México. 12ª de Aguascalientes. Cogida de César Delgadillo y desierto el premio de la Oreja de Oro

Sobresalió César Delgadillo con una actuación que el público coreó con olés estruendosos,  gritos de “¡torero, torero!” y petición sonora de oreja con el torero siendo operado de una cornada limpia de dos trayectorias de 25 y 15 centímetros en el muslo derecho

La Ganadería de Medina Ibarra ha sido refrescada con sangre española, al igual que otras ganaderías mexicanas como Corlomé (que había triunfado el día anterior), Los Encinos, Jaral de Peñas, Barralva, San José, Rancho Seco. Qué buen ejemplo para otras ganaderías en nuestros países americanos.

Vestido de corinto y oro con corbata en plata, César Delgadillo acarició y mereció la concesión de la Oreja de Oro en disputa ante un bravo toro de Medina Ibarra. De la tierra de Aguascalientes se presentaron Fabián Barba (ovación), César Delgadillo (cornada limpía de dos trayectorias y petición de oreja), Víctor Mora (aplausos) y José Manuel Montes (cornada tremenda al banderillear); de Guanajuato ha toreado Israel Téllez  (aplausos en el tercio) y de Michoacán Juan Chávez (aplausos). La tarde ha tenido matices muy interesantes y emoción. Dos toreros con afán de triunfo han terminado heridos ante dos bravos del encierro de Medina Ibarra.

El primero, para Israel Téllez (de azul turquesa y oro), un toro de 485 kilos de pelo negro, bragado, largo, alto de manos, zancudo, cornidelantero, sin remate en el morrilo;  con poca transmisión y recorrido. Si hubiese matado bien cortaba una oreja el guanajuatense a pesar que su labor no caló en el tendido. Luego de un espectacular tercio de banderillas a cargo de Israel, y al son del pasodoble Silverio Pérez, el toro desarrolló sentido muy pronto en una faena de fibra y raza y muletazos de uno en uno. Estocada entera y trasera. Aplaudido en el tercio. 

El segundo, para Fabián Barba (de azul marino y oro), un toro de 462 kilos, entrepelado, reunido, bajo de caja, de bonita lámina, vuelto de pitones, discreto de cara, con mucha calidad y genio en sus embestidas; le costaba repetir pues el puyazo de Javier Prado ha sido fortísimo y sangraba mucho. Lo recibió Barba de rodillas con el capote jugando los brazos y sin cambiar el perfil; luego un quite por delantales y se ha quedado muy quieto y firme con la muleta robando redondos y muletazos muy toreros con aseo y conocimiento de causa. Depuradísima técnica de este torero. Buena estocada, tarda en doblar y han aparecido pañuelos en el tendido. Ovacionado. 

El tercero fue el más bravo del encierro para César Delgadillo, un torero de personalidad, muy dispuesto con buen corte del toreo clásico. El de Medina Ibarra, de 467 kilos, muy reunido, corto de caja, negro delantero y bragado; se desplazó con bravura y transmisión. Faena muy torera con el capote en verónicas cedeñas jugando los brazos. Lo lleva toreramente al picador para un puyazo muy medido de Cruz Prado Mirelles, el toro arremetía con fuerza y bravura. Se echa el capote a la espalda Delgadillo, estoico y sin moverse en quite por saltilleras. Olés desde el inicio conectando con el tendido. Por el lado izquierdo naturales muy sentidos, largos y templados. César toreaba muy emocionado con calidad y trazo, molinetes, pases por alto, trincherazos por bajo, en redondo. Un poco acelerado el torero pero con mucho corazón. Hasta que ha sido cogido cuando daba una dosantina, cornada con dos trayectorias. Espadazo entero luego de dos pinchazos.  Ovación fuerte cuando le llevaban a la enfermería. Petición de oreja desatendida por los pinchazos.

El cuarto de la tarde fue para Victor Mora (de azul cielo y oro), el torero ha estado heroico en esfuerzo de valentía toda la tarde. El toro de 527 kilos, construido hacia arriba y con vastedad, muy alto y hondo, cárdeno, nevado de cuartos traseros y bragado; que rompía la continuidad de tipo de los demás del encierro. El toro se arrancaba con fuerza y poder pero no se definió en su embestida con complicaciones y peligro sordo. Cuando lo llevaba bien toreado el toro se desplazaba. Arrimón de Victor Mora y es enganchado. Aviso y aplausos en el tercio.

El quinto para Juan Chávez (de rosa y oro) que se presentaba en esta plaza, un reserva de 458, pues el titular de hechuras preciosas se quebró el cuerno al rematar muy fuerte. Sin condición clara, salía rebrincado y con la cabeza suelta. Golpe fuerte del torero  volando por los aires cuando hacía un quite. Realizó un trasteo lleno de voluntad y valor. Pinchazo y entera atravesada. 

El que cerró plaza ha cornado feamente en banderillas a José Manuel Montes (de nazareno y azabache). Venía el torero de una cornada muy fuerte en Jesús María. El toro de 479 kilos, cárdeno, paliabierto bien armado con el que Montes ha saludado con una muy buena serie de verónicas y chicuelinas, desplazándose por ambos lados el animal. Puyazo breve de José de Jesús Prado. Luego apretado quite de José Manuel por gaoneras ceñidas y la brionesa. Y haciendo caso del público que le pedía cogiera los palos, el astado le ganó la cara en el primer par, luego de correr  pegado a tablas con el toro apretando con fuerza, y quite oportuno que le salvó. El segundo par al violín fue luego que el toro le prendió por el pitón derecho y le hizo volar por los aires. Ya en el tercer par vino la tragedia. El toro le había avisado cortándole terreno por ese costado y lo ha levantado por los aires y lo ha traído de manera espeluznante colgado de un pitón y luego al otro por la ingle. Quiera Dios se recuperen los toreros.       

Fotos de la corrida en link (copiar y pegar): http://www.mundotoromexico.com/2010/index.php?acc=galprod&id=971

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. iker enríquez dice:

    Es una pena que el Juez de Plaza desatendiera la exigencia del público y no otorgara el apéndice al matador de toros César Delgadillo, en la corrida de la oreja de oro,celebrada en el marco de la Feria Nacional de San Marcos. Los aproximadamente 7,000 asistentes que estuvimos presentes pudimos observar a un artista con temple, conocimiento y sentimiento en el ruedo, que desborda el toreo antigüo, cadencioso y con sabor, sabedor que el toreo se transmite del ruedo al tendido, y César Delgadillo demostró que es poseedor de esas fibras sensibles que te dejan en la memoria y en el corazón, el derroche de talento, que desgraciadamente no es apreciado por los actuales mandamaces del poder taurino, que con negación de oreja y cierre de puertas, olvidan su obligación de atender la voz del respetable, que cuenta con la autoridad suficiente para conceder el primero de los premios, la oreja, que en esta ocasión le fue hurtada al torero hidrocálido.

    Conociendo el carácter de César, sabrá reponerse de las heridas recibidas: por la herida realizada por el burel al que lidió y dio muerte, y la herida realizada por el agrabio del que fue objeto, cornado por quien no reconoce el tremendo error que comete al no brindarle más oportunidades a este extraordinario matador, que demuestra con hechos, que aun sin contar con el apoyo incondicional como del que sus alternates son arropados por parte de la empresa, demuestra que es más torero, y poseedor de un carisma que transmina al público, que es el mandón, aunque en muchas situaciones como la del 09 de mayo pasado, se les olvida.

    Ánimo César Delgadillo, que hay más valíar en un auténtico hombre en el ruedo, que en montón de títeres en un palco, aunque en este diga “AUTORIDAD”.

    Buena suerte Matador y se le desea pronta recuperación, que le esperan más tardes en las cuales nos brindará actuaciones llenas de calidad torera, como la que nos regaló el lunes, en donde nos permitió ratificar la sabiduría popular, al constatar que “no hay peor ciego, que el que no quiere ver”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: