Mariano

No tengo palabras. Todavía sin reponerme de la terrible noticia, permanezco atónito. Mariano de la Viña es uno de esos pocos amigos a los que considero como hermanos.

De un lado, me duele muchísimo no haber estado ayer en Zaragoza. De otro, la pena y el llanto incontenible. Bien es cierto que tanto a Enrique Ponce como a toda su cuadrilla son como mi otra familia. Pero de la cuadrilla, Mariano ha sido, es gracias a Dios y lo será siempre. Me acabo de levantar. Son las 6,30 de la madrugada. Anoche logré hablar por teléfono con el único que se puso tras otras muchas llamadas. Fue, en efecto, el gran picador José Palomares quien me puso al tanto del percance aunque Mariano todavía estaba siendo intervenido en la enfermería.  Gracias a Dios sean dadas entre lágrimas porque no hay manera de sentirme calmado.

Cuando pase el tiempo, no se podrá hablar de Enrique Ponce sin hacerlo de Mariano de la Viña ni de Mariano sin su eterno matador. Mariano es mucho más que un peón de confianza.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. Aficionao dice:

    Fuerza y Ánimo para un gran torero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: