San Miguel en Sevilla. Celebración localista en la alternativa de un ecijano

Ángel Jiménez, en un pase de pecho

Salvo los toros que cayeron en las manos del toricantano, primero y sobre todo el sexto, la corrida de Daniel Ruiz fue muy deslucida por no decir pésima. Con decir que Morante no pudo dar un solo lance ni un solo muletazo lucidos y que a pesar de eso, nadie quiso ni pudo recriminarle, está dicho todo.

Casi otro tanto podríamos decir de El Juli, salvado de puro milagro al entrar a matar al quinto en una pavorosa cogida realmente asustante por su aparatosidad y de la que salió sin ser herido de puro milagro. La ovación que escuchó El Juli tras doblar el animal, fue de celebración por no haber resultado herido. El Juli, queridísimo y admiradísimo en Sevilla por sus incontables grandes triunfos en la Maestranza, fue homenajeado para compensarle del tremendo susto.

 

El ecijano Ángel Jiménez se llevó el único lote posible, sobre todo el buen sexto que cerró la tarde. Aunque no se había llenado la plaza, los que cubrieron tres cuartos de entrada, se volcaron de principio a fin con el nuevo matador, sobre todos los que hubo en los tendidos seis y ocho convertidos en una entusiasta e incesante clac dispuestos a que su torero triunfara hiciera lo que hiciese. Bien es cierto que el nuevo doctor estuvo muy valiente, más que dispuesto y, en no pocos momentos, francamente lucido, sobre todo en su completa intervención frente al último toro de la tarde, tanto con el capote como con la muleta, no con la espada. Pero no así con el primero que, por puntear al final de sus nobles viajes, le enganchó la muleta en casi todos los muchos pases que pegó al que mató de pinchazo y estocada caída, pese a lo cual, la mayoría de los asistentes solicitaron la oreja con inusitada pasión. Dio una vuelta al ruedo como si hubiera cortado dos. Tampoco importó que escuchara un aviso en plena faena al sexto ni que descabellara tras la estocada. El entusiasmo con fue pedido el trofeo fue de marca mayor. Pues qué bien…

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Domingo, 29 de septiembre de 2019. Última de feria en tarde calurosa con tres cuartos de entrada.

Seis toros de la ganadería de Daniel Ruiz, bien presentados y de muy mal juego, salvo el primero aunque punteó al final de sus viajes y, sobre todo, el sexto.

Morante de la Puebla (celeste y azabache): Dos pinchazos, media atravesada y dos descabellos, silencio. Tres pinchazos y descabello, silencio.

El Juli (verde inglés y oro): Pinchazo y media estocada, silencio. Dos pinchazos, media estocada y dos descabellos,  ovación con saludos.

Tomó la alternativa Ángel Jiménez (palo de rosa y oro) Pinchazo y estocada caída, petición de oreja y vuelta al ruedo. Estocada, aviso y oreja

En la brega y/o en banderillas destacaron José Antonio Carretero, Lili, Sánchez Araujo, Álvaro Montes, Lili, López, Trujillo y Julio López.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: