5ª de feria en Aguascalientes (México). Macías, cornada y a hombros. El Payo merecía la Puerta Grande. Andrés Roca Rey, ovacionado

 Macías, cornada y a hombros en Aguascalientes bilaketarekin bat datozen irudiak
 

Accidentada corrida con un Casi Lleno, este domingo 28 de abril del 2019 en Aguascalientes.  Se dieron tremendo arrimón los toreros mexicanos. Un gallardo Arturo Macías, de Aguascalientes (oreja, silencio y oreja),  sufrió puntazo de 10 centímetros en el glúteo debidamente atendido por el cuerpo médico en la enfermería; regresó en la parte final de la corrida hasta salir a hombros con el de regalo.

“El Payo”, de Querétaro (de obispo y oro), con el corrido en cuarto lugar, faena increíble, arriesgada, de pundonor, en que se jugó la vida, no fue premiado debidamente, quedó solo en una oreja, a pesar de los pañuelos que incesantemente pedían la segunda oreja. El juez de plaza se hizo el desentendido. La bronca de toda la plaza no se hizo esperar.  Con su primero corrido en segundo lugar, un toro soso, deslucido, sin descolgar, sin transmitir nada, no sirvió. Con su toro de regalo, corrido en séptimo lugar, de Bernaldo de Quirós, con 506 kilos, El Payo no pudo llegar a los niveles de su faena anterior, el toro sin recorrido, sus embestidas fueron sin clase, descompuestas, muy avispado el animal.     

Andrés Roca Rey, afincado en Sevilla, después de sensacional actuación días atrás en esta misma plaza, actuó con un vendaje en la mano izquierda, ovacionado en su primero, sin opciones con su segundo. La corrida de Jaral de Peñas fue muy interesante, se dejó estar, fueron lidiados tres toros de sangre española y tres de sangre mexicana; además de dos de regalo de Bernaldo de Quirós para Él Payo y Macías.

Al lidiar el primero de la tarde, “El Cejas” Arturo Macías (de azul noche y oro), el de la tierra, sufrió su percance número 31. Con 489 kilos, un toro con bravura seca y transmisión, Macías pudo torear a la verónica limpiamente. Puyazo trasero de Juan Cobos. El de Aguascalientes, dispuesto y seguro, instrumentó la chicuelina, tafallera, saltillera,  la caleserina, al simular el quite. Con la muleta, lo trajo embebido, el toro se empleaba en la tela, con nobleza, sin malas ideas, humillando con recorrido y calidad. El viento molestaba al torero, hasta que en un alarde de entrega Arturo Macías es levantado, sufre golpe seco en el glúteo del lado derecho, felizmente no perforó, quedó en un puntazo. Hace la suerte suprema, logra un espadazo rotundo y recibe la oreja. Pasa a enfermería.

Regresaría el torero de Aguascalientes Arturo Macías en sexto lugar, con un toro de feas hechuras, de 492 kilos, castaño bragado, paliabierto, que tenía cierta movilidad. Quite por chicuelinas, y brinda a su apoderado el torero michoacano Fernando Ochoa. El toro iba pero no llegaba a humillar, se lo pasa de muleta hasta cambiar de lidia, aplomado. Se atraca de toro y anuncia el de regalo, que fue en octavo lugar.

Con el Bernaldo de Quirós, el de regalo de Arturo Macías, corrido en octavo lugar, con 514 kilos, cárdeno bragado, de mejores hechuras, muy en San Mateo, armonioso.  Flojo de remos, pero con clase, acudió al capote para lances a pies juntos de Macías. El toro recibe un piquetito, parecía acalambrado. Brinda a toda la plaza. Primeros compases de faena, se distancia varios metros de la cara del toro, que muestra voluntad pero poca fuerza. El torero no se deja enganchar la muleta, torea con calidad por derecha, el toro quedándose en el sitio con fijeza. Por izquierda engarza los naturales, los olés retumban en la arena, Macías con entrega, no lo acosa ni lo ahoga. Suena la “Pelea de Gallos” que se convierte en un volcán, el entusiasmo se desborda, el toro acude lentamente. Gran mérito haberlo mantenido al toro de pie. Estocada un poco contraria y descabello. Oreja que pide la plaza. Sale a hombros.    

Andrés Roca Rey (de lila y oro), arrebatador, una figura joven del toreo mundial, con solvencia mental que impacta, toreó tercero y quinto. Su primero, con 500 kilos, negro mulato, un Jaral de Peñas de sangre española-encaste Domecq-, bien puesto de pitones, estrecho de sienes. Sus apoderados en México, Pablo Moreno y Juan Pablo Corona en el callejón, junto a José Antonio Campuzano. El toro era pronto, emotivo, de nobleza infinita al seguir el engaño, el más completo de los tres primeros lidiados. Lo cita de largo, abre el compás, con pausas, por el izquierdo se deja llegar los pitones. Andrés Roca Rey se iba centrando con las embestidas. Impactante la lentitud con la que disfruta, le daba su tiempo al toro. Por la izquierda el animal puntea el engaño, el torero acompañando el viaje, aguantando una enormidad, volvía a encauzar la embestida. Calidad en los muletazos, con largueza, muy expresivo Andrés Roca Rey, tomándole la distancia y ritmo. Impactante cómo conecta con el público. Ha templado muy bien a pesar que le punteaba, no permitió le tocara la muleta. Obra breve, valiente, estructurada. En la suerte suprema se quedó en la cara, y después, auténtico volapié. Ovacionado.     

Pedro Abad Schuster

Pedro Abad Schuster

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: