8ª de las Corridas Generales en Bilbao. Dos orejas para Juan Leal que, además de valentísimo, cada día está mejor

Juan Leal inicia de rodillas su faena al quinto toro

Hoy habrá polémica y discusiones acerca de la actuación del francés-sevillano Juan Leal que esta temporada está metiendo la cabeza en las ferias, incluso en las más importantes como las de Madrid y Bilbao, justo premio a su descomunal valor que ha venido prodigando a costa de cogidas y de cornadas sin que ninguna halla hecho la más mínima mella en su incondicional disposición, Juan siempre quiso ser matador de toros con una fuerza de voluntad ilimitada y, de paso, adquiriendo el dificilísimo oficio propio de quienes ejercen esta profesión. Razón de más para que a su enorme valentía vaya añadiendo y puliendo poco a poco sus maneras aunque siempre fiel a su concepto ojedista que para Leal es obsesivo. Tiene todo el derecho del mundo a ser como es y como su caso es excepcional, va avanzando sin renunciar nunca a su mayor virtud. Y esto, señores, no es para nada fácil ni lo pueden hacer todos los que se visten de luces. Para su suerte, además, Juan Leal tiene cara de ángel celestial y una sonrisa natural y en absoluto afectada, lo que le también le ayuda para ir avanzando.

Todavía no puede elegir. Bastante es que ha conseguido que le pongan y como ya le ponen con una frecuencia que en los inicios de su carrera parecía imposible, este joven va avanzando y perfeccionándose sin que le abandone su ilimitado valor. Y eso se premia. Y como se premia, llegamos a su triunfo de ayer, desde luego que también gracias a la suerte que tuvo con el mejor lote de la impresionante corrida de Ricardo Gallardo, pero también a su desprendimiento ilimitado. Y como, además, viene aprendiendo logrando eso tan difícil que es torear, lo va consiguiendo como vimos y celebramos ayer con su segundo toro. Pero es que, además, a todas sus virtudes añade ese tirarse a matar en unos toma y daca que hielan los corazones de los que le ven desde luego que asustadísimos. Susto que todos sentimos menos él.

El arte es muy importante y quizá sea una de las mayores razones para que los artistas escasos de valor permanezcan porque el arte llena las almas de emoción y, además, nunca se olvida. Pero los sobradísimos de valor con Juan Leal tienen que demostrar absolutamente lo que son todas las tardes. Y esto también es para quitarse el sombrero.

Bueno, con todo lo dicho, o escrito para que se ajuste a una crónica, llegamos a la tarde de ayer en Bilbao con Juan Leal como máximo protagonista actuando entre un gran artista como Finito de Córdoba y con una gran promesa que, en vez de certificar lo que anunció una mañana en esta misma plaza bilbaina cuando se encerró con seis novillos y nos volvió locos a todos los que estuvimos, y pasado el tiempo no ha vuelto a hacerlo.

Y uno se alegra con el triunfo de Juan Leal como se alegraron cuantos hubo en los tendidos de Vista Alegre. No es fácil lograr la unanimidad aunque siempre haya quienes estén en total desacuerdo con la mayoría como seguro veremos hoy leyendo las pretenciosas crónicas en algunas importantes tribunas. Bueno y ¿qué?. Pues que los antis seguirán sufriendo…

Un tiene ya muchos años e infinidad de corridas en su mente para darme cuenta de lo inútil que es ponerse la la contra de nadie. Yo me puse a la contra de El Cordobés porque por entonces pertenecía al orñoñismo incondicional y una noche, viajando con tan grandísimo torero desde Zaragoza a Madrid, me soltó lo siguiente: “José Antonio sé perfectamente cuales son tus gustos que son míos, pero Benítez, que así lo llamaba siempre el gran maestro, tiene un inmenso valor, una grandísima personalidad y una muñeca izquierda inconmensurable”. Bueno, pues no me convencío y tardé muchísimo tiempo en darle la razón a quien había sido mi preferido.

Y desde estos recuerdos, cada vez que sale uno con tantísimo valor, le admito y gozo juntos a los miles que le gozan que fue lo que pasó ayer en Bilbao con Juan Leal. Tanto fue así que hasta le pidieron con pasión la segunda oreja del quinto toro cuando ya había ganado otra del segundo y, por tanto, hubiera podido salir a hombros de la plaza. Fue igual porque se lo comieron a besos y abrazos los que había en la salida con las cámaras de sus móviles para inmortalizar el momento.

Bueno, pues que intenten los enfurruñados detractores para convencerse de su equivocación y ya verán como les corren a gorrazos.

Tampoco hoy quiero entrar en detalles porque, además, cuando se televisan las corridas, absolutamente todos los aficionados de todo el mundo que ven la corrida en directo, o también en diferido, saben y sienten lo que han visto: La emoción del riesgo en estado puro.

Juan Leal ayer, además, sin abandonar sus alardes de valor, toreó formalmente bien al muy buen toro quinto de Fuente Ymbro y lo mató mejor que al segundo que fue de un espadazo suicida y al quinto como mandan los cánones.

Ayer Finito de Córdoba y José Garrido figuraron de simples acompañantes de Juan Leal. Bien es cierto que vi más que dispuesto a Finito aunque en cuando a su arte, solo nos dejó detalles como las dos medias verónicas para colocar al primer toro ante el acaballo. No tuvo el toro para él necesario en este momento.

Y en cuanto a Garrido, cada vez que le veo me es inevitable recordar lo muchísimo que me gustó en aquella novillada matinal. Lo que escribí sobre ese festejo, no se ha cumplido y mucho que lo siento.

Bilbao. Plaza de Vista alegre. Sábado 24 de agosto de 2019. Octava de feria. Tarde ventosa con media entrada.

Seis toros de Fuente Ymbro, muy bien presentados, serios y parejos. Castaño el primero, gran trapío, suelto de salida, manos por delante en los lances del recibo, se defendió en varas, más fijo aunque suelto en el segundo y muy incómodo por derrotar muy alto en cada pase. Otro castaño el segundo, suelto de salida,  corto aunque metiendo la cara en el saludo y en un quite, manseó en varas, persiguió en banderillas, noble y humillando en la muleta sobre todo por el pitón izquierdo, sin que le sobrara fuerza pues se vino abajo.  Negro el tercero, un cinqueño serísimo, manos por delante y tendiendo a tablas, al relance en el buen primer puyazo, también en el segundo, bravo en los dos y gran movilidad, huidizo y aunque escarbó, aprovechable sin clase por los dos pitones hasta que se vino abajo defendiéndose. Negro bragado y también muy serio aunque bajo, corto y manos por delante en el recibo, aliviado en un puyazo al relance y en el segundo saliendo suelto, escarbó en banderillas muy distraído y mejorando mucho aunque sin fuerza en la muleta. El negro quinto, también cinqueño, acodado de pitones, noble en el saludo, bravo en varas, noble en quites, también en la muleta aunque le faltó algo de fuerza. El sexto, castaño y de gran trapío, suelto en el saludo aunque noble en el capote, bravo con fijeza en el caballo, noble aunque falto de fuerza en la muleta, además de suelto y pronto rajado poniéndose muy difícil para entrar a matar.

Finito de Córdoba (obispo en terciopelo y azabache): Estocada trasera y caída, silencio. Pinchazo y estocada efectiva, silencio.

Juan Leal (violeta y oro): Estoconazo delantero entregándose totalmente, oreja. Otro estoconazo de entrega, oreja y muy fuerte petición de otra.

José Garrido (palo de rosa y oro): Estocada, palmas con saludos. Dos pinchazos, estocada y dos descabellos, aviso y silencio.

A caballo destacaron Vicente González Barrera, Oscar Bernal y Aitor Sánchez. En la brega y/o en banderillas, Carlos Chicote, Javier Crespo, Agustín de Espartinas, Manuel de los Reyes, Marc Leal, Antonio Chacón y Manuel Larios.  

 

 

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. Aficionao dice:

    Otra gran crónica, al alcance sólo de elegidos como el Sr Del Moral. Enhorabuena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: