• Sin categoría
  • 0

12ª de San Isidro en Madrid. Equívoca movilidad y público ignorante

Madrid. Plaza de Las Ventas. Lunes 17 de mayo de 2010. Decimo segunda de Feria. Tarde muy agradable con tres cuartos de entrada. Seis novillos de Joaquín Moreno Silva. La mayoría, en tipo y pelaje de su origen Saltillo. De muy desigual juego, con predominio del genio y la mansedumbre que fue tenida equivocadamente por casta. Primero, cuarto y quinto, dos moruchos con poder y absolutamente imposibles para el toreo. Segundo y tercero, resultaron manejables por el lado derecho. Paco Chaves (grana y oro): estocada atravesada que hizo guardia, otra a paso de banderillas y descabello, tres avisos aunque el novillo no se fue vivo a los corrales por echarse y ser apuntillado, increíble ovación al novillo en su arrastre e injustos pitos para el matador. Estocada, pinchazo y otra estocada, injusta bronca. Miguel Hidalgo (amapola y oro): bajonazo, silencio. Estocada atravesada que hizo guardia, dos pinchazos y estocada no efectiva, tres avisos, siendo devuelto el novillo a los corrales, división de opiniones. Antonio Rosales (lirio y oro): estocada casi entera de fácil ejecución, ovación inmerecida al novillo y silencio para el torero. Media estocada trasera, palmas. Muy bien en la brega Domingo Navarro.

 

Cada año que pasa, encontramos más ignorante en materia taurina al cambiante público de esta plaza de Las Ventas. Comportamiento verdaderamento desconcertante e impropio de la tenida por primer escenario taurino del mundo. Pero es que, para colmo, muchos de los que se tienen por buenos aficionados, principalmente los del tendido 7, cometieron ayer la injusticia de aplaudir en su arrastre reses absolutamente amoruchadas y más que peligrosas. Claro que son ellos los que, precisamente, más admiran a esta ganadería a la que recomiendan sin descanso. Amparados en la movilidad de estas reses – por cierto muy en tipo de Saltillo hasta parecer criadas en las tierras aztecas – y en que algunos fueron con velocidad y fuerte ímpetu a los caballos aunque luego salieron de naja, muchos los tomaron por bravos y encastados, cuando lo que tuvieron fue genio, mansedumbre más o menos ostensible y algunos peligro endemoniado, hasta el punto de no admitir que les dieran un solo muletazo y se pusieran imposibles para entrarlos a matar.  Que el cuarto tuviera que morir apuntillado tras que su matador escuchara los tres avisos y que el quinto se fuera vivo a los corrales por lo mismo, lo dice todo al respecto del realmente insólito espectáculo.

La terna de modestos noveles salió escaldada y, pienso, que aterrados a más de disgustados por lo que tuvieron que lidiar como si fuera una oportunidad de lujo cuando lo que les hicieron lidiar fue un encierro para quitarles de en medio para toda su vida.

Paco Chaves, diestro de Badajoz apenas placeado, dio la impresión de ser valiente, fuerte, capaz y banderillero vistoso, aunque también de muy basto intérprete del toreo. Escuchó los tres avisos en el primer novillo por no poder matar pronto ni bien a un animal que no se dejó nunca pasar. Y no pudo dar ni un solo pase al terrorífico cuarto. Lo increíble es que el público le pitó mientras que sus novillos fueron ovacionados en el arrastre. Plaza, pues, llena de locos e ignorantes.

Miguel Hidalgo también tuvo que escuchar los tres avisos en el quinto que terminó siendo llevado vivo a los corrales. Manso rebotado de cada encuentro, dificilísimo en banderillas y con genio brutal en la muleta, aquello pareció un regreso a los tiempos más duros de la tauromaquia.

Antonio Rosales, por su parte, se mostró listo y ratonero con el tercero al que mató con facilidad. Lo mismo que al soso y sin clase sexto con el que pegó varios banderazos con la mano derecha sin atreverse a utilizar la izquierda. Así terminó esta desdichada novillada, otro espectáculo indigno de la plaza de Las Ventas y, sobre todo, de esta feria de San Isidro, por ahora, absolutamente desastrosa.         

_______________________________________________________________________

EL QUITE DE DOMINGO

Madrid, plaza de carros

Yo no vi lidiar las dos novilladas que Moreno Silva había presentado en las Ventas en 2008 y 2009. Los toristas me contaron que habían sido el no va más de la casta y la bravura. Fue Íñigo Crespo quien me advirtió que de eso, nada. Según él, las novilladas habían sido un avispero de mansedumbre y mal estilo. Vista la de ayer, está claro que Íñigo tenía razón. Hacía años que no veía unos novillos tan mansos y con tanto sentido como el cuarto y el quinto. No me extrañaría nada que estuviesen “meneaos”. Si no estaban toreados, lo parecía. El resto de la novillada tampoco fue precisamente un dechado de bravura. El primero también fue muy difícil y, los otros tres, mansos igualmente, aunque manejables. Bravo no hubo ninguno.

Pues bien, muchos de ellos fueron ovacionados frenéticamente en el arrastre, lo que demuestra la incultura taurina a la que ha llegado la plaza de Madrid. Una plaza que desprecia la bravura y adora la mansedumbre; una plaza que ataca a los buenos toreros y aplaude a los malos; una plaza caprichosamente benevolente algunas veces y cruel sin necesidad las más. Un auténtico patio de Monipodio. Ya está bien de dorar la píldora a la afición de Madrid. Es lamentable que un coso con una afición tan mala, tenga tanta trascendencia y sea tan decisivo.

La novillada la trajo la empresa para halagar y estar a bien con el sector radical. Para matarla puso a tres chavales de muy escaso bagaje. Claro, los mentores de los novilleros con posibilidades no aceptan para sus pupilos semejante encerrona. Los chicos, sin el oficio preciso para salir con bien de tan tremendo trago, naufragaron en toda regla. Los pitos del tendido para subrayar el fracaso fueron una muestra de sadismo que retrata a la perfección la esquizofrenia de nuestra plaza.

El problema está en que el toro actual se deja torear casi siempre y no presenta excesivos problemas y se ha olvidado el toreo a la defensiva y de destrucción de toros malos. Ya nadie sabe doblarse con un toro ni machacarlo metiéndose en los riñones. Cuando a un matador de postín le sale un marrajo, no sabe qué hacer. Cuando le sale a un chaval, apaga y vámonos porque los novilleros no tienen ejemplos en quien fijarse.

El primero iba con la cara por las nubes y, después de veinte arrancadas regulares, aprendió y se puso imposible. Paco Chaves dejó una estocada atravesada y el tiempo se le fue intentando sacarla. Grave error. Cuando el toro es malo y el tiempo apremia, toda la vida se ha entrado a matar sin sacar el estoque anterior. Tres avisos, pero el toro no fue al corral porque el último espadazo le había hecho pupa.

El cuarto era el morucho de las capeas de antaño. Tenía pinta de toreado. La lidia fue un desastre, empeñados en picar a toda costa en el tendido ocho. Mal hecho. A los mansos hay que picarlos donde se pueda hacer más rápidamente y con menos capotazos. En esta marea de capotazos, el toro aprendió arameo (latín ya sabía). Y Chaves cogió las banderillas. ¿A quien se le ocurre tal y como estaba el toro? No pudo poner el último par. Incapacidad total para doblarse por bajo y meterse en los riñones del marrajo. Los chicos de ahora no saben ni siquiera quien era Domingo Ortega. Lo mató como pudo.

Miguel Hidalgo tuvo un novillo sosorro que solo aguantó dos series de muletazos. El bajonazo muy feo. Le tocó en suerte la otra alhaja de la novillada: el quinto. Después de otra lidia desastrosa, el toro llegó a la muleta como dormido y distraído, pero en cuanto lo veía claro, se venía al pecho. Tenía un sentido infernal y el muchacho, desbordado, no supo qué hacer. Tres avisos y los cabestros se llevaron a tan “interesante” ejemplar.

Antonio Rosales era el más endeble de la terna. Está muy justito de todo. Dios debió apiadarse de él y le protegió poniéndole delante lo más potable de la novillada. Su primero hasta tuvo un buen pitón derecho. El otro pasaba con la cara alta, pero sin incordiar. Rosales no tiene un gramo de valor. Se los echa muy fuera y nunca se queda quieto. La izquierda ni la toca. Menos mal que no le cayó ningún novillo como el cuarto o el quinto. Podría haber sufrido una desgracia. Y ese Domingo Navarro trabajando a destajo toda la tarde, siempre presto al quite. Y es que siempre está bien colocado mientras los demás no suelen estarlo.

¡Dios mío!¡Qué novillada!¡Pobres muchachos!

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: