5ª y última del Señor de los Milagros en Lima. Castella, oreja en cada toro con el lote de “El Olivar”. Morante y Roca Rey, de fueron de vacío

Ganaderías jóvenes no pueden ser la base de la Feria de Lima, es un irrespeto total que hay que hacerlo saber. Está clarísima la evidencia de que Casa Toreros Consorcio Perú, con ganaderías nuevas, no definidas, no puede montar un serial igual a éste en el futuro.

A plaza llena y con corrida Goyesca, culminó la Feria del Señor de los Milagros de Lima, una feria caracterizada por animales escogidos por la empresa para las cinco corridas que provinieron de los mismos dos  ganaderos nacionales durante todo el serial. Los ganaderos nacionales Aníbal Vásquez, padre e hijo, principalmente, el señor Galdós padre, y los señores Villafuerte, no se puede dudar que son esforzados, visionarios y profesionales, pero sus toros de lidia fueron in extremis desrazados, sosos, mansos, con peligro y poca presencia.

Esta tarde se logró que los toreros contratados, de irreprochable categoría mundial se fueran inéditos. Solo Castella cortó una oreja en cada toro, Morante fue abroncado en ambos, y Andrés Roca Rey, el jovencísimo ídolo de los aficionados del mundo entero, se fue sin opciones.

El primero y el cuarto, ambos de “La Viña” para el ídolo sevillano Morante, animales mansos, desrazados, con peligro, sosos, de poca duración. Y ya sabemos que la valentía y arte de Morante, después de intentarlo todo, hizo que abreviara, para escuchar dos broncas de los aficionados y público en general indignado por el poco juego de los toros que le tocaron.

Andrés Roca Rey, en torero, poderoso, con el 3ro de la tarde de La Viña, recibo capotero de gran trascendencia. Con la muleta, el toro repetidor, hondura en los lances de Andrés Roca Rey, hasta que desarrolla brusquedad y se termina la faena por los derrotes sostenidos. Pasa a enfermería con palotazo en el rostro. Con el sexto, un infumable colorado de La Viña, descompuesto en su embestida, se quedaba corto, con peligro. Sin opciones Roca Rey. Se fue inédito esta tarde.

Sebastián Castella, el torero francés salió a hombros, tocándole en suerte el mejor lote, sus dos toros fueron los únicos de “El Olivar” esta tarde. En su primero, pudo sujetarlo con torería, fijando la embestida sobretodo por naturales. Estocada suficiente. Oreja. En el corrido en 5to lugar, lances variados con el capote, el toro desarrolló nobleza, el torero  por encima del toro, conectó con el público por la derecha. Estocada en buen sitio. Oreja.

El Escapulario quedó desierto por primera vez en muchos años.

Pedro Abad Schuster

Pedro Abad Schuster

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. Pedro Abad Schuster Pedro Abad Schuster dice:

    Fuente: Jaime De Rivero, en “Revista Caretas de Lima” del 5/12/19.Corrida Goyesca, la segunda vez que se da en la historia de la feria. Castela se hizo de la tarde. El diestro francés salió a hombros. Roca Rey y Morante de la Puebla se fueron de vacío. Los escapularios de oro y plata quedaron desiertos. Los toros corridos del Olivar y la Viña fueron una nueva decepción, por mansos y descastados. El domingo pasado concluyó la Feria del Señor de los Milagros dejando un mal sabor en los aficionados. No ha sido una buena feria por el mal juego del ganado que no repitió triunfos anteriores. Los toros corridos de El Olivar y La Viña fueron una nueva decepción, por mansos y descastados, dando similar juego al de los otros ejemplares lidiados en las tardes anteriores. La necesidad de contar con ganado español como el de las tres ferias anteriores, es indispensable para poder retener al aficionado que se ha sentido defraudado por la empresa. Las ferias del interior han demostrado que se puede importar de España, toros con el trapío que Acho merece. La experiencia de Castella le permitió cortar una oreja de cada toro para abrir la puerta grande. El primero manso y rajado, fue bien lidiado en su querencia de toriles en donde el diestro francés pudo sacarle series de muletazos. Lo lidió y mató, recibiendo un merecido trofeo. No desperdició al segundo de su lote, que fue el más potable del encierro y que desarrolló nobleza y clase en la muleta. Sin haberse acoplado en los primeros tercios, Castella salió decidido logrando buenas series a un toro que se iba quedando corto. Acertando en los tiempos y las distancias, lo toreó dibujando los muletazos de uno en uno, con pausa y sabiduría. Pincha y mata. El público pidió la oreja y con ella abrió la puerta grande. El sevillano Morante de la Puebla tuvo el peor lote. El primero fue un manso de solemnidad que huía por el ruedo. No estuvo dispuesto con su segundo también manso y descastado, pero con más posibilidades por su movilidad. El público lo abroncó fuerte, el reclamo también acumulaba el rechazo por otros años en que Morante no ha querido en Acho. La antítesis de la displicencia es Andrés Roca Rey que cuando no tiene el lote propicio o con facilidades, sale decidido a imponerse incluso arriesgando su vida. Es la responsabilidad que cargan en sus manos las auténticas figuras del toreo, estar siempre por encima de sus toros. El tercero, incierto y probón, mostró sus dificultades y peligros desde los primero tercios. El peruano libró varias veces la cogida, como al inicio de faena de rodillas. Sin inmutarse por el susto, intentó por ambos pitones, bajando la mano y en terrenos comprometidos, mandando y exponiendo. Pinchazo y al tercer intento envasó la espada entera. Silencio. El sexto debió ser cambiado por la autoridad. Carente de fuerzas, rodó por la arena varias veces, impidiendo cuajar faena. Andrés Roca Rey no pudo terminar de redondear la feria, no tuvo suerte con su lote. Al final de la corrida, con acierto, el Jurado Oficial declaró desiertos los escapularios de oro y plata, reflejando nítidamente lo que ocurrió en el ruedo durante la feria.

  2. J.A. del Moral J.A. del Moral dice:

    El público dejará de asistir si no se corrige drásticamente el asunto del ganado y decaerá también drásticamente la categoría de la Feria del Señor de los Milagros. Una pena corregible. Hay que gastar más en la compra del ganado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: