2ª de abono en Sevilla. Hubo de todo en la Maestranza mientras se suicidaba España

Me fue imposible ver a gusto la segunda corrida del abono sevillano porque, una vez trascurrido algo más de la mitad de festejo, sufrimos la peor noticia de cuantas podrían suceder: El Suicidio de España. Así, como suena. Así como otras veces, aunque ésta ha sido una de los más graves de nuestra historia. Y no quisimos creerlo. Pero al regresar a casa y una vez sumergidos en los programas especiales de radio y de televisión, tuvimos que bebernos una de las catástrofes más grandes de las derechas en este país que no quiere serlo.

Imaginen la que nos espera: Otra catástrofe económica de marca mayor y el soberbio aplastamiento de cuanto hemos querido llamar o entender como lo “normal” en el devenir de nuestra historia.

Rendidos a tan dolorosa evidencia, no tuvimos más remedio que aceptarlo agarrados a lo sucedido sobre el albero maestrante.

Hubo de todo en función del muy variado juego que dieron las reses corridas entre titulares y sobreros que hubo dos: el de la misma ganadería anunciada, La Palmosilla, que hizo de tercero, y otro de los Hermanos San Pedro, ya previsto en el reconocimiento que hizo de quinto y que fue uno de los más gratos de la tarde aunque el mejor de todos fue el cuarto: un toro de gran juego en los tres tercios, bravo sin reparos en el caballo y con gran clase en la muleta, lo que permitió al ya muy veterano colombiano, Luís Bolívar, que llevó a cabo la mejor faena de su vida en este aristocrático marco incomparable. Pero una señora presidenta a la que habría que mandarla a fregar, se empeñó en negar que al estupendo ejemplar se le diera la vuelta al ruedo en su arrastre y lo mismo al negar una oreja bien ganada a Bolívar que tuvo que contentarse con dar una vuelta al irregular anillo. Con el cuasi inválido que abrió plaza, apenas pudo lucirse el espada colombiano.

El mexicano Luis David, segundo de los hermanos Adame, hizo ayer su presentación en Sevilla. Y lo hizo con el beneplácito de los asistentes al festejo porque este torero a quien ya hemos visto muchas veces, mostró todas y cada una de su cualidades entre las que ayer acusó el defecto de pasarse de metraje en sus dos faenas de muleta que alargó demasiado, supongo que por su afán de conseguir triunfar. Y el caso fue que gustaron su variedad capotera – brillantes zapopinas en su quite al segundo toro, sabroso galleo por chicuelinas para llevar al caballo al quinto antes de que fuera devuelto, larga cambiada en el tercio y muy buenos lances en el recibo al sobrero de Hermanos San Pedro –  y una faena en su mayor parte diestra mientras el animal fue agotándose ya sin mayores posibilidades. Luis David fue ovacionado tras matar con brevedad y eficacia a sus dos oponentes.

El tercer espada, sevillano por cierto, Rafael Serna, actuó con lazo de luto sobre su brazo derecho, por la reciente muerte de su señor padre, q e p d. Bolívar le brindó su faena al primer toro por esta misma razón. Y aunque Serna tuvo que afrontar su actuación con los dos toros que hicieron de tercero, devuelto el anunciado y aguantado el sobrero titular pese a su manifiesta invalidez en el primer tercio, al menos pudimos celebrar sus excelentes y elegantes maneras con la muleta hasta fallar repetidamente con la espada. Cuestión primordial que, bien ejecutada, supuso que lograra la oreja del sexto, otro toro estupendo de la ganadería titular que permitió expresarse a placer al sevillano en una faena estupenda en su mayor parte diestra que tuvo sabor, color, sabor y hasta perfume netamente bético. Buen torero habemus.

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Domingo 28 de abril de 2019. Tarde muy agradable con un tercio de entrada muy repartido.

Cinco toros de la Palmosilla, incluido el sobrero que hizo de tercero bis. Y otro sobrero que hizo de quinto bis de Hermanos San Pedro. En su mayoría débiles salvándose sobradamente los corridos como tercero, quinto y, sobre todo, el sexto. 

Luis Bolívar (turquesa y oro): Estoconazo, silencio. Buena estocada, petición denegada y vuelta al ruedo.

Luis David (nazareno y oro): Estocada corta tendida, ovación. Estocada caída y trasera, ovación.

Rafael Serna (vainilla y oro): Pinchazo, otro hondo, media trasera tendida y dos descabellos, silencio. Buena estocada, oreja.

José Antonio Carretero se lució en la brega y en banderillas. Como también en palos, Antonio Ronquillo y Juan M. Raya.     

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: