México. 8ª de Aguascalientes. Oreja para Garibay que vale un ¡torero! y ¡México! coreado por toda la plaza.

La faena de Ignacio Garibay ha sido la mejor de la Feria de San Marcos, jugándose la cornada. Eulalio López Zotoluco, experimentado en mil batallas, también ha cortado pelo, ha estado inmenso. Mientras que Julián López El Juli en la cima de su profesión ha declarado, reflejando lo que allí ha sucedido: “Me encanta el toro mexicano pero hoy ha dado mal juego, especialmente mi lote, no se ha visto nada de lo que tengo en el toreo, será para más adelante, estar más tiempo con el toro era mentir, me voy absolutamente vacío”. Los tres toreros le han puesto voluntad ante toros mansos a la defensiva, imposibles para el toreo, en especial el lote del extraordinario maestro madrileño que ha sido abroncado en su segundo por abreviar.

Gran entrada rozando los tres cuartos, de un público bullanguero de corazón, como es la idiosincrasia del mexicano. La tarde era espléndida soleada y sin viento. Zotoluco, con 24 años de alternativa, vestía de vino de burdeos y oro con remates en esmeralda. Con el que abrió plaza de 488 kilos, un complicado ejemplar que  desarrolló peligro, Eulalio estuvo muy aseado de capote; condiciones adversas del animal por el derecho quedándose corto, 5 naturales en una tanda de muy buen acabado, y le pone los pitones en el pecho al torero. Doblones de aliño y un par de pinchazos sin soltar. Pitos injustos al torero. El cuarto fue del hierro de Santa Teresa, una facción de la ganadería titular del licenciado don Alberto Bailleres, de nombre “Fenomenal” con 508 kilos y negro, bragado, delantero y enmorrilado de bella lámina. Acudió al capote con nobleza y fijeza, con prontitud, se desplazaba bien. Gran puyazo de Luis Miguel Gonzales, el toro empujaba y aguantó la reunión. Brindis en el centro del ruedo, y ha sido una faena larga de muchísimo mérito, al final merecedora de una oreja. Los olés se corearon desde el inicio con emoción. Las embestidas eran un tanto cortas del animal. Labor entendida y torera, muy esforzada con extraordinarios naturales ayudados con el simulado. La faena iba creciendo por actitud, muy centrado el torero y haciendo las cosas muy quieto. El toro ya se revolvía obligando a reponer pronto para no quedar a merced del animal. El toro terminó rompiéndose por el derecho en manos de una muleta tersa. Estocada entera un poco pasada entrando con limpieza y habilidad. Oreja de ley.

 

Julián López El Juli venía de triunfar en Fallas de Valencia y en la Feria de Abril en Sevilla. El segundo de la tarde con 506 kilos no ha permitido acomodarse del todo en los lances de recibo, sólo un par de verónicas de Julián. No metía el morro por abajo, se dolió en varas, defendiéndose, rebrincando, con la cara arriba, derrotando. Una joyita. La honradez del Juli se hace palpable, se estira en un par de muletazos por el derecho, para ese entonces el toro ya salía suelto y distraído para tablas.  Con el quinto de la tarde de 500 kilos, toro alto con trapío y raza que acometía complicado enganchando el capote. Le faltaba ser más bajo y corto de manos. Peleó con poder y sin fijeza en varas, puyazo extraordinario aguantando de Curro Campos. Venía rebrincado con violencia, corto de embestida, desarrollando sentido y buscando al Juli. Ha abreviado el matador. La gente, los “villamelones” vaya, le gritaban una expresión irreproducible muy mexicana que significa “malintencionado”. No lo fue el torero, sino los Mimiahuapan toda la tarde.  

Ignacio Garibay, con 11 años de alternativa es el capotero número uno de México en estos momentos. Su primero tenía 476 kilos, un castaño ojinero, bragado, bonito de hechuras, sin nobleza en sus embestidas, de salida amagó llevarse por delante al torero. El toro era de nulas posibilidades, Garibay se quitó los gañafonazos con astucia, intentaba el animal  arrancarle la muleta y levantarle los pies del suelo. Con el que cerraba plaza de nombre “Siempre alegre” y 485 kilos, Ignacio Garibay de México ha triunfado sensacionalmente cuajando al animal, sólo que el presidente de la corrida ha sido mezquino al negar la segunda oreja, no ha sabido ver lo que allí pasaba. El toro era un cárdeno bragado, bajo y corto de caja. Lances de recibo han sido extraordinarios: larga cambiada y dibujó 5 verónicas y el remate con armonía, jugando los brazos. Lo lleva por 5 chicuelinas andantes al caballo. Encelado el animal, gran vara aguantando la reunión de Salvador Aspeyta. El quite emotivo ha sido clavando los pies en la arena, el astado inmóvil muy fijo en el capote, le ha provocado con la montera y una zapatilla para instrumentar tres tafalleras y la revolera. La gente expectante, el toro ha desarrollado complicaciones como todos sus hermanos. Inició Garibay con rodillas en tierra en el centro del ruedo; el toro arrancado con fuerza se ha cruzado pegando con la pala en el pecho del artista. Los olés inundaron la faena. Enrabietado y valiente  proyectaba clasicismo. El toro por la izquierda empezaba a salir suelto a las tablas. Los naturales de uno en uno llegaban, luego por dosantinas permanecía cruzándose delante del peligroso animal.  La música nunca se hizo presente, como en La México, esta vez no hubo tiempo para ello pues la angustiosa faena no lo permitió. Volapié en la suerte suprema, ortodoxia y entrega en la estocada, México ha definido quién es el  número uno….a pesar de un señor en el biombo de la autoridad.

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

6 Resultados

  1. Pedro Abad-Schuster Pedro Abad-Schuster dice:

    (suerte matador) Los que tuvimos la suerte de haber estado ayer en la Plaza Monumental de Aguascalientes pudimos presenciar faenas de alto nivel taurino y en diferentes interpretaciones a través de las ideas toreras del francés Sebastián Castella y el defeño Eulalio López Zotoluco, quienes nos hicieron paladear el toreo poderoso y con autoridad, además del de mano baja, llevando de aquí hasta allá a los bureles, todo envuelto en una amalgama de brillante quehacer en la arena del coso. Al final de cuentas, quien se ?llevó el gato al agua? fue el espada europeo al lograr cortar dos valiosos apéndices al ejemplar que regaló y por ello salir en hombros. Y Zotoluco, quien pudo haber cortado más apéndices, sobre todo en su segundo, estoque no le funcionó y sólo al astado que decidió obsequiar le arrancó una oreja. La corrida en su fase normal, es decir, en lo que al encierro titular de los Herederos de Teófilo Gómez se refiere, no tuvo nada relevante en cuanto al juego que dio pues resultó más complicado de lo que se esperaba y de diferentes formas, incluyendo el octavo de regalo, ya que salieron ejemplares sosos y otros con peligro, mientras que el salió como séptimo, también de obsequio, de la divisa de Bernaldo de Quirós, gracias a la claridad del concepto del torero que atesora el galo Castella hizo ver bien al astado y termino ?rompiendo? el burel, sin embargo, nos pareció excesivo el premio de la vuelta al ruedo a sus despojos. Ante un lleno a reventar en el coso Monumental, bajo un cielo despejado y con momentos de molesto viento, el inicio del festejo vivió un emotivo momento al ser recordado de manera póstuma quien fuera un gran amigo y estupendo aficionado práctico Alfonso Ramírez ?El Pichas?, estando presentes sus hijos. Vestido de azul turquesa y oro, con faja y corbatín en negro, Eulalio López ?Zotoluco? al primero de su lote le instrumentó una faena a base de saber someter para después cuajar el trasteo poderoso. Falló al matar y todo quedó en palmas. A su segundo le hizo una faena de gran valor y sabiduría por ambos perfiles, provocando inclusive que le tocaran ?Pelea de Gallos?. Por desgracia, cuando tenía ganadas las orejas, erró con el pincho y fue ovacionado. Regaló un octavo astado de la misma casa ganadera titular, llamado ?Aficionado?, y a pesar de su sosería, logró llevar a cabo una faena llena de variedad y lucimiento, con mucho torerismo. Terminó de estocada caída para que se le concediera un apéndice. Rafael Ortega, de rosa y oro, con faja y corbatín en negro, trajo el ?santo de espaldas?. Fue molestado por el viento y tuvo que lidiar lo más malo del encierro titular. A su primero poco le pudo hacer, a pesar de que lo intentó. No acertó al matar y fue pitado. Y en su segundo, más animado el torero, cubrió con gran entusiasmo los tres tercios, pero todo quedó en voluntad y buena disposición. De negro y oro, con faja y corbatín en negro, Sebastián Castella derrochó deseos por triunfar en su primero, le echó valor, sobre todo por el lado diestro. No acertó con la espada y se hizo ovacionar, negándose a salir al tercio. En su segundo, simplemente abrevió, pues no había nada que hacer. Y en el séptimo de regalo, ?Suertudo? de Bernaldo de Quirós, que empezó con mucho genio, además de que en el tercio varas tumbó al picador español Juan Manuel Moreno y le pegó un cornadón al caballo que le provocó la muerte, el diestro lo sometió, lo metió en el engaño y le cuajó un auténtico concierto derechista, largos, templados, bien trazados, de mano muy baja y, sobre todo, mandones. Le sonaron ?Pelea de Gallos? y todo era felicidad. Gritos de ¡torero! vino una estocada honda y el descabello para recibir las orejas y salir en hombros. Al toro por cierto de le dio una excesiva vuelta al ruedo a sus restos. SEPTIMA DE ABONO. Esta tarde de domingo 2 se anuncia la sexta corrida de la Feria Nacional de San Marcos, con Fernando Ochoa, Joselito Adame y Mario Aguilar, quienes lidiarán el encierro de Santa Bárbara. Festejo que será en homenaje a la memoria del añorado Cronista Taurino Internacional Addiel Bolio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: