Mirando a América

Primera corrida de la Feria del Señor de los Milagros 2017, plaza de Acho (Foto: Tauromaquias.com)

La trastienda del oficio, la reaparición de Roca Rey, el recuerdo del gran Manzanares o la recuperación de los heridos, ocupan los dimes y diretes del planeta taurino en los últimos días

Entre bastidores

En estos días se ha hablado de algunos cambios de apoderamiento, de despedidas ya previstas y hasta de la proyectada reaparición de Jesulín de Ubrique en 2020 para celebrar sus 30 años de alternativa. Hay dos toreros de su generación –Enrique Ponce y Finito de Córdoba- que permanecen en activo pero el de Ubrique sigue picando a Francisco Rivera Ordóñez para entrar la Goyesca. El argumento del cartel sería emular el de la alternativa del propio Paquirri, que también cumple sus Bodas de Oro como matador en 2020. Para eso habría que convencer a Espartaco que, eso parece, ya no anda con esos calores. Jesulín también ha mencionado a Cayetano aunque los Rivera, también se dice, no andan últimamente a partir un piñón. Habíamos mencionado el asunto de los despachos: ya es sabido que Diego Ventura deja a los Lozano –con carta de despedida incluida- para relanzar su carrera en los únicos feudos que le faltan por rendir. Hablaremos de ello muy pronto en un análisis monográfico. También acaba de deshojar la margarita Paco Ureña después de devolverle todos los regalos y el anillo de su madre al ínclito Simón Casas. El murciano, que se acaba de casar, tiene un reto pendiente: situarse en la órbita de las verdaderas figuras por tirón y cotización, rentabilizando la gran temporada de su reaparición. El nombre del apoderado que asumirá este reto está calentito y recién salido del horno: es el emergente empresario sevillano José María Garzón, que tiene las manos libres en ese campo después de desvincularse de Joaquín Galdós, que se marcha con Julián Guerra, y José Garrido, que va a tenerlo más complicado para remontar el vuelo.

Mirando a América

Ya se da por hecha -y así lo ha confirmado al propio matador a quién se lo ha preguntado- la continuidad del actual equipo profesional que rodea a Andrés Roca Rey. Al astro peruano le queda una semana escasa para recuperar el pulso de las plazas de toros después del indeseado parón forzado por la lesión cervical de la feria de San Isidro. Roca se vistió de torero por última vez en la feria de San Fermín y volverá a hacerlo el próximo día tres de noviembre en el histórico coso limeño de Acho, su patria chica, cerrando una terna de peculiar argumento. El joven matador compartirá cartel con los mentados Ponce y Finito, dos toreros que suman seis décadas de alternativa. Roca Rey vuelve así a renunciar a su competencia natural –llámese Pablo Aguado- que está anunciado en el mismo escenario el día 24 de noviembre dentro de la feria del Señor de los Milagros, que celebra sus festejos de domingo en domingo. Ya hablaremos de ello. Nos interesa ahora la renovación de su alianza con Ramón Valencia, José Antonio Campuzano y hasta el último hombre de su cuadrilla. Y la clave podría estar en la gestación de la próxima Feria de Abril. Hay que volver a mencionar el nombre que envenena los sueños del peruano: es el de Pablo Aguado, candidato natural a sentar plaza en la corrida del Domingo de Resurrección además de máximo protagonista de un ciclo en el que ya hay nombres que, pese a su alcurnia, huelen a chamusquina. Resumiendo: hay dos gallos jóvenes en el corral. Uno de ellos gravita en la órbita de la empresa. El otro será el primero en agotar el papel. Ramón Valencia –que está a punto de viajar a Perú para estar con su torero- tiene una buena papeleta…

Mirando a América

Cinco años sin Manzanares padre

Y ya que andamos hablando de conmemoraciones, no podemos cerrar sin recordar la figura de José María Manzanares, uno de los mejores intérpretes del toreo de todos los tiempos. La cadencia natural de su tauromaquia, que viajó de la retórica de sus inicios a la expresión barroca de su madurez, es una referencia inexcusable que siempre se movió dentro de los cánones del clasicismo. No siempre quiso pero casi siempre pudo y hasta la última tarde de Sevilla mantuvo intacta la capacidad de cuajar a los toros a los que atisbaba un mínimo de posibilidades o por simple empeño personal. Este mismo lunes se cumple un lustro de su prematuro fallecimiento en la soledad de su recóndito campo extremeño. Un fulminante paro cardíaco tuvo la culpa de su muerte. Pero entonces ya era eterno… El viejo maestro mediterráneo había escogido ese opuesto rincón cacereño como refugio de algunos naufragios íntimos. En el momento de su muerte vivía una segunda vida taurina y personal proyectada en la definitiva eclosión de su hijo Josemari como figura del toreo. La flor y nata de la torería le había sacado por la Puerta del Príncipe ocho años antes, en una tarde crepuscular de primavera. Estaban certificando su condición de torero de toreros, el mejor título que se pudo llevar a la otra orilla. Y nos marchamos –ahora sí- celebrando la positiva evolución de Mariano de la Viña, que ya ha dado sus primeros pasos por los pasillos de la UCI de la clínica Quirón de Zaragoza. También hay que felicitarse por los nuevos pasos de la recuperación de Gonzalo Caballero, que el pasado viernes pudo pasar a planta después de trece largos días sin poder salir de los cuidados intensivos. El vestido del brutal percance, convertido en exvoto, ha pasado a formar parte del patrimonio devocional de la Esperanza de Triana. La dolorosa de la calle Pureza, eso está claro, echó un capote…

A. R. del Moral

A. R. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. Aficionao dice:

    Ureña tiene que consolidarse en el grupo de primeras figuras. Y también Aguado, no querrán vendernos la moto de que por su Puerta del Príncipe y dos grandes faenas en Madrid (la que realmente puso en circulación a Aguado en su confirmación de Otoño de 2018) y dos “enormes” triunfos en plazas tan determinantes y exigentes como Huelva o Ronda son suficientes para tener el tirón de las figuras de despeñaperros para arriba. Porque para abajo la Fiesta va cuesta abajo y sin frenos, casi inexistente en la provincia de Sevilla. Y la Maestranza está cerrada meses y desaparecidas las fechas históricas (15 agosto 12 octubre Corpus). El domingo de Resurrección es deficitario en más de 100.000 €, Morante no llenó en San Miguel el mismo día que si llenaron Perera y Ureña en Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: