16ª de la Feria de Abril en Sevilla. Solo se salvó El Fandi

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Sábado 24 de abril de 2010. Decimosexta de feria. Tarde medio nublada y calurosa con lleno total. Cinco de Torrestrella de bonita y suficiente presentación que dieron juego desigual destacando por más nobles el primero y el cuarto. El segundo, tardo y soso, se dejó por el lado derecho. El tercero, bravo en los primeros tercios, sacó genio en la muleta. Y el sexto, un buen toro, embistió a la muleta con nobleza aunque a media altura. En quinto lugar, por devolución del muy débil titular, se lidió un sobrero de Toros de la Plata, de buenas hechuras pero manso integral y parado en la muleta. Manuel Díaz El Cordobés (nazareno y oro): Dos pinchazos y estocada casi entera, palmas. Pinchazo y estocada, silencio. Francisco Rivera Ordóñez (negro y oro): Pinchazo, otro hondo y estocada trasera, silencio. Pinchazo y estocada tras echarse el toro por su cuenta, silencio. El Fandi (marino y oro): Metisaca en los bajos y estoconazo, ovación. Pinchazo y estoconazo, gran ovación con saludos. Con los palos destacó El Chano en dos pares al primer toro.

 

Se llenó la plaza al reclamo de los mediáticos Manuel Díaz El Cordobés y Francisco Rivera Ordóñez, muy bien acompañados por El Fandi que, en cuanto tirón taquillero se refiere, les supera por la seguridad que tienen todos los públicos en que, cada vez que actúa, la diversión y el entusiasmo están garantizados con cualquier clase de ganado. Y eso le honra por encima de los gustos de cada cual.

El Fandi, siempre a su aire y desinhibido además de ajeno a quienes le niegan el pan y la sal, se ha convertido en un profesional como la copa de un pino y, por su regularidad, es una de las figuras con más fuerza de la actualidad. Cuando alterna con los grandes, se esmera en su papel y sus triunfos no molestan a sus compañeros. Todo lo contrario, les estimula y hasta les encanta. Y cuando le ponen complementando carteles como el de ayer, casi siempre se lleva el gato al agua. Solo por eso, su caso es digno del mayor de los respetos y, desde luego, admirable.

Tras aburrirnos como ostras con las primeras actuaciones de El Cordobés y de Francisco Rivera, la plaza saltó de alegría nada más aparecer en la arena El Fandi. No fue para menos. Sus intervenciones con el capote, larga de rodillas y galleo por chicuelinas, ante su bravo enemigo, dieron paso a su acostumbrado tercio con las banderillas en el que puso la plaza boca abajo. Pero ahí acabó lo bueno porque el toro cambió mucho en la muleta comportándose con genio hasta el punto de que, en varias ocasiones, El Fandi corrió el riesgo de ser alcanzado y, por milagro, no herido.

Y con el sexto, otro tanto o más con el capote que manejó a la verónica con mucho temple, no tan completo con las banderillas porque se le cayó un palo al intentar ejecutar dos pares consecutivos, uno al violín y otro inmediato de poder a poder que fue donde falló por recibir un golpe en una mano, y una faena de muleta en la que anduvo muy por encima de su oponente, logrando varias series muy templadas sobre ambas manos pese a que el toro embistió con la cara alta. Lástima que pinchara antes de enterrar el acero hasta la bola y en lo alto porque, de no haber fallado, seguro que habría cortado una valiosa oreja.

Manuel Díaz El Cordobés anduvo tan encantador y simpático como pesadísimo frente a los dos nobles toros que le correspondieron a los que toreó de modo periférico e itinerante, sin dar el paso ni comprometerse nunca. Hubiéramos preferido verle en su versión jocosa, con ranazos incluidos. Y menos mal que, durante su faena al cuarto, se dedicó a intercambiar miradas y sonrisas cómplices con los espectadores de los tendidos bajos de sol. Nada más que resaltar del ya no tan joven matador al que vimos muy bajo de fondo.

Francisco Rivera Ordóñez no tuvo tanta suerte. Pasó sin pena ni gloria con el segundo toro que tardeó mucho y embistió sin humillar nunca. Con un discreto ramillete por verónicas saludó al sobrero de Toros de la Plata que tuvo que encarar con no poco morbo de los espectadores por ver si daba el mismo y horrible juego que el de hace tres días de esta misma ganadería, al que tuvo que matar como malamente pudo Enrique Ponce, librándose milagrosamente de que se lo echaran al corral. Francisco banderilleó después con fácil donosura y, para su mayor comodidad, el animal terminó parándose por completo en la muleta y hasta se echó por su cuenta por absolutamente descastado. Si no lo hubiera hecho, las malas intenciones que escondía este marrajo, hubieran puesto a Francisco en no pocos apuros. Menos mal que, ya completamente rajado en tablas, pudo acabar con él de pinchazo y estocada.

 

EL QUITE DE DOMINGO

Tarde Modorra

En la actualidad se ofrecen al público cuatro clases distintas de corridas de toros: En primer lugar tenemos la corrida torista, para aquellos que ponen al toro como elemento principal de la fiesta; luego está la corrida de figuras, para los que, ante todo, quieren ver torear bien; después tenemos la corrida de José Tomás, para progres con visa-oro y snobs en general. Y por último está la corrida mediática, dirigida a las lectoras/lectores de las revistas del corazón y las “televidentas”/televidentes de programas tipo “Sálvame”. Esta última clase de corridas de toros, obviamente, está dirigida a públicos de gran espíritu analítico y de gran sapiencia humanística e intelectual.

La gran mayoría de los aficionados se quedaron en el Real de la Feria y regalaron sus entradas, pues los aficionados cabales aborrecen este tipo de corridas y aprovechan para regalar la entrada a la prima sorda de Bollullos, o a la portera coñazo que, desde febrero, viene reclamando el obsequio. Y los aficionados que no asistieron hicieron muy requetebién porque la corrida de ayer fue un auténtico pestiño. Modorra general a lo largo de casi toda la tarde. Los torrestrellas adolecieron de casta y de fuerza. Una corrida muy sosa y muy blanda que garantizó el aburrimiento. Solo un toro tuvo cierta movilidad, el sexto de la tarde.

Supondría un castigo para el lector que yo entrara en detalles sobre el quehacer del Cordobés y de Rivera Ordóñez. Baste decir rápidamente que el Cordobés tuvo un lote muy noble pero muy soso y que, a pesar de haber dado muchos mantazos no sacó ningún muletazo de calidad. El lote de Rivera Ordóñez, por su parte, fue mucho menos claro que el del Cordobés, pero Rivera no anduvo nada fino. A estas alturas  del campeonato pedir lindezas a Manolo Díaz y a Fran Rivera, es como pedir peras al olmo…

El único que nos sacó de la modorra fue el Fandi. Estuvo variado con el capote y dio su espectáculo con las banderillas, pero es obligado decir que no estuvo tan preciso como en otras ocasiones. Su primero fue un toro que se defendió con la cara alta quedándose muy corto. Su segundo, el sexto de la tarde, fue el único toro con interés del festejo. Un toro que se defendió por la poca fuerza, pero que embistió con movilidad y raza. Eso sí, al final del muletazo, tendía a echar la cara arriba y pegar el tornillazo. La faena del Fandi fue irregular: en algunos momentos fue capaz de cogerle el aire y los muletazos fluyeron limpios. Pero otras veces hubo enganchones y toreo sucio. Muy poca cosa para una corrida de modorra general.

Para mí, la corrida fue de un aburrimiento total, pero muchas y muchos lo pasaron en grande con la simpatía de Manolo, la guapura de Fran. Además, “Caye” estaba en el callejón. Imposible pedir más.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

4 Resultados

  1. Jorge Mateos dice:

    LOS TITULARES DE ZABALA. En esta feria anda en tremendista. De la corrida del mano a mano entre Perera y Luquw titula, UN MINUTO DE SILENCIO POR PERERA Y LUQUE. Que yo sepa, en el argot taurino solo se habla de minutos de silencio cuando alguien muere. Este tío no tiene remedio. Lo del día anterior con Ponce como protagonista pidiendo que se retire, otra locura de manicomio. Pero ¿cómo puede escribir esto un sujeto que pocos días antes había elogiado a “Minotauro de Chiva” por su increíble faena a un manso peligrosísimo de Zalduendo en las pasadas Fallas de Valencia. La volubilidad de Zabala y sus contínuos calentones en busca de darse pote en su nuevo puesto de El Mundo, son de juzgado de guardia.

  2. josem dice:

    Lamentable espectáculo el de ayer: intolerables la demagogia de Diaz, la incapacidad de Rivera y la vulgaridad del Fandi al que se le escapó el gran 6º. Aplicaría aquí a Diaz y Rivera una frase que nuestro admirado José Antonio suele dedicar a los modestos que no dan la talla: espero que esta actuación no les sirva para venir a la feria del año que viene.

    Y hagamos un esfuerzo entre todos: ignoremos al tal Zabala

  3. UNO AL QUITE dice:

    Algunos, me imagino que por asuntos personales, económicos o de otra índole, utilizáis el blog para meteros con Zabala, no lo entiendo. Un titular no es ni más ni menos que eso, y sabéis perfectamente lo que quiere decir, si no os gusta como crítico, no compréis el Mundo, o no lo leáis, ya que cualquier alusión os descalifica. Por supuesto que Luque y perera han estado fatal, pero es que quizá nunca fueron tan buenos, o quizá nunca lo serán, y digo tan buenos porque cuando salen los de otra dimensión que hoy son José Tomás, El Juli, Manzanares y Morante, se barre a mucha gente y se reclasifica el escalafón. Y es que cuando los toreros que no son extraordinarios, de los grandes de verdad, y si además no están al 100% acaba pasando esto. Lo digo por El Cid, Luque, Perera, y Castella. El caso de ponce es distinto, por qué viene a una, por qué si es una figura no controla a los sobreros y por último, por qué se aperrea y casi no mata al toro, lo que hubiera supuesto un borrón importante en su carrera. Por eso estoy de acuerdo en que todo tiene un final, por qué Zabala no le puede decir que su opinión es qué debe ir pensando en retirarse.
    Por cierto no os he oido hablar de vuestro odiado José Tomás, el de los enganchones, ventajista, que no dá la cara, el mito de mentira, ayer le partieron la femoral en Aguascalientes, y está todo y digo todo el mundo del toro consternado.
    De Rivera y El Cordobés mejor no hablar, yo ese día no voy a los toros, es de cachondeo, pero se puso el no hay billetes.

  4. josem dice:

    UNO AL QUITE, tu último comentario te califica como “persona”. No se que estás intentando dejar caer ¿que los que hemos criticado a JT no nos apena y preocupa lo que le ha pasado? Puede que gente venenosa como Zabala se alegre de desgracias ajenas, pero gente decente como quien suscribe está muy triste por lo ocurrido a JT, igual que lo estuve en su dia con las cornadas de Juan Mora em Jaen, el novillero Curro Sierra que quedó inutil para el toreo o la de Adrián (subalterno del Fundi). Y también me preocupó mucho la de Perera en Madrid el dia de los 6 toros en que casi pierde la pierna, y mientras estaba herido toreando al 4º hubo algún “aficionado” que incluso le pitó ¿quizá fuiste tú UNO de ellos? Y cuando dices lo de vuestro odiado JT lo que hace es reafirmarme en que el problema son sus acérrimos y no el torero. Un aficionado de verdad ama la fiesta y no odia a nadie. En cambio Zabala y muchos acérrimos de JT odian a demasiada gente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: