5ª de las Corridas Generales en Bilbao. Vuelve a triunfar Luis David, una gran faena de El Juli y cabreo de Ponce

Luis David saluda con una larga cambiada de rodillas al tercero

El doble triunfo tan populista como indiscutible de quien sustituyó al todavía convaleciente Pablo Aguado, una sustitución debida a la influencia de la empresa que apodera a Luis David, convirtió Vista Alegre en plaza de pueblo. Pero como quien manda es el público, pues a tragar. Esta vez hizo bien Matías en negar la segunda oreja al hidrocálido, pedida con general pasión, dado que el muchacho había vuelto a aprovechar tan lujosa ocasión en las mismas barbas de dos de las más grandes figuras desde hace muchos años. Casi 5o Ponce y 30 El Juli. Bien fue cierto que Luis David la aprovechó a tope de sus posibilidades con su variado capote, su darlo todo en la muleta sin distinción de calidades porque también cuajó excelentes muletazos por lo más clásico y segurísimo con su espada que le va a abrir muchas puertas grandes.

Oreja a El Juli en Bilbao bilaketarekin bat datozen irudiak

Yendo de mayores a menores éxitos en esta corrida que fue la que más triunfó en la taquilla de cuantas llevamos vistas este año en Bilbao, El Juli volvió a ser el gran torero de siempre. Sobre todo con el quinto toro que fue el mejor oponente de su lote y el que le permitió desplegar su sabiduría y todas sus habilidades capoteras y muleteras con el añadido de acertar al primer envite con sus espadazos al salto. Incombustible El Juli.

Oreja a El Juli en Bilbao bilaketarekin bat datozen irudiak

Y Enrique Ponce, ¿qué?. Hoy le dejo para el final de esta crónica no solo porque fue el único de la terna que no triunfó, sino por las razones que creo por las que fracasó. Bien fue cierto que los bilbainos le trataron con el cariño y la admiración de siempre. Pero descontando el comportamiento del público, lo que más perjudicó a Ponce ayer fue su archiconocida difícil facilidad.

Claro que, tal virtud, que tiene tantos aspectos positivos como negativos, ayer le jugó una malísima pasada porque sobre todo con el inagotable y muy noble cuarto toro, no se dio cuenta de que sus docenas por no decir centenas de muletazos se sucedieron sin el menor de los ecos, precisamente por tan fácilmente interpretados. El toro era una monja y la emoción nunca saltó desde el ruedo a los tendidos.

Y Enrique, desesperado por no sentir la respuesta del público, empezó a cabrearse haciendo gestos de incomprensión hasta el punto de perder el oremus. Sus muchas miradas a los tendidos como preguntando por los por qué de tamaña reacción silenciosa de la gente, su rostro siempre natural se desencajó al convertirlo en crispado y fueron pasando los minutos hasta tener que escuchar dos avisos  – pareció que no oyó el primero – hasta que cuando iba a sonar el tercero decidió liquidar a su oponente.

Enrique Ponce, después de consumar centenares de hazañas con torazos muy difíciles cuando no con reacciones propias de los imposibles, últimamente viene prefiriendo ser más artista que poderoso. Y como lo ha conseguido, incluso después de su terrible y último percance en Valencia, ayer se vistió por tercera vez con el terno blanco y azabache que se puso por primera vez en sus Fallas para homenajear un aniversario del Valencia Club de Futbol y por segunda en su apabullante reaparición en El Puerto de Santa María.

Mira, Enrique: No te lo pongas más. Y cuando vuelvas a Bilbao en la que será tu 71 vez, se fiel a lo que en esta plaza siempre fuiste: Un gladiador torero invencible e inigualable.

Bilbao. Plaza de Vista Alegre. 22 de agosto de 2019. Quinta de feria.  tarde soleada con rachas de viento y tres cuartos de entrada.

Seis toros de Garcigrande – Domingo Hernández, justamente presentados. Negro mulato el que abrió plaza, veletillo, sueltecito y de inmediato noble, cumplió en varas manseando en el segundo encuentro y enrazadamente noble en la muleta por el lado derecho, cortito y echando la cara arriba por el izquierdo, sacando genio al final. Negro el segundo, suelto en el principio del recibo y noble después, cumplió en el caballo sin sobrarle las fuerzas, sobre todo tras pegarse una costalada. Fue devuelto a los corrales. El sobrero, de Garcigrande, castaño y corretón de salida además de muy suelto, costó fijarlo, se defendió en varas saliendo suelto, corto y derrotón por el lado derecho, también por el izquierdo aunque mejoró algo, muy deslucido pues. Colorao, chorreado y ojo de perdiz el tercero, las manos por delante en el recibo, cumplió en el caballo tapándole la salida, persiguió en banderillas, repetidor por el lado derecho y no tanto por el izquierdo moviéndose sin clase aunque mejoró por el izquierdo al final. Negro el cuarto, manos por delante en el recibo saliendo de los lances con la cara alta, se picó al relance en el primer encuentro y le aliviaron el castigo en el segundo, nada grato en palos y aparentemente sin los defectos anteriores en la muleta gracias a quien tuvo delante. Colorao el quinto, manos por delante y corto en el saludo, descabalgó en varas y aunque no tuvo clase duró mucho y se dejó exprimir. Y negro el último, noble con muy poca fuerza en el recibo, aliviado en varas, muy protestado pero válido por resistir con nobleza, durabilidad y hasta con clase. 

Enrique Ponce (blanco y azabache): Buena estocada tardando en doblar y tres descabellos, aviso y gran ovación con saludos. Pinchazo muy hondo y cuatro descabellos, dos avisos y ovación. 

El Juli (grana y oro): Pinchazo, casi entera caída y dos desacabellos, silencio. Pinchazo muy hondo y cuatro descabellos, dos aviso al borde los tres y grandísima ovación. Buena aunque trasera estocada de lentos efectos, oreja. 

En sustitución de Pablo Aguado, Luis David (añil y oro): Casi entera caída, petición y oreja. Gran estocada, oreja, fortísima petición de la segunda y bronca al palco. 

A caballo destacó José Antonio Barroso. En la brega y/0 en banderillas, Jocho, Mariano de la Viña, Álvaro Montes, José María Soler y El Pilo, 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. Santiago dice:

    El Julu siempre con la misma ganaderia, Domingo Hernandez y Garcigandre son lo mismo. Y lo de Ponce normal que el publico no hiciera mucho caso toreando un toro manso, como siempre. Cual sera la proxima de estos dos Alcurrocen o Nuñez del Cuvillo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: