Corpus en Toledo. Maestría de Juli y temple de Álvaro Lorenzo

Los toreros de la casa, Juli y Lorenzo, salen a hombros tras sellar dos obras plenas con dos grandes balas de Alcurrucén en cuarto y sexto lugar. Morante abroncado y Manzanares ovacionado

Una corrida monstruo era la que presentaba la plaza de toros de Toledo para el tradicional festejo del Corpus en la capital de Castilla-La Mancha. Se lidiaban astados de Alcurrucén para Morante de la Puebla, El Juli, José María Manzanares y Álvaro Lorenzo.

Auguraba en los primeros tercios el primero un mejor comportamiento del que finalmente en las telas de Morante, en una faena en la que finalmente el torero cigarrero abrevió por lo desclasado de su oponente. Detalles de toreo despacioso por ambos lados sin más en un trasteo en el que el viento molestó mucho. Mató de media que escupió, pinchazo hondo, otro pinchazo y estocada casi entera. Silencio.

Por delantales saludó Juli al segundo del festejo, un animal girón, con 533 kilos, bajo y largo. Por chicuelinas fue el quite de López tras un fuerte puyazo, viniéndose muy abajo el animal cuando tomó la franela. Eso hizo tirar de distancias cortas a Juli por la falta de poder y transmisión de su oponente. Ahí fue donde conectó el torero con un tendido que finalmente le premió con una oreja tras una estocada trasera pero efectiva.

“Cara alegre”, de 525 kilos, llevaba por nombre el tercero de Alcurrucén, primero del lote de José María Manzanares. El alicantino dejó verónicas de buen trazo de inicio a un animal que derribó al piquero. Calidad sin fuerzas tuvo el de los Hermanos Lozano, con el que Manzanares compuso series de buen trazo especialmente por la mano derecha. Una serie le pegó a zurdas, por donde también respondió noble el astado. Mató de pinchazo y estocada, pero tardó mucho en caer el astado. Ovación tras petición.

Movilidad y transmisión ya tuvo el tercero en un inicio de faena de Lorenzo en el que el toledano se echó de rodillas y compuso en esa posición llegando con mucha fuerza al tendido. Toro que aguantó una proposición muy suave del manchego, que llevó al animal embebido en sus telas ralentizando la embestida con calidad de “Clarín”. Incluso por circulares le respondió hasta el final un animal que fue bravo. Mató de estocada entera trasera y paseó dos orejas.

Morante no quiso ni ver a un quinto al que le dio lo suyo en el caballo. Muleta en mano, probó por ambos lados sin más al astado, acortando entre pitos su faena. Mató de pinchazo y estocada muy baja, metiéndose al burladero con el toro aún sin caer. Pitos.

A pies juntos fue el inicio de la faena de Juli al sexto, toro que fue rompiendo en su muleta conforme fue componiendo tandas de conexión el torero. Decidió que los medios sería el sitio de torear al de Alcurrucén a pesar del viento imperante, y ahí le sopló especialmente a diestras tandas que fueron toda una explosión en el tendido. Con menos transmisión el toro a zurdas, lo llevó también embebido al natural Juli. Por circulares exprimió a su oponente el torero en el final de faena, rematando por ayudados por alto y matando de estocada arriba y paseando dos orejas.

“Habanero” llevaba por nombre un séptimo al que José María Manzanares saludó doblándose con el capote. Pero no tuvo el animal la vida que cuarto y sexto, siendo más soso y gastándose en momentos aislados el alicantino, especialmente por el lado derecho, por el que se desplazaba más fácil el astado del hierro toledano. Mató de dos pinchazos y estocada trasera y un punto caída. Ovación.

Apagado pero humillador fue el sexto, toro con el que Lorenzo volvió a dejar momentos despaciosos ante la embestida humillada del animal. Porfió en el final de la obra antes de matar de estocada y doble descabello. Oreja tras aviso.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Toledo. Corrida de toros del Corpus. Tres cuartos de entrada.

Toros de Alcurrucén, correctos de presencia. Soso y desclasado el primero; a menos un segundo sin transmisión; noble pero sin fuerza el tercero; bravo el embestidor cuarto; sin recorrido el deslucido quinto; Con entrega y buena intención la del duradero sexto; soso el deslucido séptimo; humillado un octavo que se apagó pronto.

Morante de la Puebla, silencio y bronca.

El Juli, oreja y dos orejas.

José María Manzanares, ovación y ovación.

Álvaro Lorenzo, dos orejas y oreja tras aviso.

Javier Fernández Caballero en CULTORO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: