3ª de San Pedro en Burgos. La torería de Aguado, lo más destacado de la tarde

El sevillano, que entró en el cartel sustituyendo a Roca Rey, acabó dando la única vuelta al ruedo del festejo después de que el palco le negase una oreja

Abrió plaza un toro negro, rematado, bajo y apretado de carnes, del ganadero local Antonio Bañuelos. Lo recibió Perera en los medios enjaretando tres bellas verónicas. Entró al peto de largo el animal, recibiendo un buen puyazo. El quite por chicuelinas del extremeño llegó al tendido y, tras un buen par de Javier Ambel, comenzó el trasteo sobre la derecha. El toro se le coló y recibió un golpe con la pala del pitón sin consecuencias. Se echó entonces la muleta a la zurda y le pegó una tanda de naturales de buen trazo. Administrando los tiempos, el extremeño hizo la faena en los medios por ambos pitones, matando de dos pinchazos, media estocada y un golpe de verduguillo.

Con verónicas de mano baja quitó Perera al colorado que hizo cuarto, el toro de la merienda. Comenzó después el trasteo con derechazos en los medios. Lo probó a continuación por el pitón izquierdo, acortando las distancias por el poco recorrido del toro al desplazarse por ese pitón. El animal tuvo poquita fuerza pero desarrolló clase, aunque sin fondo. La estocada entera trasera y el descabello dieron paso al silencio.

Emilio de Justo recibió con el capote sin poder lucirse al toro que hizo segundo. El animal, con poca fijeza, salió suelto en cada lance. Recibió un puyazo previo a un buen par de Morenito de Arles. El de Bañuelos, de poco recorrido y transmisión, se escapaba de las suertes y terminó obligando al cacereño a coger la espada de verdad. Mató De Justo de dos pinchazos y una entera.

Al cinqueño quinto, de buenas hechuras, le clavó un par de banderillas en todo lo alto Morenito de Arles, que se desmonteró por aclamación popular. De Justo comenzó su trasteo con muletazos profundos y bajándole la mano al animal. Bien colocado, De Justo se gustó saliéndose con el toro hasta los medios. Dio una tanda al natural, pero el burel se quedó corto en su embestida con lo que el torero cacereño optó por arrimarse a los pitones. Mató de pinchazo y estocada defectuosa -por desprendida- y fue silenciado.

Aguado paró al castaño tercero meciendo el capote en cuatro verónicas en las que encajó con torería la figura. Recibió el de Bañuelos una vara sin emplearse en el caballo. El sevillano arrancó el tercio de muleta en los medios toreando al natural. Consiguió hacer sonar la música a base de torear despacio por el pitón izquierdo. Mató de estocada entera caída y dio una vuelta al ruedo tras fuerte petición de oreja.

Cerró el festejo un toro serio con mucha cara, que recibió un buen puyazo del picador Juan Carlos Sánchez. Brindó Aguado la faena al público burgalés y comenzó a manejar las telas con derechazos a media altura. Toro con fijeza al que el sevillano llevó muy toreado de principio a fin. Hizo sonar la música y se pasó la muleta a la izquierda sacando una buena tanda al natural. La estocada entera con la que concluyó quedó mal colocada y fue silenciado.

Burgos, lunes 1 de julio de 2019. Feria de San Pedro y San Pablo.

Toros de Antonio Bañuelos, muy bien presentados pero desiguales de comportamiento. Corrida justa de fuerza en general a excepción del primero y del sexto.

 Miguel Ángel Perera, aplausos y silencio.

Emilio de Justo, silencio en su lote.  

Pablo Aguado, que sustituía a Roca Rey, vuelta al ruedo tras fuerte petición y silencio. 

Entrada: Lleno de “no hay billetes”. Morenito de Arles se desmonteró tras parear al quinto.

Juan Antonio Monje en Aplausos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: