4ª del Aniversario en Madrid. Dos toros de ensueño

Madrid. Plaza de Las Ventas. Jueves 3 de junio de  2010. Cuarta del Aniversario. Tarde veraniega con casi lleno. Seis toros de Victoriano del Río, uno de ellos, el sexto, con el hierro de Cortés. De buena aunque desigual presentación, con algunos de muy bonitas hechuras, como los dos primeros, otros muy veletos, como el tercero y el cuarto, y otros feos como el quinto. Dieron juego desigual dentro del denominador común de la nobleza en distintos grados de fuerza. El primero se defendió por su gran debilidad, desarrollando peligro en la muleta. El segundo, bravo y muy encastado. El tercero nobilísimo y hasta con clase, pero sin fuerza alguna. El cuarto, bravo y con clase para dar y tomar, un toro excepcional para el toreo. El quinto, bravucón en varas, rompió a muy noble y encastadísimo en la muleta. Otro toro de lío grande. Y el sexto careció de clase. El Fundi (negro y plata): estocada casi entera trasera y cuatro descabellos, silencio; pinchazo y estocada caída, aviso, enorme ovación al toro en su arrastre y pitos para el torero. Sebastián Castella (marino y oro): estoconazo tendido, oreja y petición de otra. Pinchazo y media estocada, aviso y ovación.Miguel Ángel Pereda (verde oruga y oro): estocada caída trasera y ligeramente atravesada, silencio. Dos pinchazos y estocada, silencio. Destacó en banderillas Javier Ambel, que tuvo que saludar tras parear con excelencia al quinto toro.

Los que vienen negándose a reconocer la primacía actual del encaste Domecq, tuvieron la ocasión ayer mismo de comprobar por qué los que quieren ser ganaderos de bravo intentan comprar a toda costa vacas y sementales de esta sangre. Unos aciertan y otros no, dependiendo de la exigencia que tengan en los tentaderos y del dinero que estén dispuestos a invertir. Caso que se da con notable diferencia en Victoriano del Río, el gran triunfador de la corrida de ayer en Madrid pese a que sus dos excelentísimos bovinos no tuvieron la suerte de ser toreados como merecieron. 

Pero antes se seguir con el desarrollo de este festejo, quiero comentar lo mucho que me ha indignado leer un artículo en el que se despreciaba este encaste predominante y, de paso, lamentaba su autor que no se pudieran lidiar reses de procedencia Santacoloma, Coquilla, Contreras, etc… Pero, hombre por Dios, cómo se puede ser tan cínico. El que firma este escrito, es el único superviviente del grupo de críticos que impusieron el toro grande y, por tanto, precisamente los que terminaron con los encastes que acabo de mencionar. No se puede tener más desfachatez.

Pero bueno, vayamos con la corrida de Victoriano del Río y con los dos toros que echó para el recuerdo. Dos toros, cuarto y quinto, que deberían haber sido premiados con vuelta al ruedo. Y es que sus respectivos matadores, pegaron un petardo con ambos oponentes aunque desde circunstancias muy diferentes.

Que El Fundi está acabado es algo que llevamos comprobando desde el año pasado. Fue penoso verle impotente ante un ejemplar del que él mismo se enamoró sin ser capaz de corresponder al nombre que le pusieron. Precisamente ”Enamorado”. Pero que alguien tan dotado como Sebastián Castella, anduviera tan por bajo del bravísimo quinto, no tiene nombre. Valiente, por supuesto que anduvo como siempre, pero tan desigual, tan destemplado, tan perdido en la estructura de su larguísima faena, que también dio pena no estuviéramos viendo al grandioso Castella de su mejor temporada, la de 2006, y al de sus enormes faenas del año pasado en Bayona y en la corrida de la Feria de Otoño en Madrid.

Castella había cortado la única oreja de la tarde tras matar al segundo toro que también fue de dos. O sea, que perdió tres por su propia culpa. Sin embargo, con este segundo anduvo tan valiente y tan firme, que los defectos que tuvo su faena – desarme al iniciarla, enganchones varios e inconvenientes desajustes –, los tapó echándole redaños hasta el no va más.

Del Castella en tono menor de ayer, me  quedo con sus muchas intervenciones con el capote, tanto en los recibos como en los quites. Pero vuelvo a lamentar que lleve ya varios toros desperdiciados tanto en Sevilla como en Madrid. Algo gravísimo y pienso que el propio interesado lo sabe mejor que nadie. Si no fuera así, su caso sería realmente preocupante. Creer en las mentiras ajenas es grave, pero en las propias, gravísimo.

Y de Miguel Ángel Perera, el más desafortunado con su lote, que fue el peor con mucho de la corrida, decir que aunque quiso mucho, no pudo convertirlo en los brillantes resultados que ansiaba. No obstante, tampoco Perera estuvo como en sus mejores momentos y, ni de lejos, como en su histórica temporada de 2008.    

 

EL QUITE DE DOMINGO

La tortilla francesa y la tortilla española

Corrida muy desigual de presencia de Victoriano del Río, con un toro muy cuajado, tres serios y dos muy chicos. Se nota que este año va a debutar en Pamplona y que guarda para San Fermín el armamento pesado. En el último lustro  ha sido Victoriano del Río el ganadero de mayor regularidad en Madrid, y quien ha lidiado en las Ventas el promedio más elevado de toros bandera. La corrida de ayer continuó su racha triunfal, con dos grandes toros, los del lote de Castella; y un toro excepcional, el mejor de todo este mes de toros. Y, probablemente, el mejor de la temporada. Se lidió en cuarto lugar, era castaño albardao y se llamaba “Enamorado”.

Pero, ¿cómo hicieron los lotes en el sorteo? Porque los dos toros chicos cayeron en el mismo lote: en el de Miguel Ángel Perera, y, además, valieron muy poco. El tercero tenía mucha calidad, pero su invalidez manifiesta impedía cualquier lucimiento. Y el sexto, por poca fuerza, se defendió constantemente a base de cabezazos. Por lo que Perera no tuvo material. Lo único que pudo hacer fue lucirse en un ceñidísimo quite por gaoneras y en otro por chicuelinas.

El Fundi salió horriblemente vestido de pasamanería blanca, tal y como hacen los banderilleros mejicanos más modestos. Su primero se defendió por la poca fuerza, y el Fundi dio una pobre imagen de torero desbordado. El cuarto fue “Enamorado”, un castaño tremendamente serio, que apretó de veras en tres varas demoledoras. A pesar de tan duro castigo, llegó a la muleta con una embestida llena de clase, temple y repetición. Fue toro de vuelta al ruedo, pero el Fundi fue incapaz de ligar dos muletazos seguidos y se echó siempre al toro hacia fuera. Se le fue el toro de la feria. No es que estuviera por debajo del toro, es que estuvo cuarenta metros bajo tierra. Ni un solo muletazo templado y por abajo. Después de derrochar este toro, la impresión general que dejó El Fundi fue la de torero acabado, y que no ha justificado el trato de privilegio que la empresa le ha dispensado en esta feria.

Sebastián Castella tiene huevos para dar y repartir. La tortilla francesa le sale muy bien, pero como su único ingrediente es el huevo, el sabor es insípido y sin aliciente. La tortilla española no le sale, no sabe rehogar con salero la patata y la cebolla, y, claro, quien ha probado la española reniega de la francesa. ¿Por qué digo todo esto? Pues porque Castella se arrima como un león, pero los toros buenos se le van sin torear. Porque, aparte de arrimarse, no sabe manejar con maestría los recursos técnicos ni adobar el trasteo con inspiración.

La faena robot de Castella es la siguiente:inicio espectacular con muletazos por la espalda o estatuarios, que calientan al público por la demostración de valor. Después la faena se viene abajo porque su toreo en redondo es encimista, mecánico y de medios muletazos. Por último, remontada final a base de arrimones. Así siempre. Con el toro vulgar, este modus operandi deja satisfecho al aficionado. Pero con el gran toro siempre sentimos que falta algo.

Castella ayer tuvo dos toros de triunfo clamoroso. El primero noble y con calidad. El segundo manso en el caballo, pero muy encastado, muy repetidor y con un pitón izquierdo de escándalo. Castella levantó al público del asiento con dos inicios escalofriantes, sobre todo el del quinto, en que el toro pasó cerquísima. Después bajón al torear en redondo por el encimismo, el destemple y el muletazo corto. Y luego arrimón, especialmente emotivo en su primero, porque el toro todavía tenía fuelle y apretaba.

A su primero le cortó una oreja. También podría haber cortado otra a su segundo si hubiera matado bien. Pero que nadie se llame a engaño: el lote era de cuatro. Mantiene su estatus de torero de ferias porque se arrima muchísimo, y el valor siempre se ha cotizado alto en el toreo. Además, y a pesar de su frialdad, su estilo no es malo. Pero no evoluciona a mejor. Sigue empeñado machaconamente en sus obsesiones de siempre. Cuando llegue a dar sitio a los toros, y los lleve más largos y más templados, entonces será cuando cuajará en un torero verdaderamente importante. Valor tiene a raudales, y con esa base puede alcanzar todo lo que desee. Tiene que abrir su mente a otros conceptos y otras tauromaquias. No todo se arregla con huevos. Son la base sobre la que debe sustentarse la técnica y la clase.

 

Y después de toda esta larga disertación, debo decir que el valor tapa bocas, por tanto Castella tiene lo principal y el gran público está con él. Y a ese gran público le traen al fresco los afanes perfeccionistas de un crítico tan crítico como yo.

Por último, el Siete hizo el ridículo. Cuando un torero se arrima como lo hace Castella, podrá gustar más o menos, pero la protesta está fuera de lugar, pues el valor de un torero es sagrado.

 

Y, por cierto, ¡qué metedura de pata más grande la de Morante! Con alguno de los tres toros que salieron ayer, hubiera formado un gazpacho inolvidable.

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

5 Resultados

  1. david_izurieta dice:

    Una pena lo de José Pedro Prados “El Fundi”. Tras un 2009 negro, se presenta un 2010 con tono hacia el ocaso. No hay que olvidar que entró a Madrid casi bajo el brazo de José Tomás, como una más de sus clásicas imposiciones contractuales. Una pena, mas aun cuando lo que hace en el ruedo justifica ese tercer plano, ese papel de “comparsa” del de Galapagar. Tres tardes en Madrid de las cuales sale muy por debajo del lugar en que la afición desearia tenerlo. Triste papel de telonero silencioso para un torero cuya lucha y honradez han sido para más que eso
    Sobre los otros dos espadas… firmo lo escrito por Domingo.
    Excelente apunte sobre el encaste Domecq maestro… seguramente más de uno estará echando sombrerazos y rasgandose las vestiduras. La memoria en la Fiesta es muy corta para este tipo de temas.

  2. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    AROMAS DE BILBAO: Como no hay mal que cien años dure, y aunque esta vez no he sido yo sino mi amigo Jose Luis, para Domingo Machaquito de Euskadi, el hecho es que los aromas llegados de la capital vizcaína le están dando vidilla al final de la peor feria que uno recuerda. Antes de ayer fue el toreo con el capote de Morante y Daniel Luque y hoy una buena corrida de Victoriano del Río con triunfo matizable de Castella. El Fundi tuvo en primer lugar un toro que no valía un duro, o mejor dicho, un euro, pero que te pueden dejar en evidencia si estás en mal momento. Porque si le bajabas la mano se caía y si no pegaba una cambayá en la que te podía llevar por delante. El Fundi no fue capaz de someterlo y pasó un mal rato a la deriva. Después vino el naufragio con el enclasado cuarto, al que sólo pudo darle la serie inicial por derechazos. A partir de ahí no volvió a ligar tres pases seguidos. Un descalabro. Pero ojo, este torero tiene raza. Viene de pasarlo muy mal por los percances sufridos el año pasado, pero quiero yo ver cómo se comporta cuando esté más rodado y lleguen las ferias del norte. Perera tuvo un lote inservible. Un tercero inválido y un sexto que se defendía por su falta de fuerzas a base de cabezazos. No podemos estar juzgando a Perera con el baremo del nivel que dio en el 2008, porque esa temporada y ese estado de gracia es prácticamente irrepetible. Vayamos con Castella. Me gustó con el capote en las gaoneras al segundo (réplica de unas buenas de Perera) y por verónicas y chicuelinas en el quinto. El segundo fue un toro mansito, que embestía despacio pero metiéndose un poco. Tuvo un valeroso inicio la faena por espaldinas y después en el toreo en redondo fue capaz de templar en la media-corta distancia en series pulcras y aseadas, incluso sentidas. Ya le vimos más templado en Aranjuez. Hoy por hoy este es el techo del torero galo, y podía perfectamente tras el arrimón final haberle cortado las dos orejas. A mí me pareció una de las labores más templadas y valientes de toda su carrera en Madrid, donde ha desorejado a toros toreando de forma más rápidita y envarada. El segundo era más encastado y hacía el avión por el pitón izquierdo. Su inicio de faena estuvo lleno de valor, temple, garbo e improvisación, y hasta a mí en mi casa me puso en pie. Después estuvo bien con la mano derecha, toreando largo y templado, pero al echársela a la izquierda la faena se derrumbó por completo. Aún así perdió la puerta grande por la espada, pues esta vez al público venteño no le achicó la murga del siete y aplaudió sin complejos a Castella y cuanto hubo de bueno durante la tarde, como debe de ser. En fin, que estando por ahí mi amigo Machaquito no descarten hoy cualquier cosa…

  3. El látigo dice:

    Ya estoy un poco harto con escuchar de que “si ese toro le sale a Morante…le forma un lío”. Pues, macho, el miércoles le salieron, y sí, los reventó con el capote, pero con la pañosa, nada de nada de nada… Toreando hacia afuera y sin ligar dos seguidos. Pero claro, éste es intocable…
    Ah, POR CIERTO, me hubiera gustado saber si la polémica suscitada con Ponce en Bilbao hubiera ocurrido con Román qué opinarían ustedes. Lo hubieran puesto bonito. Pero por favor no me contesten ahora con la respuesta fácil: “Es que como Román nunca va a Bilbao…”
    Oye, que cuando un torero se raja, pues se raja y punto, no pasa nada.
    Un abrazo!!

  4. José María Gómez dice:

    Señor Del Moral, estoy hasta el gorro de tanto pegapasismo, tanto semoviente y tanto aficionado de chufla que deberían utilizar los pañuelos blancos para limpiarse el sudor, en vez de condecorar al gabacho destoreador. Si ese quinto toro cae en manos de Ponce, estaríamos hablando de una segura salida a hombros por la Puerta Grande. Claro que ?roscos?, ?faustos? y demás adláteres del tendido siete se encargarían de reventar una excelsa obra de arte. Domingo, ¡ya te dije que este gabacho no sabe torear! Parece mentira que tú, aunque un poco más joven que yo, habiendo bebido de las fuentes de Paco Camino y Antoñete dijeras esas cosas del francés. Rectificar es de sabios.

    Saludos.

  5. Aquilino Sánchez Nodal dice:

    Corrida de Toros típicamente teatral. Todo preparado para el “divino”. Los moradores de la piedra no eran los sufridores habituales. Tomás vendió en minutos todas las entradas que habían sobrado de los abonos trileros. La plaza presentaba un aspecto inmejorable por el colorido. En pie, alzados ellos,en barrera,sentadas ellas como majas vestidas. Público comediografo al unísono como pavos reales a lucirse, obligados a asistir, “Tomasín el de los titeres”, los había confundido. Ya no hay remedio, ¡a los toros que son un tostón!.
    No dió “El Fundi”do de pecho. Nunca fue torero de técnica depurada, gracia natural o arte torero. Los malos toros le justifican, con los buenos no debería atreverse. El Castella, absolutamente temerario, sin pureza, diríase que le falta verdad y le sobra ¡uys!. El triste Perera de los últimos tiempos, “aburre a una boda de gitanos”.
    ¡Que excelentes toros si hubieran tenido unos grandes toreros!.
    Todo lo demás que se diga es accesorio. Pero la tarde se hizo algo más corta que casi todas las otras tardes, excepto aquellos quites, cuya belleza nos tiene que durar en la retina, hasta que, dentro de “XXL”, volvamos a saborear otro momento igual.
    En el obligado repaso televisivo nocturno era gracioso exornarla con las “hablillas” del sin par “mongolista”.
    – Tiene razón Raúl (Galindo), el púbico ha estado sin entusiasmo con El Fundi” …. y más linsonjera jerga.
    ¡Que barbaros son los doctorados en ciencias taurinas y los apoderados vulgares!. Los aficionados comienzan a animar en las competiciones deportivas, espectáculos que solo, importa el resultado final, ejemplo, el fútbol, que comienzan a animar un mes antes. En las corridas de Toros y en cualquier actividad artística, el actuante, el artísta, es el que insufla en los corazones, en los cerebros, en las almas, el calor que emana de su arte, que explota en la ovación, la emoción y el delirio. ¡Haber si cambían en “latelemadrid” a los poetas por otros más adecuados y la empresa de Madrid introduce “los aniversarios” en el abono isidril. Por el bien de los aficionados y por la defensa de la Fiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: