10ª de feria en Aguascalientes (México). Ignacio Garibay se cortó la coleta, triunfó con Castella, y épica batalla de Sergio Flores

Garibay se corto la coleta en Aguascalientes bilaketarekin bat datozen irudiak

Última corrida de los ruedos del capitalino Ignacio Garibay. No se había dado otra despedida definitiva de los ruedos en esta Monumental de Aguascalientes desde el recordado Miguel Espinosa Armillita Chico, en mano a mano con Enrique Ponce.

Garibay se corto la coleta en Aguascalientes bilaketarekin bat datozen irudiak

La ganadería Barralva, de los hermanos Álvarez Bilbao, envió una corrida dura, de encaste español, con trapío y edad, pero descastados 1ro, 2do y 6to lugar. Qué tarde de emociones se vivió este domingo 5 de mayo del 2019 en la Feria de San Marcos de Aguascalientes. Los tres toreros cortaron un total de 5 orejas de ley.

Ignacio Garibay, con 20 años de alternativa, se cortó la coleta. Salió a hombros al cortar 2 orejas del toro de regalo de Montecristo, de Germán Mercado Lam. Torero muy destacado  con el capote en su vida profesional, se va en plenitud de sus facultades. Triunfador de innumerables plazas de primera en México, cosechó triunfos inclusive con un Escapulario de Oro en Lima, y se recuerda cuando salió herido de Madrid.

Lo acompañó en su triunfo y salida a hombros el francés Sebastián Castella (de azul Soraya y oro), también con 2 orejas del segundo Barralva de su lote. El torero francés, una de las figuras grandes de la época actual, con el quinto de la tarde, de 521 kilos, un toro serio, importante, con poder, que fue bien picado y banderillado, iba con codicia y un punto de nobleza. El torero disfrutó bastante, cuajando un faenón con pundonor. El toro fue complicado, había que buscarle la forma,  Estoconazo, de efecto fulminante.        

Y Sergio Flores de Tlaxcala, triunfador de la Plaza México durante los 4 últimos consecutivos años, esta tarde su raza de torero, se jugó la vida en recia y épica batalla. El toro “Goyito” de Barralva, con 505 kilos, bajo, largo, descolgado, desplegó poder y fiereza. Aguantó bien el picador. Muy decidido la nueva figura de México, Sergio Flores de Tlaxcala. El toro acudía con violencia y transmisión, con raza, con genio más que bravura. Sergio Flores se hizo poco a poco de las embestidas. Muleta mandona y torera, el toro terminaba los muletazos. Hasta que sufre espeluznante voltereta, milagrosamente solo herido en el costado derecho de las costillas. Se lo echó de un pitón a otro, lo zarandeó, de bajada lo volvió a pescar, y abajo le volvió a dar un derrote. Oreja que supo a poco. Pasó a la clínica al final de su segunda actuación.   

Ignacio Garibay (de acero y oro), un torero de calidad con gran vergüenza torera, regaló uno de Montecristo, cuando se le iba la tarde, los dos primeros no le dieron opciones. Con su primero, un burraco de seis años con 521 kilos, un toro descoordinado de los cuartos traseros, que le impidió desplazarse para adelante, un toro con peligro. Estocada caída. Silencio. Con su segundo, de  489 kilos, la Banda Municipal de Aguascalientes le cantó “Las  “Golondrinas”. El público muy atento. Antes Ignacio Garibay había dado lances cadenciosos a la verónica, y brindó a su señora Claudia Quijas y a sus hijos. El animal cambió de lidia, no se pudo desarrollar el toreo de  arte. Con un toro orientado,   despabilado y con peligro sordo, el torero abrevió su labor. Desacertado con la espada. División de opiniones.  

Con el de regalo, corrido en séptimo lugar, Ignacio Garibay se despidió cabalmente del toreo. Antes de cortarse la coleta, recibió a “Incondicional” con 528 kilos, de Montecristo. Al igual que el día anterior, los toros de regalo de hierro diferente posibilitaron el triunfo. Toro precioso, que salió con alegría, embestía de dulce. Berrendo en cárdeno, calcetero, coletero, caribello, enmorrillado, reunido, bajo, con el que Garibay lanceó a la verónica, acompasado. Le pega volteretón, se golpea la espalda baja. El toro con nobleza no hizo por él. Se pone en pie, continúa toreando por chicuelinas. Lo cuidan en varas. Se echa el capote por delante, los olés eran cada vez más intensos, ovación cerrada de la afición para el torero que quiso decir Adiós en esta plaza. En banderillas se desmonteran Fernando García y Juan Ramón Saldaña. Y Garibay ha formado un alboroto, quiere la Pelea de Gallos, el entusiasmo se desbordó. El toro con clase, le ha permitido entregarse y expresar todo su sentimiento hacia el toreo, espectacular despedida y la gloria taurina. Estocada casi entera en buen sitio. A hombros Ignacio Garibay, junto a Sebastián Castella. 

Pedro Abad Schuster

Pedro Abad Schuster

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: