta parroquia. Increíble pero cierto.

Los cielos se abrieron con un quinto toro que salió oliendo la arena y barbeando tablas. Brevemente castigado en un primer puyazo, llegó muy noble a la muleta solo que sin demasiada fuerza por lo que Manzanares tuvo que administrar por cierto muy certeramente su preciosa, empacada y muy templada muleta. Fue la clave técnica más acertada para que el animal no se agotara antes de tiempo.

Como también fue conveniente para el justito animal que las tandas no fueran largas y que José María introdujera dos largas pausas en su magnífico quehacer con su aterciopelada muleta. Este factor fue de muy acertada aplicación aunque quizá la razón de que la presidencia solo premiara esta faena con una sola oreja siendo faena de dos aquí y hasta en Sebastopol aunque seguro que no faltarán quienes continúen negando las verdades de Manzanares.

Mató Josemari mediante un estoconazo en la suerte de recibir que no terminó limpiamente. Pero ahí había quedado la celestial magnitud de su faena, la única digna de tal nombre de toda la tarde. Yo le hubiera dado las dos orejas sin retrasar ni un segundo la exhibición de los dos pañuelos. Y creo, además, que si esa misma faena la hubieran hecho El Juli y Roca Rey, el palco no habría osado negar el segundo trofeo.

El final del festejo aconteció con un largo arrimón nétamente tremendista de Roca Rey que no convenció a todos los presentes. Más de la mitad de los espectadores recriminaron indisimuladamente las feas intenciones del limeño en el último tramo de sus frustrados intentos muleteros. Oigan, es que el forzado y horrible arrimón tuvo lugar frente a un animal prácticamente inmóvil por agotado. Y esto, querido y admirado Andrés, en Sevilla no cuela. Como no debería colar la siempre escamoteada suerte de varas por imposición del espada limeño. Y ello en todas sus actuaciones.

Salimos de la plaza con un sabor agridulce porque casi todo lo acontecido fue para olvidar salvo la estupenda faena del príncipe foráneo más consentido que hubo y continuará habiendo en Sevilla, más que les pese a no pocos sevillanitos…

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Domingo, 21 de abril de 2019. Primera de abono. Tarde nublada con viento variable y muy fresco mas llenazo de no hay billetes.

Seis toros de Victoriano del Río muy bien aunque desigualmente presentados de Victoriano del Río. Apenas dieron juego salvo el quinto por muy noble en la muleta aunque justito de energía.

El Juli (granate y oro): Estocada muy trasera y descabello, palmas con saludos. Estocada corta trasera tendida, silencio.

José María Manzanares (marino y oro): Buena estocada, ovación. Estoconazo recibiendo, oreja.

Andrés Roca Rey (perla y plata): Tres pinchazos y estocada muy trasera, silencio. Estocada, aviso y palmas.

A caballo destacó un gran puyazo de José Antonio Barroso. Así como las bregas de  Álvaro Montes  y de Juan José Domínguez. También Montes destacó en banderillas junto a José María Soler, Daniel Duarte, Suso y Luís Bázquez.

 

    

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

7 Resultados

  1. alberto alcantara dice:

    soy una gran seguidor de usted en todo, pero para mi gusto las faenas de juli aburren, la de manzanares ponen el estilo y la calidad y roca rey pone la emoción, que son los toros si no hay emoción. para mi roca rey se merecio otra oreja.

  2. Aficionao dice:

    A los toros de Juli y Manzanares, sin ser nada del otro mundo, se les pudo sacar más partido. Si les caen a toreros de la segunda fila los pondríamos a parir diciendo que se les habrían escapado. Roca Rey es la máxima figura sin haber abierto la Puerta del Príncipe. Sevilla no lo tolera, es así. Veremos como le regalan orejas a toreros locales por faenas sin relieve

  3. Chris Brant. dice:

    Ya sabemos que esto es así Lo que mas me ha decepcionado ha sido la ausencia de solidaridad con nuestros hermanos cristianos asesinados en Sri Lanka. ¿ Como es posible que a nadie se le ha ocurrido guardar un minuto de silencio?

  4. gregorio dice:

    Otro fracaso de Roca Rey en Sevilla y van… Pero esta vez fué gordo porque quedaron en evidencia sus carencias tecnicas y esteticas tras la faena en figura de Manzanares. Por cierto las mejores chiquelinas fueron del alicantino a pesar de los intentos del peruano. Si este es el mejor de los que van a quitar las figuras actuales, pueden estar tranquilos

  5. Aficionao dice:

    Si Gregorio, las figuras están de todo menos tranquilos con Roca Rey

  6. gregorio dice:

    Eso se lleva tre años diciendo y no pasa ná

  7. Aficionao dice:

    No pasa nada, máximo tirón taquillero y máximo caché, y con 22 años. Os toca aguantar a los detractores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: