3ª de La Comunidad de Madrid. Urdiales y Aguilar apenas compensaron una pesada y frustrante goyesca

Madrid. Plaza de Las Ventas. Domingo 2 de Mayo de 2010. Tercera de feria. Corrida goyesca. Dos tercios de entrada en tarde soleada y agradable. Tres toros del Conde de Mayalde (primero, quinto y sexto) y otros tres de Carmen Segovia (segundo, tercero y cuarto). De imponentísima y más que sobrada presentación. Sobre todo los lidiados en la segunda parte del festejo. De los de Carmen Segovia, el segundo fue un bravucón violento en varas y noble por el pitón izquierdo; el tercero manso y muy venido abajo; y el cuarto, también bravucón, fuerte en varas y manejable aunque soso por el lado derecho. De los de Conde de Mayalde, el primero fue manso en varas y noble aunque sin clase por el lado derecho; el quinto, asimismo manso en varas y muy pronto venido a menos hasta echarse en plena faena de muleta; y el sexto, bravucón y muy manejable en la muleta. José Luis Moreno (blanco y pasamanería negra): Estocada muy tendida y contraria que escupe, pinchazo hondo, estocada y descabello, aviso y palmas con saludos. Dos pinchazos, estocada caída y dos descabellos, aviso y silencio. Diego Urdiales (canela y pasamanería negra): Buena estocada ligeramente atravesada y cuatro descabellos, dos avisos y fuerte ovación. Pinchazo echándose el toro varias veces hasta morir apuntillado, pitos en el arrastre del animal y silencio para el torero. Sergio Aguilar (grana y pasamanería negra): Buena estocada, silencio. Estocada, petición insuficiente y vuelta al ruedo. A caballo destacó Manuel José Bernal. En la brega, la exactitud de Victor Hugo Saugar y la eficacia de Rafael Figuerola, que también brilló en banderillas.

Estas corridas goyescas como la de ayer que sólo lo parecen por la no siempre bonita ni elegante vestimenta de los actuantes y el desproporcionado volumen de las reses lidiadas, más dignas de la época de gran pintor aragonés que de los tiempos modernos, no tienen más razón de ser que celebrarse en la festividad del 2 de mayo y, últimamente, de la Comunidad de Madrid cuyas autoridades asistieron en pleno. Mejor sería que, en vez de tanto disfraz y una corrida tan tremebunda además de diezmada y recompuesta con dos ganaderías, se organizaran como lo que empezaron a ser cuando se inventaron. Corridas con reses de renombre para figuras del toreo.

Es cierto que en la que nos ocupa actuaron tres de los que en años anteriores más se han acercado al nivel que ansían pertenecer. Pero, viéndoles otra vez, mucho me temo que seguirán ocupando los puestos que todavía mantienen. Por unas cosas o por otras, no terminan de cuajar en lo que pretenden desde hace demasiado tiempo.

Claro que, en tal menester, quien más defraudó con respecto a lo que venía haciendo desde hace dos o tres temporadas, fue el cordobés José Luis Moreno a quien correspondió el mejor lote de la tarde en conjunto.

Con el noble por el lado derecho aunque sin clase primer toro, del Conde la Mayalde, vimos a Moreno excesivamente precavido en su indudable voluntad de agradar. Sin sosiego ni calma, quiso mucho y pudo poco pese los muchos muletazos que pegó por su mejor pitón, el derecho. Forzado y sudoroso terminó José Luis que tan sólo pareció ser él mismo en los últimos muletazos cambiados y ayudados del final de su faena.

La espectacularidad de su pelea en varas del bravucón y violento cuarto, uno de los de Carmen Segovia, no se correspondió con la manejabilidad que demostró en la faena de muleta en la que Moreno tampoco anduvo a gusto. Viéndole sufrir más que gozar, adivinamos que no anda lo que se dice sobrado de sitio en una temporada que le ha llegado para recoger una muy bien sembrada cosecha. Una pena porque en su tierra le esperan dos corridas claves de la próxima feria de La Salud, donde le será preciso triunfar si quiere continuar su progreso profesional.

Con el segundo toro, a Diego Urdiales le vimos acertado en la lidia, muy seguro y tan dispuesto como casi siempre que actúa en esta plaza de Madrid en donde tantas veces ha logrado encandilar a los aficionados que aquí siempre le ayudaron.

La faena de Urdiales tuvo una primera parte en la que hizo al toro, intentando y consiguiendo mejorar sus embestidas que rompieron a buenas. Bien colocado, con la mano siempre por delante, encajados los riñones y en casi todo muy templado, los muletazos en redondo que ligó tuvieron categoría. Y también los muy finos naturales y los adornos con que cerró la faena, rematada con un gran espadazo que, por algo atravesado, no tuvo efectos rápidos. Amorcillado el animal, Diego necesitó de cuatro golpes con el descabello para despenar al animal hasta escuchar dos avisos. Lo que hubiera sido una oreja bien ganada quedó en gran ovación aunque, al intentar la vuelta al ruedo que sin duda merecía, el grupito de siempre lo impidió con injustificadas protestas.

Diego Urdiales apenas pudo hacer nada, ni siquiera matar al quinto toro del conde de Mayalde. Un impresionante pavo con casi seis años de edad que terminó viniéndose abajo en la muleta y hasta se echó varias veces, incluso después del pinchazo que propinó el espada riojano, por lo que tuvo que ser apuntillado.

Sergio Aguilar es un torero con no pocos dones artísticos a más de tener un valor con el que ha conseguido éxitos en varias ocasiones. Ayer no tuvo suerte ninguna con su primer toro, que se vino muy a menos nada más empezar la faena de muleta que empezó con la mano derecha, sufriendo una colada al dar el segundo muletazo y lo mismo cuando intentó torear con la izquierda. Aguilar abusó del tiempo y prolongó innecesariamente un trastero que se hizo muy pesado.

Con su otro toro, de bastante mejor condición, aunque se acopló algo tarde consiguió lo mejor de su actuación y lo de más calidad del festejo con muletazos muy largos, muy templados y de muy buen gusto en la segunda parte del trasteo, admirable tramo  que conectó a tope con los espectadores. Al matar de buena estocada muchos pidieron la oreja que el presidente no concedió. Debieron dársela. Pero, al menos, Sergio Aguilar pudo dar la única vuelta al ruedo de la tarde.

______________________________________

 

EL QUITE DE DOMINGO

Vestidos de mamarracho

 

Una gran figura del toreo se negaba sistemáticamente a torear la corrida goyesca de Ronda. Cuando iban a contratarlo, siempre ponía alguna excusa para zafarse del compromiso. Un buen día Antonio Ordóñez se dirigió a él interpelándole: ¿qué coño te pasa, que nunca quieres torear la goyesca?  Perdone usted, maestro, contestó, pero es que me da mucha vergüenza vestirme de mamarracho. Y aquella gran figura se salió con la suya y jamás toreó corrida goyesca alguna. Le alabo el gusto.

La corrida goyesca es un absurdo absoluto. En primer lugar, ni Costillares ni Pedro Romero vistieron nunca así. El trajecito goyesco de marras es más propio de una opereta napolitana que de los cosos taurinos y de los toreros del dieciocho. Por otro lado, el vestido convencional es tan bonito que, sustituirlo por otro, empobrece el festejo. Y  por último, si es una corrida goyesca, habría que poner una mesa enfrente del toril para que un hombre con grilletes en los tobillos saltara por encima del toro. Habría también que hacer el paseíllo con los picadores por delante y picar sin peto. Y habría que resucitar al Indio Mariano Cevallos montado en un toro e intentando rejonear a otro… Para ponerse a dar derechazos y naturales tal y como se dan actualmente, mejor usar el vestido convencional.

Dejando aparte el numerito de los disfraces, hay que decir que la corrida compuesta por tres de Carmen Segovia y tres de Mayalde, tuvo mucho que torear. Pero mucho que torear. Y quien mejor los toreó fue Sergio Aguilar. ¡Ojo con este torero! Podría ser la sensación de San Isidro. A su primero lo mató de un gran volapié. Solo eso pudo hacer porque el toro apenas embistió. Al sexto, un Mayalde muy noble, lo toreó muy bien, primero por naturales y después por derechazos. Los muletazos surgieron largos, profundos y con la mano muy baja. Con la mano diestra toreó muy despacio. Hace tiempo que no veía torear con tal lentitud. Después de una estocada ligeramente desprendida, el Presidente negó una oreja pedida por toda la plaza. Metió la pata el Usía, pues pocas veces se ve torear tan lento y tan largo. Repito: aquí podría estar el triunfador sorpresa de San Isidro.

El segundo derribó al picador en las dos entradas. Da gusto ver como derriban los toros con los caballitos nuevos. Así debe ser. Lo que era intolerable era ese muro inamovible que destrozaba a los toros. Llegó el toro a la muleta fuerte y con temperamento. Urdiales le toreó bien, sobre todo en una serie con la mano izquierda de cintura cimbreante y mucho pellizco. Es una lástima que este torero no adelante más los engaños y, por ello, no ligue los muletazos porque tiene gusto y sabe torear. Hasta podría haber cortado una oreja si el toro no hubiera tardado tanto en echarse. El quinto no valía un duro. Se tumbó en la faena de muleta por la poca raza que tenía.

José Luis Moreno mostró su buen estilo durante toda la tarde, pero no se acopló con ninguno de sus dos toros y su lote tuvo posibilidades. A su primero lo toreó muy rápido en una primera parte de faena vertiginosa. Después dio una buena serie con la derecha, pitón por el que el toro era excelente, y los trincherazos del final también fueron buenos. Además, mató mal. El cuarto, después de un derribo precioso digno de los pinceles de Roberto Domingo, llegó a la muleta sin gran clase, pero fácil. Moreno ahogó al toro y le bajó muy pronto la mano. Tenía que haber planteado la faena más a largo plazo, porque el toro era fácil. Lo ahogó y se acabó la faena. A este toro lo había lanceado bien a la verónica.

Entre la gente de plata muy bien con los palos el Víctor, Jarocho y José Luis Rodríguez Zapatero. ¡Perdón!, ¡qué lapsus más tonto! Me refería a Félix Jesús Rodríguez, pero hay parecidos que matan.

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

4 Resultados

  1. jose maria gómez dice:

    Siempre las “gayumbadas para los mismos”, la injusticia perenne para los desfavorecidos. El sábado Fandiño hecho un tío y matando como hiciera antaño Martín Aguero, ayer ¿cuando se enterarán las empresas? Urdiales toreó con la izquierda como muy “poquitos saben” y con dos cojones ante un deshabrido semoviente que le hizo pasar un quinario por el pitón derecho, el día que le embista un toro va a poner Las Ventas del revés. Aguilar, magnífico y reivindicativo, Moreno sin haber asimilado aún la cornada de Castellón. Tres toreros con un corridón, cinqueño y de gran trapío. Y luego Cayetano vendrá a sus compromisos Isidriles y Aniverasarios con los toros debajo del brazo. Infamante injusticia. !Que ganas tengo que mate en Madrid el sobrero del Tío Picardias, aunque sé que es muy difícil! Morante, ¿en que casa te has metido?.
    Saludos.

  2. Aquilino Sánchez Nodal dice:

    Por problemas físicos no pude asistir desde mi localidad, me vi obligado a regalar la entrada, ¡vaya regalito!, no se, si mi amiguete me perdonará el embolao. Por la retransmisión de Telemabodrio la apreciación de lo mejor fue el no asistir en el potro de tortura que resulta, con este tipo de espectáculo, la piedra del tendido.
    Mala, malísima, pésima, se podría haber ahorrado la Comunidad los gastos y dedicarlo a otro asunto. El cartel sin atractivo. El “ganao” anunciado al reciclaje, el cambio “ni fú ni fa”, los artistas, como se esperaba.
    La suerte de varas de lo más lamentable en años.
    Lo inaceptable, el retransmitente, morucho sin métrica, tino o gusto para explicar lo que ve, que, al no nacer con la estrella taurina, ya se puede leer miles de libros de toros, nunca los verá como debería ser. ¿Sería posible una recogida de firmas para que lo cambiaran por un locutor de verdad, aunque fuera de fútbol?, seguro que nadie lo puede hacer tan monótono, sin gracia ni sentido, ni tan mal como el tal “Mong”.
    Es una opinión no tiene por qué ser rebatida o censurada.

  3. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    Hay que recordar que José Luis Moreno regresaba ayer a los ruedos tras el cornalón recibido en Castellón por un fiero toro de Victorino. Estuvo muy precavido con el primero, toreándolo muy por las afueras, y sin creérselo ni sentirse con el nobletón cuarto. Urdiales tuvo que sobreponerse en el segundo a una terrible colada por el pitón derecho, algo que en el frágil corazón del arnedano no es nada fácil. La faena se basó por el lado izquierdo y resultó irregular, alternando series y muletazos sueltos buenos y sentidos con otras fases sin pena ni gloria. Fue muy reseñable su estocada, aunque por pelín contraria no resultara efectiva para cortar una segura oreja. Con el quinto, probablemente enfermo, nada pudo hacer. Aguilar, un torero que torea en Madrid igual que José Tomás en los demás sitios, estuvo a merced del noblón tercero por su falta de temple. Ahí está el vídeo para quien quiera congelar las imágenes. El vallecano, por su tendencia a torear rápido le quitaba en el momento del embroque la muleta de la cara, creando un hueco amplísimo por el que el toro lo veía. Mucho mejor estuvo en el sexto, su segunda parte de faena es lo mejor que yo le he visto hacer a este torero en toda su carrera y en el que siempre deposité grandes esperanzas. Toreo sentido y de mano baja con la derecha, y para rematar faena una gran serie con la mano izquierda, pero buena de verdad. Todo muy despacio y muy medido. Otra gran estocada y oreja birlada por el presidente. Ojalá que Sergio le coja definitivamente el ritmo a los toros y se convierta en el gran torero que prometía ser hace unos años.

  4. jose maría gómez dice:

    Amigo Fernando de Rekakoetxe: Yo no veo que Urdiales tenga el corazón “frágil” como señalas, recuerdo sin ir mas lejos el arrimón que se pegó en la pasada Aste Nagusia ante el Victorino mas serio y mas cabrón que recuerdo en mucho tiempo. Lo que ocurre es que matar un día si y otro tambien este ganado puede llegar a afligir a cualquiera y no creo que este sea el caso de Urdiales, como ayer apostillé lo que tenían que hacer las empresas es darle corridas como a los de arriba y se iban a enterar muchos como ése al que se le fue el toro mas bravo de la Feria de Abril de Sevilla y se le fue enterito, asi, sin paliativos. Urdiales puede llegar, si los taurinos no le cortan la cabeza, a figura del toreo, éste si que tiene la moneda.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: