13ª de San Isidro en Madrid. Gran corrida de El Puerto de San Lorenzo

Madrid. Plaza de Las Ventas. Martes 18 de mayo de 2010.Tarde veraniega con lleno total. Seis toros de El Puerto de San Lorenzo, extraordinariamente presentados, con cuajo, muchos pitones y de muy buen juego en líneas generales, cumpliendo en los caballos, aunque sin excesiva fuerza. Por más nobles destacaron el primero, el cuarto y sobre todo el segundo, un toro de clase excepcional. El quinto tuvo muy poca fuerza. Y el sexto, aunque no fue de series largas, también francamente bueno. El Cid (tabaco y oro): Estocada trasera y descabello, silencio. Pinchazo en una banderilla que hace resbalar al torero y estocada caída recibiendo un golpe en el pecho, ligera división de opiniones. Sebastián Castella (turquesa y oro): pinchazo y resultando dramáticamente revolcado al salir rebotado del encuentro, otro pinchazo y media estocada. Ovación. Dos pinchazos y estocada corta, silencio. Rubén Pinar (añil y oro): bajonazo, silencio. Estocada baja, silencio. En banderillas destacó Manuel Montoya. El peón Juan José Rodríguez resultó atropellado por el sexto toro, pasando a la enfermería donde le atendieron de herida contusa en región nasal y contusión en tercio superior de la pierna derecha. Pronóstico leve salvo complicaciones.

 

Otra tarde con figuras, la segunda de esta feria, sin los resultados previstos aunque los actuantes tuvieron material idóneo para lograr el triunfo que les pusieron en bandeja  cuatro de los seis toros de El Puerto. Uno, por no estar recuperado todavía, El Cid. Otro, Castella, por no completar como debió la gran faena que mereció el segundo toro, al que, además, pinchó perdiendo una oreja. Y el tercero, Rubén Pinar, pesadísimo con el menos grato tercero y sin el acople debido con el buen sexto.

Así pues, nuevo fiasco mayor que hunde la feria más de lo que estaba. La primera parte del serial no ha podido tener resultados más pobres. Esperemos que la segunda sea mejor porque, si no, este San Isidro pasará como el menos lucido de la historia.

Como en su primera actuación, El Cid fue recibido con notable expectación y respeto. A nadie se le olvidan sus grandes faenas en Las Ventas y eso cuenta mucho. El caso de ayer fue que, tanto con el capote como en los inicios de sus faenas de muleta, pareció asentarse más hasta el punto de que muchos creímos que, por fin, iba a resucitar. Lamentablemente no fue así. El primer toro le derrotó al salir de un muletazo diestro enganchando la muleta, y ese pequeño lunar descompuso al animal, y también al torero que, a partir de ahí, se aceleró demasiado ante las ya cambiantes y decrecientes embestidas del burel. Ah, el temple. Sin él, no hay nada que hacer.

Por eso la rapidez de El Cid al muletear al muy buen cuarto, le llevó a descompasar sus dulces embestidas. Y cuando se echó la muleta a la mano izquierda, recetó los naturales tan por las afueras, que aquello sufrió un serio bajón. La gente, definitivamente desencantada con su ídolo de tantos años, apenas se entretuvo en aplaudir o pitar muy levemente, como con desprecio.

Lo de Castella, estando con muchísimo más sitio que El Cid, fue incluso peor porque estaba más obligado que nadie a triunfar por todo lo alto. Lo tuvo en la mano con el segundo toro, el mejor y más completo de la tarde y, por ahora, de la feria. Magnífico por el lado derecho y también por el izquierdo por donde quedó prácticamente inédito después de que Castella la armara por redondos en tandas de creciente cercanía y temple a la que solo cabe criticar que bajara demasiado la mano. No hay que atacar tan pronto. Hay que hacerlo al final, pero toreando como se debe, dando sitio y ligando los muletazos dando un paso adelante tras cada pase. La gente, además, está más que harta de los arrimones con que Castella termina casi todas sus faenas. Por eso le pitaron cuando se metió en medio de los pitones. Por eso tuvo que recurrir a las manoletinas que aunque las haya puesto de moda José Tomás, son pases baratos. Pura guarnición. Bisutería de a todo a 100… De todas maneras, si Sebastián hubiera matado bien, habría cortado la única oreja de la tarde. Pero el toro fue de dos. Se había quedado sin torear en serio al natural. Cabe reseñar, no obstante, el valentísimo gesto que tuvo el espada francés al volver a la cara del toro como si nada después de ser terriblemente revolcado al salir del primer pinchazo.

Rubén Pinar, aunque quiso mucho, tampoco estuvo a la altura de su acostumbrada solvencia, especialmente con el sexto toro. Un animal muy pronto al que no debió dar las tandas largas sino cortas. Muy encima del animal, tampoco respondió el burel como si lo hubiera hecho dándole más hueco. Y a la hora de matar, bajonazo al canto, como también cuando dio fin al tercero con el que anduvo muy pesado y sin acoplarse casi nunca. Pero este toro fue el peor de esta magnífica corrida que se fue de rositas.        

 

EL QUITE DE DOMINGO

Cuatro toros de categoría

Dentro de la seria y astifina corrida del Puerto de San Lorenzo, salieron cuatro toros de gran categoría. Quitando al quinto por tullido, y al tercero porque, aun teniendo posibilidades por el pitón derecho, se defendió por la poca fuerza, los otros cuatro fueron de rechupete. Primero, cuarto y sexto tuvieron prontitud, recorrido y vibración en la embestida. Mención aparte merece “Bailador”, el segundo de la tarde. Tuvo una gran clase y un pitón izquierdo excepcional. Todos cumplieron dignamente en el caballo, sin repucharse ni salirse sueltos. En resumen: una muy buena corrida de toros.

 

Si esta corrida hubieran llegado a torearla Puerta, Camino y el Viti en sus años mozos, hubieran dado una tarde apoteósica: habrían salido los tres a hombros en compañía del mayoral. A estas alturas ya es evidente que la actual generación de matadores no va a alcanzar, ni de lejos, las cotas de sus inmediatos antecesores: Ponce, José Tomás, Morante, El Juli…

 

El Cid ahora lo ve más claro con el capote que con la muleta. Ya no huye despavorido, pero no es capaz de cuajar los toros como antaño. Ha incorporado a su “repertorio” dos defectos que jamás tuvo: ahora codillea y no es capaz de bajar la mano. El lote del Puerto era ideal para el Cid de los buenos tiempos. Eran dos toros de los que arrancan de lejos y con motor. El primero era prontísimo y con un gran pitón derecho. Por el izquierdo se quedaba un poquito más corto, pero también era muy bueno. El cuarto era un poco rajadete pero, cuando embestía, lo hacía con largura y vibración. Y no eran tontos  y había que hacerles las cosas bien.

 

Hizo el Cid dos faenas calcadas. Dos malas faenas, de muleta escondida, codilleo, media altura y medios muletazos, cuando los toros demandaban precisamente lo contrario: muleta por delante, trazo largo, mano baja y muletazos infinitos. Se le fue un lote de tres orejas al menos. Mal asunto: ayer el Cid quemó un cartucho decisivo. Después de dos años derrochando toros y fracasando en las principales ferias, los empresarios le van a bajar el pienso. Esto es: menos festejos, menos dinero, peores ganaderías y en peores ternas. Y ayer no pudo quejarse del público porque todo el mundo estuvo callado como en misa.

 

Monsieur Sebastién tiene un par de oeufs. Esto nadie lo discute. Tiene valor para hacer veinte toreros y se arrima como un perro. Pero cuando le sale el gran toro nunca está a la altura. Si hubiera matado bien al segundo de la tarde, le hubiera cortado una oreja, aunque el toro era de dos. Se los pasa muy cerca y no pestañea, pero torea mecánicamente y casi nunca lleva al toro hasta el final. También tiende al encimismo por sistema. Ayer, si hubiera dado sitio a este segundo toro y hubiera alargado más el muletazo, hubiera cuajado a un animal espléndido. Además, se empeñó en basar la faena en la derecha, cuando el pitón bueno, extraordinario, era el izquierdo.

 

Cuando quiso torear en serio con la zurda, ya había exprimido al toro con la diestra, con la que no estuvo mal pero siempre dentro de un cierto encimismo, sin perder pasos y los muletazos algo cortos. Lo mejor un final de manoletinas apretadas y toreros cambios de mano. Después de un pinchazo perdió la cara al toro y se llevó un volteretón espeluznante. Jamás se debe perder la cara a un toro bravo. Del quinto nada que comentar. Ya he dicho que estaba tullido… Y a quien se le ocurre, con lo flojo que estaba el toro, darle ese puyazo tremebundo.

 

Castella, en lugar de empeñarse en imponer machaconamente su toreo encimista tardotomista, debería dar sitio a los toros y adaptarse a su embestida. Así cuajaría los toros que ahora no cuaja. Cuajar al toro de bandera es lo que verdaderamente consagra, y lo que distingue al gran torero de los demás.

 

Rubén Pinar no terminó de acoplarse con un tercero que duró poco y se defendió por la poca fuerza. El sexto, sin embargo, fue pronto y de gran vibración, aunque de series cortas porque era listo y al cuarto muletazo se quedaba muy debajo. Faena desigual y despegada, donde todas las series se desinflaron por no saber cortarlas a tiempo. Los dos primeros muletazos eran aceptables, el tercero malo y el cuarto con achuchón. Citando de lejos aprovechando las inercias y dando nada más que tres y el de pecho, el toro era de lío gordo. Mató a sus enemigos de dos bajonazos horripilantes. Lo mejor de este sexto, un gran par de banderillas andando al toro, de Manuel Montoya.

 

Hay que ver qué difícil es que un gran toro se encuentre con un gran torero que sepa torearlo… Por cierto, una de las pocas buenas noticias de esta San Isidro 2010 es constatar la recuperación del encaste Atanasio. Hasta el momento han embestido once toros Atanasios, muchos más que de Núñez o Domecq. Ha habido cuatro toros de nota del Puerto, cuatro de los Bayones y tres de Dolores Aguirre (que es lo mismo). Esta sí que es una buena noticia de la que deben felicitarse los aficionados.

 

        

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

11 Resultados

  1. paaolo dice:

    Otra vez a Castella se va el toro de la feria (de momento)! Pero lo unico bueno es que el toro pone a cada uno en su sitio….

  2. enrique piriz dice:

    Dice Ud. “otra tarde con figuras”…no estoy de acuerdo: estos ni han sido, ni son, ni creo que lleguen a ser figuras. El Cid, hoy desahuciado, no pasó de mediano. Castella, como Vd. bien dice, fracasa con el toro bueno (recordar Sevilla). Pinar acaba de llegar y es impersonal hasta el aburrimiento. Le parece que lo dejemos en tres del montón?

  3. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    LA CORRIDA DE LA FERIA: Si esta corrida la echa quien yo me sé el 7 habría sacado a saludar al mayoral al terminar el festejo con esa traca final de casta y emoción que fue el sexto toro, hasta ahora para mí el mejor de la feria. Pero como la corrida era de los Fraile… ni una palma de salida a ninguno de los seis grabados de La Lidia que salieron por chiqueros. Abría cartel el Cid, que hizo un esfuerzo ímprobo toda la tarde por que no se notara su mal momento y al menos evitó la bronca. El primero fue un toro encastado que peleó en el caballo (otra nota positiva de la corrida salvo el segundo en el segundo encuentro y el cuarto que peleó con un sólo pitón) pero que desarrolló sentido en la muleta en cuanto el Cid le abrió la ventana en el segundo muletazo por dejarle la tela retrasada. A partir de ahí anduvo desbordado por el animal, al que no se atrevió a cogerle la izquierda. Bonito el gesto de comenzar la faena directemente en los medios. El cuarto fue un toro de triunfo claro, y el torero de Salteras tuvo al menos quietud. Pero toreó a mil por hora, con la muleta escondida y sin bajar la mano como pedía el toro. Hubo, mediada la faena, una sentida serie con la izquierda, inmediatamente emborronada con otra en la que fue desbordado queriéndolo arreglar con un afarolado del que salió feamente perseguido por el del Puerto, que le hizo hilo y le puso en evidencia. Allí no había mando por ningún lado. Castella estuvo muy dispuesto desde el quite por gaoneras al primer toro de el Cid. El segundo de la tarde hizo en la muleta lo mismo que en varas: ir de más a menos. Pero tuvo 25 muletazos de categoría. El francés toreó con pulcritud, académico, frío, sin templarse de verdad y sin sentirse, en definitiva, como desgraciadamente da la impresión de que va a seguir toreando hasta que se retire, pues aquellos tiempos del 2006 en los que creímos que iba a cogerle la cadencia a los toros han pasado a mejor vida. Eso sí, templa con la misma facilidad en todas las distancias, lo que hace que sus arrimones sean muy vistosos. Creo que el toreo deliberadamente ojedista, sin complejos, es el único que le puede mantener arriba. Ayer lo mejor de su faena fue el final, de una limpieza y una quietud extraordinarias en tan corta distancia. El quinto, muy flojo, no dio opción, menos aun a un torero como este que no tiene clase para torear a media altura. Pinar no estuvo nada bien, ni con el malo ni con el bueno. El tercero llegó soseando a su muleta, pero el año pasado con un toro parecido de Alcurrucén abrió la Puerta Grande de Las Ventas. Esta vez Pinar no consiguió imponerse a la voluntad de su oponente y alargarle los muletazos por abajo. Y el sexto lo desbordó. Era un torrente de casta y el albaceteño fue de más a menos, terminando de naufragar cuando se echó la muleta a la izquierda. Series demasiado largas, que el toro no admitía y que acababan siempre desluciendo el conjunto, y un punto de rapidez por torear en línea recta hicieron que la faena nunca tomara relieve. Hay que destacar la labor en conjunto de Alcalareño y Manuel Montoya, y con los palos a Luis Carlos Aranda, sobrio y elegantemente eficaz.

  4. Juan Mari de Chinchon dice:

    Es increible los CUATRO toros que ha desperdiciado El Cid de esta ganaderia entre el lote de Sevilla y los dos de hoy en Madrid. Entre ambas tardes le han embestido a el Puerto al menos siete toros y por caprichos del destino ninguno a Ponce que se llevo los dos peores de entre los 12 que ha lidiado esta ganaderia en Sevilla y Madrid. Por cierto el publico de Madrid hoy unas hermanitas de la caridad con los toreros.

  5. jose maría gómez dice:

    Aquí hay una gran disyuntiva: Efectivamente la corrida de el Puerto fue buena, gran, me parece excesivo, de gran trapío y terriblemente armada, derrochó nobleza y propició una tarde memorable que los toreros no supieron aprovechar, quizá le sobro bondad y le falto fiereza, si fiereza, que es lo que tiene que tener el toro bravo y vamos a dejarnos de gilipolleces. Cid sigue sin sitio y con el alma en pena. Insisto, Castella no sabe torear, de entrada se aleja del toro, para posteriormente ahogarlo y siempre con la pañosa retrasada, hay un “no se qué” de la afición de Madrid cn este torero que no puedo entender. Pinar demostró ayer todas sus carencias y su vulgaridad ramplona con un magnífico sexto toro. A mi modo de ver la reacción de la crítica con la novillada de ayer me dejó perplejo. Estamos clamando por la movilidad y la casta y lo de Moreno Silva, la tuvo a raudales, si, dos salieron con mucho peligro ¿y qué? siempre ha habido recursos para poder a este tipo de toros. El ignorante y cainita Zabala se permite el lujo de llamarlos “asesinos” y el novillero Chaves manifiesta que este tipo de ganaderias debieran estar prohibidas. ¿Pero adonde vamos a llegar? Sr. Chaves que poca torería tiene VD. Hay que ser torero en la plaza y en la calle, usted no lo es en ninguno de los dos sitios.
    Saludos

  6. carlos de la Torre Fuentes dice:

    Comentaba Domingo Delgado lo que habrian hecho Viti, Camino, y Puerta con esta corrida y es tan cierto como que Enrique Ponce se hubiera entretenido sin problema en desorejar a por lo menos tres de los del Puerto. Eso si, con permiso del 7 que lo estaria reventando desde su salida del hotel. Es curioso como al Cid le perdonan todo basado en sus tardes de gloria en las ventas, y a Ponce que las ha tenido enormes, lo asan sin haber estado nunca tan desdibujado como lo esta el Cid ahora. Los altibajos del Cid, normales en las trayectorias de muchos toreros deberian hacer reflexionar y dar perspectiva a los 20 años ininterrumpidos de altisimo nivel del maestro de Chiva. Entiendo que no quiera a estas alturas ver ni en pintura a los del 7. Si por ellos pasa la defensa de la fiesta, aviados estamos.

  7. carlos de la Torre Fuentes dice:

    Comentaba Domingo Delgado lo que habrian hecho Viti, Camino, y Puerta con esta corrida y es tan cierto como que Enrique Ponce se hubiera entretenido sin problema en desorejar a por lo menos tres de los del Puerto. Eso si, con permiso del 7 que lo estaria reventando desde su salida del hotel. Es curioso como al Cid le perdonan todo basado en sus tardes de gloria en las ventas, y a Ponce que las ha tenido enormes, lo asan sin haber estado nunca tan desdibujado como lo esta el Cid ahora. Los altibajos del Cid, normales en las trayectorias de muchos toreros deberian hacer reflexionar y dar perspectiva a los 20 años ininterrumpidos de altisimo nivel del maestro de Chiva. Entiendo que no quiera a estas alturas ver ni en pintura a los del 7. Si por ellos pasa la defensa de la fiesta, aviados estamos.

  8. tendidodelsiete dice:

    No queremos insultos en el blog, pero tú llamas ignorante al público de Madrid. Y además, generalizas. Hay que predicar con el ejemplo, José Antonio. Y más que ignorante, diría que la afición de Madrid, esta feria, está tan desconocida que aún no me lo creo.

  9. UNO AL QUITE dice:

    De acuerdo con todos, estos son casi del montón y aburridísimos, ni tienen calidad, algunos no arriesgan o lo hacen a destiempo, nada más que ven defectos en sus oponentes y siempre hacen lo mismo.De figuras nada. Pero pregunto, ¿que va a ser de este San Isidro?, me temo que o Morante o El Juli, arreglan esto, o el público se tendrá que inventar de nuevo a un valentón sin clase para cargárselo el año que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: