1ª de la feria de San Isidro en Madrid. Se ajustó al guión

Madrid. Plaza de Las Ventas. Jueves 6 de mayo de 2010. Primera de San Isidro. Buen tiempo. Casi lleno. Cinco toros de Salvador Domecq, muy desiguales de presencia, flojos y de poco juego, salvo el segundo, que fue bueno. Y, lidiado en sexto lugar, el sobrero de Navalrosal, un cinqueño enano que se dejó torear. Curro Díaz (verde botella y oro): Silencio y oreja. Juan Bautista (azul marino y oro): Silencio en los dos. Eduardo Gallo (verde hoja y oro) silencio. Aviso y silencio. Curro Robles saludó absurdamente tras banderillear sin brillo al quinto.

 

El único interés que tenía la corrida de ayer era Curro Díaz. A pesar de sus altibajos, es un torero de gran clase al que siempre es grato ver. Gallo y Bautista hace tiempo que han enseñado su techo y  ya se les han ido sin torear muchos toros en plazas importantes. Por tanto, en Curro Díaz recaía el intríngulis de la tarde. Y estuvo bien. Y muy torero. La oreja de ayer le va a servir para subir un cartel puesto en entredicho tras su mala tarde en Sevilla.

 

Los toros de Salvador Domecq parecían comprados en un todo a cien. Una corrida barata y de muy desiguales hechuras que blandeó mucho y embistió muy poco. Pero hubo una excepción: el segundo de la tarde, que fue bravo en el caballo, noble y alegre en la muleta. Tuvo la desgracia de toparse con Juan Bautista, el rey del pico. Y conste que yo no soy un maniático del pico de la muleta y que la importancia que doy a este asunto es bastante secundaria. Pero es que lo de Juan Bautista es una pasada. Engancha descaradamente con la punta de la muleta mandando al toro en todos los viajes a Manuel Becerra. Imposible torear más despegado. Cabe un camión entre el toro y él. No dio un pase ceñido al buen segundo. Y si así estuvo con el toro bueno, imagínense como estuvo con el toro malo… El quinto era mirón y probaba en los inicios del muletazo. Bautista se vio desbordado por el toro hasta el punto de echar a correr. Nunca ha sido un torero de mis preferencias, pero al menos hasta ahora se tapaba con el oficio. Ahora ni eso. Con el quinto lo pasó francamente mal y perdió los papeles. Parece estar acabado. Lo único rescatable de la actuación de Bautista fue una buena media verónica en el toro de Curro Díaz.

 

Poco pudo hacer Eduardo Gallo con su primero, un toro que se defendió pegando muchos cabezazos por su poca fuerza. Lo mató bien, eso sí. El sexto fue un sobrero enano de Navalrosal que, a pesar de lo mucho que manseó en los inicios de la lidia, se dejó torear después. El concepto torero de Gallo es totalmente pedestre, bruto. En vez de llevar a los toros hasta el final, se los mete hacia el culo cortándoles el viaje. Él solito los frena y los resabia. Dio al toro un montón de mantazos y después se dio un arrimón que a nadie impresionó ni nadie agradeció. Con valor solo no basta. Además hay que saber torear.

 

El primero tenía que haber sido devuelto por lo flojo que era. Curro Díaz, a pesar de lo corto que se quedaba el toro, estuvo correcto con él y hasta dio una buena serie de naturales. Vio el buen pitón derecho del cuarto desde el primer capotazo. Estuvo pinturero con el capote y construyó una faena muy inteligente sobre la mano derecha, consciente de que por el izquierdo el toro embestía cruzado y era francamente malo. Tras dos series con la diestra más que aceptables, llegaron otras dos sensacionales. Curro toreó muy asentado, abandonado y acariciando la embestida con la mano muy baja. Cuando está a gusto, torea como los ángeles. En el aire de Ponce o José Fuentes, pero además con pellizco. Fueron dos series verticales y mandonas de gusto exquisito. Mató muy bien y cortó una oreja.

 

A muchos les supo a poco y decían que era una oreja barata. Yo discrepo por tres razones: En primer lugar, lo lidió muy bien; en segundo lugar, sacó todos los pases que tenía el toro, que no eran muchos. Y en tercer lugar, mató de una gran estocada, cosa nada sencilla por lo alto que era el toro y porque se quedó esperando con la cara arriba.

 

Con la cantidad de desgarramantas que van a pasar por la feria  esta semana y con la cantidad de toros que se van a malgastar, ya verán ustedes como vamos a echar de menos la torería de Curro Díaz…

2 Resultados

  1. jose maría gómez dice:

    Bien Curro Díaz, aunque sin muchas apreturas, buen gusto y torería, gran estocada, de las de verdad, se agradece ver un torero de este corte mezclado entre esas figuras de hoy, futbolistas de pierna “atrasá”. Juan Bautista nada que ver con aquél torero que le mojó la oreja bajo el diluvio a su compatriota destoreador, y de Puerta Grande con el toro de el Puerto, se dejó un buen segundo toro, ni ganas ni apreturas. Gallo como casi siempre insulso y aburrido en su descargo el nulo juego del tercero y el sobrero sexto que parecía pero no fue. !Lo que nos queda!
    Saludos.

  2. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    EL PROGRAMA DE MANO: En todos los programas de mano que se entregan al entrar el público a la plaza, además de los datos biográficos de cada torero interviniente esa tarde, se realiza un alegato publicitario de lo mejor de cada uno de ellos. Seguro que en el de ayer se recordaba que los tres actuantes saben lo que es salir por la puerta grande de Las Ventas. Lo que no pondría a buen seguro es que esta misma temporada a Curro Díaz se le fue un excelente lote de Alcurrucén en Sevilla, que a Juan Bautista se le marchó un lote de categoría de Valdefresno en Valencia o que Eduardo Gallo venía de pegar un mitin 5 días antes en esta misma plaza con un noble toro de Guardiola. Es el programa de mano paralelo y realista que maneja el aficionado antes de entrar siquiera a la plaza. Ayer sólo Curro Díaz recuperó algo del crédito perdido. Tras pasaportar al borrico descastado que hizo primero nos dejó una faena breve y pinturera rematada de un soberbio estoconazo. Por el lado izquierdo no tenía un pase el toro, así que la labor del de Linares se basó en la mano derecha, esperando al toro con la muleta retrasada para aprovechar sus medios viajes conduciéndolos con verdadero gusto y encaje. Hubo una serie desmayada que recordó a los derechazos de Julio Aparicio en el 94. Los otros dos actuantes confirmaron su estrepitoso momento. Con el buen segundo Juan Bautista no se atrevió a meterse en serio nunca, siempre periférico y sobre todo quitándole la muleta de la cara, por lo que el animal no repetía. Con el quinto pegó un sainete, pues aun siendo el toro mirón e incierto por el pitón derecho, por el izquierdo se deslizaba con nobleza. El torero francés se descompuso por completo como si estuviera ante un barrabás. Eduardo Gallo estuvo al menos más firme que el pasado día 1, pero lo que no pudo evitar fue estar tan bruto como siempre. Y es que se empeña en obligar a los toros una barbaridad, obligándoles a embestir en curva hasta detrás de la cadera y con la mano baja. Al acochinado tercero (en el programa de mano del aficionado también ponía que la ganadería de ayer es de tercera fila, una de tantas que no aparecerían en ninguna otra plaza importante -léase Pamplona, Bilbao, Sevilla, Valencia, Zaragoza- más que en esta) lo “indignó″, como suele decir Domingo, y al buen sobrero de Navalrosal se lo cargó en las dos primeras series. Sólo añadir una felicitación a la empresa por la cuadra de caballos que está picando este año en las Ventas. Se ve que afortunadamente el ejemplo de Bonijol en las plazas del norte ha tenido un efecto positivo. Haber si se hace una buena criba de picadores, que buena falta hace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: