6ª de las Corridas Generales en Bilbao. Histórica apoteosis de Paco Ureña

Fue el triunfo de una doble perfección: dos toros sensacionales de Jandilla, honor y gloria de bravura positiva, y dos completísimas labores que ni soñadas a cargo de Paco Ureña que ya venía anunciando su excepcionalidad torera a lo largo de esta temporada que, no lo dude nadie, llevará su nombre. Dicho así y con tan pocas palabras, sobrarían las demás en esta crónica que escribo de madrugada todavía tembloroso y limpiándome esas lágrimas que, en mi, solamente brotan cuando la emoción la provocan las más bellas artes. Claro que, en el caso del arte del toreo, cuenta el añadido de que el intérprete se juega la vida en tan carísimo empeño.

Derechazo del torero de Lorca

Este diestro murciano de Lorca lo venía anunciando desde que  empezó su carrera y este año 2019 lo está confirmando con sobradas creces en las más grandes ferias y plazas de la temporada en las que habría que escribir sobre sus hazañas con letras de oro y diamantes.

Y si a esto hay que añadir más, aunque el gran y todavía muy joven torero jamás ha hecho mención ni la más mínima presunción de la terrible cogida en la que perdió totalmente la visión de uno de sus ojos sin darle nunca la menor de las importancias y, mucho menos, vender tal desgracia como tenía todo el derecho a hacerlo con los subsiguientes réditos, ahí le tenemos en lo más alto del pináculo del toreo más auténtico y sublime.

Dada la importancia de estas llamadas Corridas Generales de Bilbao que siempre fueron y continúan siendo un lujoso y altísimo pináculo de cada temporada, lo hecho ayer por Paco Ureña pasará a los anales.

Pero es que, además, este es el torero que menos presume ni hace la menor gala de sus propias gracias ni de sus altísimas glorias. Nunca habíamos visto a un torero tan humilde en sus gestos fuera de su obligada cercanía a los toros. Ayer quizá notamos como se iluminaba su rostro al volver al callejón en donde le abrazaron todos los que allí había, muchos compañeros entre ellos, y como se le iluminaba aún más cuando le sacaron a hombros de la plaza, por cierto en un primer tramo aupado por un compañero de fatigas, el malagueño Jiménez Fortes, rodeado de un grupo de jóvenes y de niños con cara de ángeles. Como si le llevaran hasta el mismísimo Cielo y hasta Dios le esperara para abrazarle.

Le había bastado hacer el gran toreo con la máxima pureza interpretativa por lo más clásico y eterno – eso nunca habrá nada que lo supere en la tauromaquia – alcanzando el máximo rango porque, si a la autenticidad le añadió la calma mediante el temple – máxima virtud – y aún más cuando ese temple se ralentiza al máximo, esas obras serán recordadas hasta la eternidad y muchísimos soñaremos con ellas. Revolotearan dentro de la historia y permanecerán para siempre en el recuerdo de los que tuvimos la suerte de verlo y de vivirlo.

No merece la pena que en esta crónica entremos en la siempre manida – y casi siempre obligada – descripción de los detalles porque hablar de los detalles, sobre todo de los técnicos, ensuciaríamos la impresión que nos causó. Y porque de lo que sobre, lo ocurrido ayer en la Plaza de Vista Alegre bilbaina, solo merece la pena quedarnos con el conjunto.

Pienso que hablar ahora mismo de pases y de pasos, de idas y venidas y de toda la tramoya que rodea obligadamente al toreo, no sería de recibo por parte de mis más fieles lectores que, también pienso o mejor dicho, creo que se identifican con mis sentimientos y por ello me siguen leyendo.

Uno siempre intenta que al final de la lectura les quede el palpito de sus sentimientos.

Por lo demás y sin detenernos en minucias, la tarde fue tan de Ureña que, una vez terminado el festejo, cuanto hicieron Diego Urdiales y Cayetano . ayer, aunque quisieron mucho y le echaron redaños sin la suerte de cara, pronto pasará al olvido aunque estamos seguros de que nos esperan buenas ocasiones de ambos espadas.

Y aquí paz y después gloria.

Paco Ureña da feliz la vuelta al ruedo con sus premios

Bilbao. Plaza de Vista Alegre. Viernes 23 de agosto de 2019. Sexta de feria. Tarde soleada y muy calurosa con dos tercios largos de entrada larga.

Seis toros de Jandilla y Vegahernosa (tercero, cuarto y sexto), muy bien presentados y más que serios. Castaño el primero, manos por delante y corto de viajes en el saludo, sin celo en el primer puyazo y suelto del seguyndo, como antes no humilló en banderillas, áspero, corto y derrotando alto en la muleta incluso con peligro.  Castaño listón el segundo, suelto con las manos por delante y con media arrancada sin humillar en el saludo, se defendió en varas yendo al relance en el primer encuentro, muy movido y sin definirse, berreón y protestón en el arranque de la faena por bajo, y mucho mejor por el pitón derecho que por el peligroso izquierdo hasta pararse pronto. Negro el tercero, suelto en el saludo y apenas grato en el capote, alegre y bravo en varas, y noble además de encastado en la muleta. Negro el cuarto, manos por delante y revolviéndose en el saludo, aliviado en varas, se defendió en banderillas y corto además de derrotón con peligro en la muleta. Negro listón el quinto, obediente y humillado en el saludo, alegre y bravo en varas, pronto en palos, noble en quites y noble aunque ya sin brío y apagado en la muleta. Negro mulato en sexto, manos por delante y frenándose en el saludo, no sobrado de fuerzas, romaneó en el primer puyazo, bravo en el segundo, pronto en banderillas y muy noble en la muleta por los dos pitones.

Diego Urdiales (grana y azabache): Pinchazo muy hondo tendido y media estocada, silencio. Pinchazo y estocada,  gran ovación con saludos.

Cayetano (carmelita y oro): Buena estocada y descabello, ovación con saludos. Más de media estocada tendida, ovación con saludos.

Paco Ureña (teja y oro): Gran estocada encunándose totalmente, dos orejas y ovación al toro. Gran estocada, dos orejas y apoteósica salida a hombros.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. Santiago dice:

    Los comentaristas dijeron que no se merecía las dos orejas en el primer toro, la verdad es que estuvo mejor en su primer toro que Manzanares y Adame. Y en el segundo sobran las palabras. De 10 su crónica.

  2. Chris Brant. dice:

    Una crónica a la altura de aquella que nos regaló sobre el triunfo de Aguado en Sevilla. Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: