4ª de la Feria de Abril en Sevilla. Valiosísimo éxito de Oliva Soto

Sevilla. Plaza de la  Real Maestranza. Lunes, 12 de abril de 2010. Cuarta de feria. Tarde fresca, medio nublada y con viento. Algo más de media entrada. Seis toros de los Herederos del Conde de la Maza, excelentemente presentados y algunos muy astifinos. Dieron juego dispar con predominio de los difíciles. Destacó el quinto por su bravura en el caballo y su fija nobleza por el pitón derecho, fue muy aplaudido en el arrastre. Por manejables, destacaron el segundo, el tercero y el sexto. Diego Urdiales (verde botella y oro): pinchazo hondo tendido, otro pinchazo y cuatro descabellos, aviso y silencio. Estocada tendida caída, aviso y vuelta al ruedo por su cuenta. Oliva Soto (lirio y oro): pinchazo y casi entera trasera, oreja, cinco pinchazos y estocada muy baja, vuelta al ruedo. Antonio Nazaré (grana y oro): pinchazo y estocada trasera caída, silencio. Estocada casi entera, silencio. A caballo destacó Francisco José Quinta. Y en banderillas, Víctor Samper, Francisco Aulana y Óscar Reyes.

 

La tarde se presentaba ciertamente difícil para la terna a cuenta de la siempre temible corrida del Conde de La Maza. Muchos aficionados de los que ya han llegado de afuera para ver la feria, apostaban ciegamente por el triunfo del riojano Diego Urdiales que debutaba en la Maestranza. Una incógnita para los sevillanos, pero con suficiente crédito para los que le habíamos visto triunfar varias veces durante las dos pasadas temporadas y con ganado difícil.

Lamentablemente, Urdiales saldó su primera actuación en La Maestranza con mediocres resultados por no ser capaz de hacer las cosas como debería haberlo hecho. No fueron fáciles sus toros, sobre todo el primero que no cesó de derrotar peligrosamente por arriba, pero sí más posibles de lo que pareció. Sobre todo el cuarto que, pese a querencia a huir, se dejó mucho por el pitón derecho y Urdiales no acabó de centrarse por completo alternando buenos pasajes con otros incomprensiblemente conservadores. Eso sin contar lo mucho que se había dejado enganchar la muleta por el primer toro, lo que empeoró más, si cabía, sus malas condiciones.  

De otra parte, el insistir en citar a los toros con la muleta retrasada le pudo costar varios y serios disgustos y, en todo caso, tal falta y el no dar el paso adelante tras cada muletazo con la pañosa puesta siempre por delante, desmereció su actuación que, la verdad sea dicha, no le valdrá para volver a Sevilla el año que viene a no ser que triunfe grandemente en las demás ferias que participe este año. No obstante y como en el centro de su segunda faena logró una buena tanda con la mano derecha y, al final, los momentos más emocionantes al torear por naturales en los que tragó mucho para terminar con bellos ayudados por bajo y un efectivo espadazo, el siempre cariñoso público de Sevilla le tributó una gran ovación, lo que Diego aprovechó para marcarse una vuelta al ruedo un tanto por su cuenta, precisamente cuando la intensidad de los aplausos había caído por completo.

Pero, mira por donde, en esta corrida nos encontramos con una gratísima e inesperada sorpresa, como tantas veces sucede en el toreo. El más artista de los tres, Oliva Soto, al que ya habíamos visto torear por lo bonito aunque flaqueando por falta de corazón, fue quien se llevó el gato al agua por más preparado, más decidido, más valiente y, en definitiva, más torero. Una gran tarde del todavía muy joven y nuevo diestro sevillano a quien le deben haber leído la cartilla y él no solo la ha aprendido sino que la ha tomado totalmente en serio.  Al contrario que sus colegas, tanto con el capote como con la muleta, hizo todo como se debe. Ganando siempre pasos tras cada lance y tras cada muletazo, llevando siempre puesta la muleta por delante y sin dejar que se la tropezaran los pitones. Nunca me cansaré de decir que el temple es el arma fundamental del toreo.

Si su faena al segundo toro fue una demostración palpable de que Oliva Soto venía dispuesto a triunfar en serio logrando resolver los nada fáciles problemas que presentó al tiempo de torear con el arte que Dios de ha dado – fue cogido de muy mala manera al hacer un quite y para nada le afectó después –  con el más bravo y noble quinto, lo bordó por fondo y formas sin una sola concesión a la galería. Y es que cuando quien lleva el toreo dentro de su alma de artista y, además, sabe expresarlo sin reservas a base de valor sereno e inteligencia despierta, se produce esa carísima combinación que distingue a los más grandes.

Si Oliva Soto continúa como le vimos ayer, nueva figura habemus porque, si con la muy agresiva y nada fácil corrida de ayer estuvo formidable, ¿qué no será capaz de hacer con las buenas que matan los toreros más caros? Fue una pena que matara tan mal y tan tarde al toro que le podía haber llevado a la máxima gloria. Perdió por pinchar la ansiada y mítica salida por la Puerta del Príncipe, pero no el crédito de cuantos le vimos, tanto en la plaza como por televisión. Pronto estará en los carteles que haya que completar con sustituciones en las próximas ferias. 

Antonio Nazaré anduvo entre Pinto y Valdemoro. Con buenas formas pero con insuficiente fondo. Claro que, frente al tercer toro, fue muy difícil sosegarse porque este animal siempre esperó y miró con las del veri. Pero con el sexto, noble por el lado derecho, tuvo más opción y no acabó de verlo claro. Que se fije en su paisano Oliva Soto y aprenda la lección. Todavía está a tiempo de conseguirlo porque es muy joven.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

8 Resultados

  1. Jose A. Ramírez dice:

    Corrida dura, de esas en las que todo lo que se hace tiene mucha importancia. Oliva Soto es de sobra conocido por la afición sevillana desde que de muy niño hacía las delicias de los presentes en los tentaderos de Gabriel Rojas. Por lo visto ayer, parece que viene para quedarse.

    Sé que es demagogia lo que voy a decir pero ¿qué sería de estos toreros (Urdiales, Oliva, Delgado, Tendero…y sólo llevamos 2 corridas) si tuvieran la mitad de oportunidades que Cayetano, y mataran lo que mata el susodicho?

    Es una pregunta al aire que todos los que en su día soñamos con ser toreros nos hacemos cuando vemos corridas como las de ayer.

    Un saludo.

  2. Cuentacuentos dice:

    Pues a mí, por televisión, me pareció que Urdiales estuvo hecho un tío. Firme, puro y con un valor seco muy de verdad, sobre todo con el cuarto. Me encantó.

  3. UNO AL QUITE dice:

    De acuerdo con D. Ignacio, pero vayamos por partes, en principio muy mal la empresa, hay que tener muy mala leche para poner a dos toreros con tan poco bagaje en esta corrida de toros, mientras que Rivera y El Cordobés llevan más de diez años sin dar una vuelta al ruedo.
    A Pepedelepe, decirle que de bravo nada, no confundamos, movilidad, violencia, acometividad, y sobre todo sentido, con bravura, la prueba está en que la mayoría acabaron en la puerta de los chiqueros.
    El Sr. Conde, viene a sevilla porque está recomendado por la Maestranza, sin embargo estoy de acuerdo conque ha sido una corrida entretenidísima, sobre todo si hay toreros que quieran tirar la moneda al aire y jugársela. El ganadero se ha ganado el puesto el año que viene pero habrá que ver el cartel.
    Óle y Óle a Dejabugoyoros por su magnífica poesía, pero cuidado con lo del Laurel y los gitanos (malbajío) mejor que cambie la planta.
    Al presidente, Sr. Teja, decirle que hay que tener un poco de corazón, no es lo mismo, un chaval nuevo, con una corrida en todo el año, enfrentándose a un cinqueño del Conde que se lo quería comer, que otro torero en otras circunstancias, parece que a Vd. le dió coraje tener que darle la oreja al chaval. Lo mismo ocurrió con Urdiales, enviándole un aviso cuando el toro tenía una estocada casi entera por la que se echó al instante. Espero verlo tan exigente con Cayetano en la de Jandilla.
    Para terminar decir que ojalá le den alguna sustitución en una corrida buena a Oliva Soto, ya que lo veo con una decisión fuera de lo normal y tiene clase de sobra para formar un autentico lío.

  4. paco-gomar dice:

    vamos a darle nuestro apoyo a esos toreros que son la verdad de la fiesta

  5. atilano dice:

    Joroba…. Que decepción Sr. Moral.

    No doy credito a la cornica respecto a Urdiales. Me he quedado de piedra. Sin duda deja de tener su criterio consideracion para mí. Los diento.

  6. Rubén Sanz dice:

    Lo de Urdiales es un cuento. Ya vale de engrandecer toreros mediocres que torean con engaños que no caben en la plaza. Y la vuelta al ruedo, por cuenta propia, que conste. Gracias por su crónica tan puntualizada señor Del Moral.

  7. cadufero dice:

    Me alegro por la ganadería. El Conde hizo mucho por la cabaña brava y perdiendo mucho dinero en el camino, todo por no aguar el vino. Ganaderías como esta son las que hacen falta para asegurar la supervivencia de la Fiesta. En cuanto a los toreros, Urdiales tiene que aclarar y aclarse a qué palo juega, porque parece un torero un poco de todo y un mucho de nada. Oliva Soto, sí, pero no tanto. No te fíes chaval de tanta palmadita en la espalda. Tiene algo, merece la pena volver a verlo, pero todavía está muy lejos del cortijo soñado. Y Nazaré, “na de ná” Y el lote que le tocó no es suficiente excusa, o espabila rápido o un día de estos ya no le va a pasar ningún otro tren por delante de la puerta.

  8. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    EL ARREBATO DE OLIVA SOTO: Geniuda, interesante y al cabo rajada salió la corrida del Conde de la Maza. Los mejores el cuarto y sobre todo el quinto. Diego Urdiales tuvo en primer lugar un toro violentón, que tendía a embestir con la cara muy suelta, y al que lo primero que había que hacer era poderlo por abajo. Pero Urdiales carece justamente de valor para bajarle la mano a los toros, por lo que la faena fue un tragantón constante lleno de enganchones y de la que no salió herido de milagro. Más de lo mismo con el más pacífico cuarto. Él mismo lo enseñó en un precioso derechazo y dos series con la mano izquierda dados de uno en uno como en aquella faena al gigantón de hermanos Sanpedro que le descubrió en Madrid. El secreto estaba en ganarle un pasito y provocarle la arrancada para darle el muletazo por abajo. El arnedano tiene cabeza, buen oficio, temple, buen gusto haciendo las cosas, pero le falta el valor para torear con verdadera profundidad. Por eso da esa impresión de quedarse siempre a medio camino. Nazaré pechó con el lote más rajado. El burraco sexto le duró una serie y el tercero tuvo guasa para formar varias chirigotas, radiografiándole constantemente con la mirada. En este tercero cometió el error de dejarle siempre la muleta retrasada, lo que estuvo a punto de costarle un serio disgusto. Oliva Soto fue la gran sorpresa de la tarde, pues los que le habíamos visto pensábamos que tenía, como dice un amigo mío y gran aficionado de Sevilla, el valor justo para vestirse de torero. Pero ayer salió a revientacalderas, sobreponiéndose además a un tremendo volteretón que le pegó su primer toro cuando intentaba un quite por chicuelinas. La faena a este toro fue corta pero muy intensa. Una primera serie por la derecha en la que el toro le desbordó por dejarle la muleta retrasada. Alguien desde el callejón se lo debió de advertir porque las dos siguientes fue él el que enganchó al toro delante. En la segunda este salió del segundo muletazo mirando a chiqueros, y gracias a estar tapado por la muleta no le cogió el animal en las siguientes descompuestas embestidas. Después una buena serie con la mano izquierda y una estocada traserita y tendida que le valió la oreja. El quinto fue el toro más completo de la tarde, peleando en el caballo y tomando la muleta con profundidad por el lado derecho, mano con la que se prodigó el de Camas en tandas arrebatadas y valerosas de gran firmeza de plantas. A mí me demostró la excelente disposición que traía en la serie que le dio por el descompuesto pitón izquierdo, sin asustarse por la violencia de las embestidas ni mover un ápice las zapatillas ni perderle pasos. La espada se llevó el primer premio gordo de una feria que esperemos que nos tenga reservados muchos más. Oliva Soto ahora deberá demostrar que lo que pasó ayer no fue una simple tarde de arrebato, sino el resultado de una seria y fecunda progresión en su carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: