Las dudas del sector taurino

Fase 3: las dudas del sector taurino
La Fundación del Toro de Lidia ha emitido un comunicado en el que se vuelve a demandar la ayuda gubernamental para reactivar el negocio, incluida en la fase 3 del plan de desescalada

Pero una vez pasada esa tercera fase a la que se le supone vocación de provisionalidad cabe preguntarse qué pasará con el sector cuando se alcance la presunta nueva normalidad. “Queda pendiente por conocer cuál será la situación definitiva para la tauromaquia una vez terminadas todas las fases de transición, para lo que la FTL trabajará con las instituciones con el objetivo de lograr medidas que aseguren tanto la seguridad para los asistentes como la viabilidad de los festejos, en línea con lo que se adopte para el resto de espectáculos culturales” señala el mismo comunicado.

El ganadero Victorino Martín, en su calidad de presidente de la FTL, ha aprovechado el mismo documento para precisar que se trata de “un inicio”. “Al menos comenzamos a ver claridad después de la noche, aunque está claro que todavía queda mucho por concretar y ver cómo se puede lograr que (las corridas de toros) sean viables económicamente con la reducción del aforo”, ha explicado el prestigioso criador.

El toro como factor de reactivación económica

Para compensar la reducción de ingresos, la FTL reclama medidas de apoyo y compensación para el sector taurino, de manera que se puedan organizar festejos de manera viable. “El mundo del toro apenas ha tenido nunca apoyo económico del Estado, a diferencia del resto de industrias culturales” recuerda Victorino señalando que “en estos momentos, sin embargo, necesitamos el apoyo de las instituciones para remontar esta situación y poder recuperar cierta normalidad”. “Pedimos un trato similar al del resto de industrias culturales, un trato acorde con nuestra importancia económica, cultural y social, nada más.”, remacha el presidente de la Fundación del Toro.

“La FTL continuará, junto con el resto de entidades taurinas, el trabajo de coordinación con el Ministerio de Cultura para detallar las medidas necesarias para organizar festejos e impulsar las políticas de apoyo” indica el mismo comunicado añadiendo que “los espectáculos taurinos, por su capacidad de generar empleo y actividad económica a su alrededor y en distintos sectores, pueden ser un gran aliado en la reactivación de la economía local”. En este punto Victorino Martín ofrece su colaboración a las autoridades: “estamos a disposición de las autoridades pertinentes para trabajar en conseguir espectáculos seguros para la salud de todos los asistentes”.

________________________________________________

Declaraciones del  joven empresario José María Garzón: «Es un ataque al toreo sin tapujos»

  • José María Garzón, a la derecha, en la firma del contrato para la gestión de la plaza de toros de Córdoba.

     José María Garzón, a la derecha, en la firma del contrato para la gestión de la plaza de toros de Córdoba.

    Los empresarios del sector critican duramente las restricciones de aforo que establece la fase III para la celebración de espectáculos taurinos

El llamado “plan de desescalada” hacia la “nueva normalidad” incluye en su fase tercera una referencia al mundo taurino. En esa fase se permitiría la reapertura de plazas de toros pero la letra pequeña introduce cifras y datos que, según la valoración de los empresarios del sector, harían inviable económicamente la celebración del espectáculo. Este plan gubernamental fija que “se garantice la distancia de nueve metros cuadrados entre personas en plazas, recintos e instalaciones taurinas”. El aforo permitido se calcularía midiendo la superficie de la plaza de toros. Los metros cuadrados resultantes se dividirían por nueve arrojando el número de espectadores finales. Hablando en plata: plazas prácticamente vacías.

Ese restrictivo cómputo de espectadores choca con medidas similares tomadas para otros espectáculos en recientos cerrados como el teatro o el cine que sí permitirían cubrir un tercio del aforo habitual en la fase II y que podrían pasar a ocupar la mitad de las localidades cuando se alcanzara esta fase III a la que tendría que esperar la restrictiva reapertura de los cosos taurinos. Los empresarios del sector no han tardado en reaccionar a esta medida. Ramón Valencia, gerente de la empresa Pagés y empresario de la plaza de toros de la Maestranza de Sevilla, ha declarado que esta medida es “un insulto a la inteligencia”. Según fuentes cercanas a Pagés y en base a esta normativa sólo se podrían despachar en torno a 400 localidades en una plaza que afora unos 10.500 espectadores.

Discriminaciones

José María Garzón, que gestiona cosos de la importancia de Córdoba, Santander o Álgeciras al frente de la empresa ‘Lances de Futuro’ ha sido especialmente beligerante con el plan del gobierno. “La discriminación me parece brutal; es un ataque al toreo sin tapujos” ha declarado el empresario sevillano afirmando que “la fiesta está en busca y captura”. Garzón ha ido más allá acusando al gobierno de improvisación. “No dicen nada; se va hablando, yendo de un sitio a otro sin mucho criterio” ha argumentado el responsable de ‘Lances de Futuro’ sin acertar a poner fecha a la cacareada “nueva normalidad”: “No sé cuándo ni cómo será pero esto, ahora mismo, es un abuso” ha enfatizado.

No tiene sentido que en un teatro cerrado, con 2000 localidades, puedan entrar casi 700 personas y que en una plaza de toros, con 10.000 espectadores, se permita la entrada a los mismos o incluso a un poco menos” ha insistido Garzón argumentando que “por lógica el virus debería tener más incidencia en espacios cerrados que abiertos”. Garzón ha remachado esas críticas calificando la medida de “abuso total” de un gobierno que “no tiene en cuenta al toreo ni como manifestación cultural ni la actividad económica que es”. El empresario prefiere no poner plazos a la reanudación del negocio aunque, según su valoración, el panorama “pinta muy feo”.

Llegados a este punto, José María Garzón apuesta por una reestructuración total del sector del toro. “Teníamos que haberlo hecho antes de este Covid 19 pero hay que cambiar muchas cosas, dar un paso al lado y desde la generosidad y la altura de miras hacer una reestructuración del toreo que se tenía que haber abordado ya”, ha precisado el empresario insistiendo que, desde esa generosidad, “toca mirar por todos los ganaderos, los matadores, banderilleros y el aficionado que es fundamental además de recuperar los pueblos que son la verdadera base de este espectáculo”. Desde ese punto apuesta por ese “cambio integral” en la vertebración del sector, “tal y como como se reestructuró el 99% de los sectores económicos en la anterior crisis de 2008”. Según argumental Garzón “las crisis también son momentos de oportunidades”. “A riesgo de decir una barbaridad, a lo mejor en el futuro podemos decir que gracias al coronavirus se pudo cambiar esto. Hay que aferrarse a eso y luchar por ello”, ha remachado.

El tercer circuito

Carmelo García, que gestiona varias plazas del circuito de tercera categoría como Utrera o Sanlúcar de Barrameda, también ha recibido con reservas y un evidente disgusto la medida. “Habría sido mejor que nos dijeran que no se pueden celebrar espectáculos; sólo han conseguido enfadar a todo el mundo” ha señalado el antiguo banderillero sanluqueño. “¿Cuánta gente meto yo en Sanlúcar? ¿Con 400 entradas a 10 euros qué hago yo?” se pregunta el empresario que cifra la reanudación del negocio en “la evolución de las estadísticas y la propia pandemia”. Eso sí, Carmelo mantiene aún en pie algunas de las ferias y festejos que tendría que organizar en el tramo final de la temporada como la feria de Consolación en Utrera, la propia Sanlúcar o Peraleda.

El veterano subalterno reconvertido en empresario sí se muestra rotundo sobre la eterna discusión en torno la legitimidad de la Tauromaquia. “Estoy agotado de defender tanto mi profesión, lo que hacemos” ha afirmado García visiblemente molesto por estar “siempre con lo mismo, justificando la Tauromaquia, defendiéndola de los animalistas”. Ha puesto un ejemplo revelador: “A mí lo que me da pena es de los toros mansos; de los bravos, no. Y lo digo a boca llena. Un manso se lleva siete meses metido en un establo y comiendo porquerías para tener 700 kilos. ¿Y un animal bravo, que vive cuatro años en una dehesa y unas praderas espectaculares?”.

A Carmelo, sin ocultar su enfado y su hastío, le ha tocado enarbolar de nuevo la bandera de la defensa del toreo: “Esto es una expresión cultural fuera de serie, trabajamos dignamente y los toreros se juegan la vida de verdad. Esto arrastra masas ¿qué tenemos que defender? Parece que nos tenemos que sentir culpables pero lo nuestro está por encima de muchas cosas”. Pues eso…

A. R. del Moral

A. R. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: