Adiós a El Cid, torero de Madrid

 

El Cid fue sacado a hombros por la puerta de cuadrillas

Da una vuelta al ruedo a hombros en una deslucida corrida de Fuente Ymbro

Comienza el segundo fin de semana de la Feria de Otoño con un cartel atractivo, centrado en la despedida de Madrid de El Cid, que el jueves ha recibido un homenaje en Las Ventas. El público madrileño le despide con el afecto que merece su honrada trayectoria. Hace una semana, Fuente Ymbro lidió aquí una buena novillada. Los toros de esta tarde, desiguales de presentación, no dan el juego esperado y el festejo es bastante gris. Solo El Cid da una cariñosa vuelta al ruedo. En Sevilla, su despedida tuvo un feliz resultado. Esta mañana, en ABC, Ignacio Ruiz Quintano, uno de sus más fieles seguidores, le dedica una brillante columna, en la que señala como clave la pureza, en su toreo y en sus toros (camadas enteras de Victorinos, por ejemplo).

Pese a varios percances, Emilio de Justo está desarrollando una campaña realmente meritoria, con toreo clásico y entrega; hace poco, triunfó matando nada menos que seis Victorinos, en Dax. Lesionado de salida el segundo, el sobrero de Manuel Blázquez (encaste Murube) flojea pero va a más. El comienzo, muy firme, ya levanta un olé, que se continúa en los derechazos clásicos, con sabor; por la izquierda, el toro embiste deslucido, a media altura; acierta al concluir con naturales de frente, uno a uno. Solo a la tercera se vuelca, con la espada. Mansea el quinto; le valoran la lidia, con el capote; en banderillas, «traga» mucho Morenito de Arles. Sin dudarle, Emilio se pone en el sitio, le saca buenos muletazos, aguantando. El toro prueba, la faena tiene mérito. Entra a matar con decisión pero la espada cae baja.

Emilio de Justo

Ginés Marín es uno de los toreros jóvenes con más capacidad. Puede llegar todavía a mucho más. El tercero mansea pero derriba; embiste con sosería y la faena no remonta. Mata «a capón», con la mano floja, a la tercera. «Nada entre dos platos», decía Arniches. Como el último embiste «ni fu ni fa», recurre a las chicuelinas. Brinda a El Cid. Le saca algunos muletazos a un toro que flaquea pero todo queda a medias.

Natural de El Cid

Postdata. Por primera vez en España, una Facultad –la de Medicina de la Universidad de Valencia– ofrecerá, el próximo mes, un curso de postgrado sobre la asistencia a los heridos por asta de toro. Está asesorado por la Sociedad Española de Cirugía Taurina, que está desarrollando una eficaz labor, más allá del gran prestigio de sus miembros. Esta iniciativa, que facilita la imprescindible especialización de los médicos taurinos, merece un rotundo aplauso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: