La encrucijada de Las Ventas

Díaz Ayuso y Martinez-Almeida, en Las Ventas.
Díaz Ayuso y Martinez-Almeida, en Las Ventas

La defensa de los toros en Madrid es un brindis al sol si no se resuelven los problemas de la plaza

La «alianza por la tauromaquia» en Madrid es un brindis al sol del PP. Ayuso y Almeida firmaron un convenio para la promoción de los toros que no resuelve la encrucijada en la que se encuentra Las Ventas, bien de interés cultural, declarada patrimonio histórico artístico en 1994, cuya explotación ha generado para la Comunidad 52 millones de euros en los últimos 15 años.

Las Ventas tiene pendiente la reforma que la convertiría en un espacio multiusos. Desde 2018, la organización del resto de espectáculos necesita el visto bueno del Ayuntamiento. Los técnicos han considerado en más de una ocasión que Las Ventas no cumple con las exigencias de seguridad. Los festejos taurinos disfrutan de una excepción a pesar del estado del edificio, potencialmente peligroso para la organización de conciertos.

Las obras, que se iban a realizar por fases para no interrumpir la temporada taurina, están detenidas en un año sin toros. Por ahora, sólo se ha invertido en trabajos de conservación. El deterioro es evidente. La reforma importante debía comenzar en 2019. En marzo, antes de la declaración del estado de alarma, todavía no se había redactado el proyecto que tiene como fecha tope 2021.

Plaza 1, la empresa adjudicataria, ganó el concurso con una oferta cuyo objetivo era hacer de Las Ventas un centro de ocio. «El hipódromo del centro». Un proyecto clave junto a San Isidro para afrontar el elevado canon anual de 2.800.000 euros y rentabilizar la inversión. Sin las obras que permitan ampliar la explotación, los responsables públicos están incumpliendo su parte de la concesión millonaria.

La crisis del coronavirus ha puesto en evidencia el armazón jurídico del acuerdo. Se trata de un contrato de «prestación de servicios» que, según las fuentes consultadas, impide a las partes su suspensión y llegar a un nuevo acuerdo que se adapte a las circunstancias actuales. Por eso, y a pesar de que la Comunidad establece un límite de aforo del 75%, se ha suspendido la temporada taurina aludiendo razones sanitarias a la vez que se reanudaba la misma. El anuncio de un festejo en Madrid reactivaría la ejecución del contrato, ahora en stand-by. Obligaría a la empresa a pagar casi tres millones de forma automática sin haber ingresado nada en todo el año.

Ayuso y Almeida reivindican la tauromaquia olvidándose de Las Ventas, el edificio público más rentable de la Comunidad. Tienen una oportunidad de demostrar su compromiso de forma más práctica, agilizando los trámites para dar toros y reactivando la reforma que actualice la sede mundial del toreo.

Juan Diego Mandueño en El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: