18ª y última de la Feria de Abril en Sevilla. Final con mediocre miurada y un valiente Rafaelillo

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. 25 de abril de 2010. Decimoctava y última de feria. Tarde soleada medio calurosa con brisa. Tres cuartos de entrada. Cinco toros de Miura, en el tipo de la ganadería con diversidad de pelajes y encornaduras. Faltos de fuerza y de raza, destacaron por más nobles los lidiados en cuarto y sexto lugares aunque este se vino muy abajo. Por devolución de más flojo quinto, se lidió un sobrero bien presentado y muy alto de El Conde de la Maza que fue muy bravo en el caballo y noble para la muleta, rajándose al final de la faena. El Fundi (esmeralda y oro): Estocada muy caída, ovación. Dos pinchazos y estocada desprendida quedándose en la cara y cayendo a la arena, gran ovación. Juan José Padilla (marino y oro): Más de media tendida, aplausos y saludos. Pinchazo y estocada, ovación. Rafaelillo (grana y oro): Media estocada y descabello, ovación. Pinchazo y cuatro descabellos, dos avisos y ovación. Bien a caballo Antonio Núñez “Alventus” con dos grandes puyazos al sobrero. Un gran par de José Mora al tercero.

  

Las corridas de Miura ya no llenan la plaza de Sevilla como hace ya muchos, en los que los toros que salían buenos lo eran de verdad y los que salían malos daban espectáculo por pavorosos. Últimamente y salvo honrosas excepciones, a los simplemente manejable se les toma como excelentes y los malos no transmiten el peligro que, sin duda tienen, por su falta de fuerza y de movilidad.

Ayer asistimos a una miurada mediocre de la que apenas se salvaron los toros cuarto y sexto, aunque este fue muy débil y se vino a menos. Como sería la cosa que, ganaderamente hablando, la tarde se salvó gracias al muy bravo y francamente noble sobrero del Conde de la Maza, que en esta feria lleva dos con alta nota.

El Fundi anduvo mejor de lo que esperábamos tras su desgraciadísima pasada campaña. Nada pudo hacer sino zafarse fe las altas, muy costas y molestas embestidas del primer toro. Pero con el bastante mejor cuarto, logró medio redondear una estimable faena de muleta a la que le faltó más verdad en los cites.

Juan José Padilla quedó decepcionado con el blandísimo juego que dio el segundo en la muleta después de haberle recibido con un ramillete al delantal y de protagonizar un vistoso tercio de Banderillas. El inválido, lo cantó en varas y al final se paró por completo.

Con el sobrero del Conde de la Maza, Padilla pasó sucesivamente de la prevención al descubrimiento de su bondad. Le pegaron duro en el caballo – el toro fue bravo – y luego noble por los dos pitones permitiendo medio serenarse a Padilla que hilvanó una faena tan periférica o más que la de El Fundi con el toro anterior.

El más valiente de la tarde fue Rafaelillo. Se la jugó con el muy difícil segundo y anduvo a gorrazos con el manejable y muy blando de Miura que cerró la tarde y la feria. Lástima que lo matara tan tarde. Podría haber cortado una merecida oreja.

____________________________________________

EL QUITE DE DOMINGO

 

El miura fue el del Conde de la Maza

 

 

Desde hace bastantes años la corrida de Miura no se lidia completa. Siempre hay que soltar algún sobrero para remediar la invalidez de los de Zahariche, que suelen salir blandísimos. Y aquí, el manido argumento de que el toro se cae por hacerlo fácil y agradable para el torero, no encaja. En otras ganaderías puede ser, pero es evidente que lo que menos conviene a los Hermanos Miura es que sus toros se caigan, pues el prestigio de la divisa siempre se basó en la dureza. Pero para duro el sobrero del Conde de la Maza. Y tampoco es la primera vez que sucede esto. En algunas ocasiones anteriores ha sido un toro del Conde de la Maza el que pone la chispa y el temperamento en una desvaída miurada…

 

Al del Conde le propinaron tres puyazos fortísimos, como para reventarlo. Y se quedó tan fresco. Mientras, a los miuras hubo que lidiarlos entre algodones para evitar que se derrumbasen. El quinto fue para adentro y también debería haberlo hecho el sexto. Menos mal que nos dicen que los pablorromeros salieron en Madrid más que decentes. Única buena noticia de un domingo cutre, con otra victorinada infumable en Zaragoza.

 

Se encomendó la lidia de los miuras a tres profesionales curtidos en estas lides. Digo más: a los tres mejores especialistas en corrida torista del momento. Y cumplieron fielmente con su cometido: estuvieron muy por encima de los toros. Gracias a ellos y a sus lidias impecables en el primer tercio, se salvaron de la devolución unos cuantos toros. Y después, con la muleta, sacaron con sacacorchos lo poco que los miuras llevaban dentro.

 

El Fundi tuvo un primero de mucho sentido por el izquierdo al que por el derecho sacó todo lo que tenía. El cuarto fue el mejor de la tarde. Con más fuerza hubiera sido un gran toro. Bravo en el caballo y pronto en la muleta. Faena maciza del Fundi, en que destacó una gran serie con la mano izquierda. Al pasarlo de faena por aquello de calentar al público, el toro se puso a la defensiva y perdió la oreja tras dos pinchazos y una estocada.

 

Algo parecido le ocurrió a Rafaelillo en el tercero: por alargar la faena en exceso, el toro se puso muy avisado y peligroso y matarlo fue un trago. El sexto era muy débil. El de Murcia primero lo asentó a media altura; después lo toreó profundo y por abajo, y acabó la faena pinturero. Faena de oreja de no haber sido por la espada.

 

Y el Señor Padilla, vestido esta vez de manera más normal, sorteó con habilidad todas las tarascadas que por la poca fuerza le tiró su primero. Con el del Conde de la Maza, que parecía que se iba a comer el mundo, pudo totalmente. En cuanto le bajó la mano acabó con el toro, que cantó la gallina huyendo acobardado.

 

Por cierto, mientras Padilla ponía las banderillas, la Banda atacó una canción que bien pudiera llamarse “celebramos con alborozo el primero de Mayo en el koljos” o “siguiendo el sendero luminoso que nos marca con su antorcha el camarada Mao”… Si eso es un pasodoble, que baje Dios y lo vea. Uno de los tópicos de la Maestranza es la calidad de la Banda de Música. Y es que, aparte de estar muy cargada de trompetas, interpreta a veces pasodobles horrorosos. Esto habría que revisarlo: no puede mandarse al baúl pasodobles clásicos y torerísimos para ser sustituidos por mediocridades absolutas… Si no lo digo, reviento.

 

Y acabó la feria en la que El Juli ha sido el amo. Triste final por la consternación que producen las noticias que llegan desde Aguascalientes. Afortunadamente se ha salvado el hombre. Ahora tiene que salvarse el torero. Mucha suerte, José Tomás.

 

 

 

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

1 Resultado

  1. josem dice:

    no fue la miurada de otras veces (¿os acordais del 5º del año pasado?) pero prefiero ésto a la impresentable becerrada de Jandilla o el desdichado encierro que envió el presuntuoso Palha.
    Buena noticia la recuperación del Fundi, se le ve en la forma que tenía antes de la caida del caballo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: