24ª de San Isidro en Madrid. Solo un toro y solamente una buena faena de López Simón que terminó en durísima cogida

Ayer vi en televisión un documental en el que aparecía nada menos que Manolete toreando – es un decir – a un impresentable animalito en la mismísima plaza de Las Ventas. Me dio asco y pena verlo. Pensando después en como son los toros que actualmente vemos lidiar en esta misma plaza – también entonces se la consideraba como la más importante del mundo -, como también en los toros que se desechan en los corrales venteños y en cómo son los novillos que se lidian en la actualidad, no me queda más remedio que despreciar a todos los que ocupando tribunas de prensa importantísimas y, no digamos, los reventadores del tendido 7 y adláteres en una grada del 6, no cesan de poner a parir a la actual cabaña de bravo perteneciente a las ganaderías más prestigiosas. No solo son ignorantes. Además, unos canallas. Y, que Dios me perdone si afirmo también que, si actualmente cualquier figura torease como se se ve torear a Manolete, no volvería a pisar la plaza. Quede dicho. No he podido ocultar la indignación que ahora mismo padezco. Bueno, y ya estamos inmersos en la más reciente actualidad.

Los toros que saltaron ayer al ruedo desde los chiqueros, fueron fidelísimos a la moda del torazo enorme, ande o no ande. Y en tal pecado, la penitencia les cayó de mano. Solamente se salvó uno. Fue el tercero. Suelto de salida y protestón. Tan solo Antonio Ferrera pudo inventarse cierto lucimiento en uno de sus quites de muy lucida brega. López Simón le replicó con otro, chicuelina, tafallera y pare usted de contar. Pero en la muleta nos dio la grata sorpresa de empezar a embestir más bondadosamente que una monja. Solo que no admitiría esos cambios por la espalda en boga que sorprenden tanto a los animales que les obliga a atropellar a quienes comenten tamaña estupidez.

Qué necesidad tenía López Simón de cometer el grave error de pegar bernardinas cambiadas por la espalda cuando ya había cuajado un faena de fenomenal carácter y traza aristocrática en la que lo mejor fueron los ceñidísimos y no por ello templados naturales tras bordarlo en un inicio a pies juntos por alto y, de seguido, excelentes y ligados muletazos en redondo con la derecha. La faena iba para haber cortado dos orejas si, además, hubiera matado bien y efectivamente. Pero no. López Simón acabó haciendo tropelías mediante esa barata bisutería actualmente tan en boga y lo pagó muy caro con un espectacular y dramático volteretón hasta difícil de describir porque fue una de esas cogidas en las que el torero parece un guiñapo en manos de un peligrosísimo prestidigitador.  Pero hombre, por Dios, si hasta ya tenías casi abierta de par en par la Puerta Grande.

Explicablemente atolondrado y casi sin saber en donde estaba, no se le ocurrió otra manera de entrar a matar que tirarle la muleta a la cara al animal con el pinchazo subsiguiente y los que vinieron después entre la desolación de cuantos ya tenían agarrado el pañuelo dentro del bolsillo para flamearlo alegremente entusiasmados. En fin, que en el toreo suceden cosas que no hay manera de explicarlas.

Antonio Ferrera hizo el paseo en loor de multitudes. Hasta le obligaron a saludar antes de que saltara a la arena el primer toro. Es decir, que a poco que le hubieran ayudado sus dos toros, la gente estaba más que dispuesta a regalarle lo que hiciera falta. Pero sus dos oponentes no le permitieron ninguna clase de alegrías salvo unos creativos lances de recibo al cuarto cerrados con revolera genuflexo y un originalísimo quite por faroles de rodillas. Y aquí paz y después la nada muleteramente hablando.

Se me olvidaba decir que ayer tampoco cesó de soplar ese viento que no cesa en esta feria aunque cambie de sentido. Ayer molestó menos bajo los tendidos de sombra. Otras tardes anteriores bajo los de sol. Ayer en ninguna parte del ruedo se pudo torear tranquilo y a gusto. Mi olvido viene de que llevamos ya varias corridas en las que torear tranquilamente es materialmente imposible. Últimamente y como no cesa el vendaval reinante, hasta se nos olvida que que continúa soplando Eolo. Y así no se puede torear porque vuelan por si solos los capotes y las muletas.

Es más que posible que, de no haber molestado tanto el vendaval, los toreros hubieran podido sacar a los toros hasta los medios y todo hubiera sido diferente.

Las caras de estupefacción y de continuos lamentos que los matadores exhibieron sin simulo, lo dijeron todo. O explicaron la nada.  Ya dije hace varios días que, antiguamente, las corridas eran suspendidas cuando soplaba el viento con fuerza cuasi huracanada. Pero ahora, ¿quien se atreve a sugerirlo?. Hay mucho dinero por medio y eso es lo que manda.

También debido a todo esto que acabo de decir, Miguel Ángel Perera pareció ayer un fantasma de la ópera vestido de blanco y plata. Por lo que se notaron todavía más sus obligadas incapacidades y mira que lo intentó por activa y por pasiva una, otra y otra vez. Vaya por Dios…

Madrid. Plaza de Las Ventas. Jueves, 6 de junio de 2019. Vigésimo cuarta de feria. Tarde soleada y muy ventosa con más de tres cuartos    de entrada.

Seis toros de Puerto de San Lorenzo de imponente presentación por fieles al tipo de su encaste, procedencia don Atanasio Fernández. Negro y aveletado el que abrió plaza, corto y echando las manos por delante en el recibo apuntando ser mejor por el lado izquierdo. Cumplió sobradamente en el primer puyazo y en el rectificado segundo, pronto en banderillas y violento además de corto y rematando los viajes muy por arriba, deslucidísimo. Negro el segundo que en las manos de Perera  en el recibo pareció más grato de lo que fue, cumplidor en varas, bordeando el gazapeo, muy costoso de meter en la muleta por el lado derecho – no pasó casi nunca -, imposible templarlo y otro tanto por el izquierdo. También negro el tercero e igualmente cuajado y agresivo, muy suelto en el recibo además de protestón, acostado en varas, para nada franco en quites, pero excelente sin ningún reparo en la muleta salvo en las inconvenientes pedresinas cambiadas del final. Similar a sus hermanos anteriores el cuarto, aunque muy suelto de salida, obediente al capote, justo de fuerza, prontamente cumplidor en varas y corto de viajes además de descompuesto en la muleta por el lado derecho y más fácil por el izquierdo. Quinto, muy abierto de cuerna, muy suelto de salida, las manos por delante en el capote, medio cumplidor en varas, y de blando además de muy huidizo a noble por el lado derecho hasta empezar a rajarse. Como sus hermanos, el negro sexto, sobrepesado y grandullón, acapachado, también echó las manos por delante y sin querer ir al caballo hasta que no le cupo otro remedio para mansear y seguir huyendo, esperó en palos y se negó a colaborar en la muleta pese al notable empeño de quien lo mató.  

Antonio Ferrera (marino y oro): Pinchazo, estocada y descabello, silencio. Estocada baja de rápidos efectos, silencio.

Miguel Ángel Perera (blanco y plata): Media estocada trasera saliendo perseguido que fue suficiente, silencio. Estocada trasera perpendicular y cuatro descabellos, silencio.

López Simón (perla gris y oro): Tres pinchazos, pinchazo hondo y descabello, aviso  y ovación. Pinchazo, estocada suelta y seis descabellos, aviso y silencio.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. Aficionao dice:

    Diego Robles, hombre muy experimentado, haría bien aconsejando a López Simón que debe acortar las faenas. Ayer le costó muy caro

  2. Santiago dice:

    Oiga si dice usted que deberian suspenderse las corridas por culpa del viento y este sopla casi todos los dias, entonces no habria feria de San Isidro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: