San Miguel en Sevilla. Muy cariñoso adiós a El Cid

El Cid, en su despedida de Sevilla

El lleno que ayer registró la bellísima plaza de la Real Maestranza, por cierto compuesto por una mayoría de aficionados mediocres o mejor sería decir decadentes, apenas correspondió con lo sucedido, salvado por la muy cariñosa despedida de El Cid quien, con el lote más potable, reverdeció sus laureles, sobre todo con el capote y con la muleta que no con la espada que manejó con simple eficacia. La señora que presidió el festejo se negó en redondo a concederle un primer trofeo pienso que legítimo y le regaló la oreja del cuarto porque de haberse negado otra vez, los que la pidieron le habrían armado la de San Quintín. Del conjunto de la actuación del diestro de Salteras, quedaron para el recuerdo hermosos pasajes a la verónica y no pocos naturales marca de la casa. El Cid, estaba cerrado una gran temporada tras varios años decadentes. Y ayer quedó certificada su brillante actitud con la suerte de cara en el sorteo porque sus dos toros fueron los mejores con mucho de esta corrida, por lo demás, decepcionante. Tuvimos que taparnos los ojos para no sufrir el muy pobre juego que dieron las reses de don Victoriano, tan acostumbrados como estábamos a ver tantos y tantos toros soberbios de esta gran ganadería. En fin, que mejor sería suplir el trance con un tupido velo. Pero es que, tan pobre juego, nos estropeó el pasodoble porque los destinatarios de tamaña desgracia fueron nada menos que Enrique Ponce y, sobre todo, José María Manzanares, glorioso autor de muchas faenas para el recuerdo con las de ayer sin poder redondearlas cual las empezó hasta que se vinieron abajo al compás de las pronto decaídas embestidas de sus dos enemigos. José María suele compensar los desaires muleteros con monumentales estocadas. Pero ayer le falló el tino al intentar recibir dos veces antes de que enterrar el espadazo definitivo al matar al tercer toro. Y menos mal que al sexto le atizó un volapié de campeonato.

Y volvimos a sufrir con otra tarde más de Enrique Ponce sin ninguna suerte frente a un lote podrido. Lo de casi siempre en Sevilla con el gran maestro que, a este paso, se va a ir del toreo sin poder triunfar en la Maestranza como en las por cierto sus muy escasas veces en las que pudo lucir aquí sus reverendísimas excelencias, prodigadas en un sin fin de obras en todas las plazas del mundo durante los casi treinta años que lleva ocupando el trono.

A mi me volvió a dar mucha pena verle queriendo superar lo insuperable, reconvertido en trabajador tenaz cuando lo que correspondía fue cortar por lo sano que es lo que en estos casos siempre hicieron todas las grandes figuras del toreo. Sí. Me da una pena infinita ver a Ponce tratando de hacernos creer que su tesón lo puede todo para, a la postre, dar la impresión de que su infalibilidad se ha quebrado.

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza.. Sábado, 28 de septiembre de 2019. Segunda corrida de la Feria de San Miguel. Tarde muy calurosa con lleno en los tendidos.

Seis toros de la ganadería de Victoriano del Río ( el quinto con el hierro de Román), de aceptable presentación y nobles aunque flojos en distintos grados. El primero y el cuarto duraron más que sus hermanos. Deslucidísimos primero y cuarto. Y algo más enterizos tercero y sexto.

Enrique Ponce (blanco y azabache): Estocada, silencio. Estocada. silencio.

EL Cid (azul prusia y oro): Estocada caída, petición de oreja desatendida y ovación con saludos. Estocada trasera, oreja. Dio una vuelta al ruedo a hombro

José María Manzanares (burdeos y oro): Dos pinchazos en la suerte de recibir y estocada, silencio. Gran volapié, ovación.

A caballo destacaron José Palomares, Juan Bernal y Chocolate. En la brega y/0 en banderillas, Mariano de la Viña, Jocho, Jaime Padilla, Lipi, Daniel Duarte, Juan José Trujillo y Luis Blázquez. 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

7 Resultados

  1. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Muchas gracias, amigo. Un fuerte abrazo

  2. Gregorio dice:

    Me sorprende usted diga que los aficionados eran “mediocres o decadentes” ¿Porqué?

  3. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Por muy localistas

  4. Aficionao dice:

    ¿Y que me dice del trato que recibe Ponce de cierta parte de la afición de Sevilla? ¿No cree usted que no soportan que sea máxima figura sin necesidad de triunfos rotundos en Sevilla?

  5. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    Completamente de acuerdo con usted. Ha sido el mejor del mundo sin el permiso de los sevillitas durante más de un cuarto de siglo. Y eso les jode mucho. Nunca se lo perdonarán.

  6. Aficionao dice:

    Es que no recuerdo que en Sevilla se pitase a un torero en plena faena como ocurrió el sábado al iniciar una poncina. Algo parecido pude comprobar hace dos ferias de San Miguel, en la tarde de la alternativa de Aguado y la retirada de Manuel Quinta, que estuve en la plaza. Parte del público muy agrio con él y eso que esa tarde sin ser un triunfo grande estuvo muy bien
    Por cierto, con la sustitución de Ponce este sábado la plaza estaba llena. Al día siguiente con Morante y Manzanares ni tres cuartos. Y eso que algún crítico sevillano decía que se iba a devolver entradas cuando se anunció a Ponce. Esos críticos debería pedir disculpas por tamaño desliz. Hay un sector de la afición de Sevilla que no tiene remedio. En los 60 no eran de Camino sino de Curro, y recientemente no han sido de Ponce sino ¡de Rivera Ordoñez!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: