México. Aguascalientes. Puerta grande de El Juli en la quinta de San Marcos.

 

Se reiniciaba la Feria de San Marcos, luego de los acontecimientos del fin de semana pasado. La ciudad de Aguascalientes, “el centro de México” – llamada así porque el obelisco del centro histórico está ubicado exactamente en el centro geográfico del país –tiene importantes industrias y riqueza minera y agropecuaria. Hoy con cerca de un millón de habitantes, la llamada “Villa de nuestra señora de la Asunción de las aguas calientes” es la octava ciudad en desarrollo económico del país.

Tres cuartos de plaza en la Monumental de Aguascalientes en tarde calurosa con el viento molestando a los toreros. Partieron plaza el madrileño Julián López El Juli, de grosella y oro, el maestro venía de salir por la Puerta del Príncipe de Sevilla; Fernando Ochoa, de ciruela y oro, reaparecía el torero michoacano en esta feria luego de tres años, su terno salido de la aguja estaba bordado en terciopelo en punto de cruz, al estilo de los toreros mexicanos de los cuarentas; Octavio García El Payo, de turquesa celeste y azabache, vestía el mismo traje con el que había toreado en la Santa María, el día del percance, era también el mismo traje con el que había triunfado en la Plaza México el pasado 6 de diciembre, día de la reaparición de Miguel Espinosa Armillita Chico.

Fernando Ochoa enfrentó al primero de la tarde, “Bailaor” de 480 kilos, negro cornidelantero,  bizco del pitón derecho, le faltaba morrillo y culata al animal. Alejandro Prado, el notable banderillero que asistió a José Tomás el día del percance, puso tres pares en todo lo alto. El brindis del toreo michoacano Ochoa, con 14 años de alternativa, ha sido para el Cuerpo Médico de la Plaza, mereciendo una ovación muy calurosa y vibrante. El viento ha flameado los vuelos de la muleta durante la faena. El toro obediente con poca fuerza echaba las patas por delante y se frenaba en las manitas; su embestida era más desahogada en las tablas y allí Fernando Ochoa le ha arrancado meritorios pases en faena entendida, con valor y creatividad. Estocada entera tendida de limpia ejecución. Palmas.

El cuarto de la tarde, con el que ha triunfado Ochoa fue “Alegrías” de 473 kilos, anovillado, sin acomodarse el torero con el capote pues el viento molestaba y las embestidas eran deslucidas. Buen puyazo de Héctor Cobos con el toro rematando con fuerza. Brindis a todo el público. El toro ha tenido un juego con más continuidad en las embestidas que sus hermanos. Por el lado izquierdo iba rebrincado, quedándose a medio muletazo y buscando las pantorrillas. Tanda de mucha ligazón por la derecha que ha hecho sonar la música. Luego otra tanda de 5 muletazos de mayor proyección, con temple y largueza, obligando al toro a emplearse. Faena variada con estructura y ligazón. El aire no le ha permitido torear con asentamiento. Entra en la suerte contraria por derecho con agilidad, para estocada entera un poco caída. El público le ha reconocido y obtiene una merecida oreja. La vuelta al ruedo ha sido con la bandera mexicana y claveles rojos y blancos arrojados por las bellas damas en la plaza.

Octavio Garcia El Payo con el tercero de la tarde, “Cariñoso” de 490 kilos, bonito el toro, muy agradable de cara, de capa negra, bragado, meano, de pitones recogidos muy blancos. Lances de recibo del queretano, regresando en esta feria luego de estar parado 3 meses. Efrén Acosta hijo aguanta la reunión, el aguerrido y valiente picador da un buen puyazo en la zona de la querencia. Trepidante inicio de faena del Payo con péndulos y cambiados por la espalda.  El toro no tiene fijeza en el engaño, desarrolla genio y bravura seca  por el lado derecho, buscando la muleta con codicia y transmisión. El viento hace su aparición en el trasteo y El Payo muy dispuesto aguanta las miradas del animal que se vuelve reservón, le mira y va ahora con la cara arriba derrotando con fuerza. Faena valiente, muy firme del joven queretano que ha tenido que tragar, con determinación y jugándosela. Estocada muy hábil de limpia ejecución en el sitio perfecto, el toro reventado rueda sin puntilla. Merecía la oreja. Ovacionado.   

El sexto de la tarde para El Payo, “Aniversario”, negro bragado que sale contrario y abanto. Un refilonazo en varas de Salomón Aspeita, el toro se desplaza con fuerza, demostrando poderío, emotividad y fiereza. Hace un extraño y derrota, el pitón izquierdo ha pasado muy cerca del  torero. El Payo con mucha entrega, garra y actitud arrancó pases con buen trazo aguantando las embestidas del animal. El toro áspero se volvía rápido y salía contrario. La labor del Payo ha sido muy interesante, exponiendo enormidades en el sometimiento, aguantando los parones y miradas. Cambio temerario cerca a tablas que arranca los olés del respetable. Se tira con mucha decisión en todo lo alto, dejando media estocada suficiente. Palmas en una labor incomprendida.      

El Juli con el segundo de la tarde, “Agradecido” de 485 kilos, negro entrepelado, delantero, gargantillo, no muy bien rematado. Lances a la verónica rítmicos, muy cedeños de Julián, iniciando de manera importante su labor con el capote. Puyazo muy medido y efectivo sin rectificar del español de la cuadrilla del Juli. Vistoso quite por chicuelinas en los medios llevando las manos con mucho ritmo. La faena de muleta la inicia doblándose muy aseado el madrileño. Muletazos por bajo, el toro rebrincaba con violencia, brusco en sus embestidas, con la cara arriba, desarrollando genio. Por el lado izquierdo logra El Juli naturales suelto de mucha calidad. Molestaba el viento y El Juli a base de paciencia intentaba acoplarse. El lado derecho era el más peligroso e incómodo y El Juli ha estado muy profesional. Tres cuartos de estoque trasera. División de opiniones.

El quinto de la tarde, el del sensacional triunfo de Julián, se llamaba “Lunablanca” de 478 kilos, cárdeno, bragado, de estampa preciosa, bonito de hechuras, que ha ido de menos a más y ha dado un extraordinario juego. Lo recibe con larga cambiada de rodillas por el pitón izquierdo. El toro galopaba rebozándose con transmisión. Cinco lances con mucho temple del Juli rematando con media verónica de cartel. Lo ha aprovechado plenamente el torero. Puyazo muy medido. Banderillea el español Luis García muy aseado. El Juli brinda al público en los medios de la Monumental de Aguascalientes, en su primera comparecencia. Sabe que el toro no tiene mucha fuerza. Lo torea a media altura en un inicio emocionante. Con la muleta en la derecha cinco muletazos, luego cambia a la izquierda, pase de pecho y el desdén. Suena la música. El toro tiene nobleza y docilidad, pero protesta al final de los pases. Series intensas con ritmo, serenidad y temple, lo lleva embebido en la muleta calando muy fuerte en el tendido. En las alturas los olés se desbordan y la “Pelea de Gallos” suena como nunca. La faena estalla en emoción, El Juli desborda el ambiente en la plaza con su toreo, muy firme y decidido. La corrida se ha venido hacia arriba. Toreo en redondo de Julián, con emoción, con chispa; qué pena que el toro no pueda rematar las embestidas. Largo pase de pecho, soberbio. Ha sido una faena con matices ojedistas. Auténtico volapié, media estocada que fulmina al extraordinario astado.  Dos orejas para El Juli, feliz de la vida el torero español sale por la Puerta Grande. 

Fotos de la 5ta de San Marcos 2010:

http://www.mundotoromexico.com/2010/index.php?acc=galprod&id=951

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: