7ª de San Fermín en Pamplona. Miuras de cuarta y público de quinta

Plaza de Toros de Pamplona. Domingo 11 de julio de 2010. Tarde muy calurosa con el lleno habitual Seis toros de Miura de tan dispareja presentación que parecieron un saldo impropio de la categoría de la plaza. Por más entipados se salvaron primero, tercero y quinto. Impresentable el anovillado segundo y tremebundo el sexto. Dieron muy pobre juego en distintos grados de manejabilidad y de fuerza, escasa en líneas generales y sin raza ni casta alguna. El peor fue el gazapón quinto al que pegaron mucho en el caballo y terminó desarrollando peligro.  Juan José Padilla (tabaco y oro): Sartenazo en el chaleco, vergonzante oreja e increíble petición de otra seguida de ovación que recogió un peón mientras en matador pasaba a la enfermería, de donde había salido aparentemente maltrecho tras sufrir una aparatosa cogida sin consecuencias por fortuna; Dos pinchazos y otro sartenazo, silencio.    Rafaelillo (amapola y oro): Pinchazo, casi entera trasera ladeada y descabello, aviso y exagerada ovación; bajonazo ladeado y siete descabellos, dos avisos, división de opiniones y desbandada para ver la final del mundial de futbol. Javier Valverde (grana y oro): Dos pinchazos, estocada corta y dos descabellos, silencio; pinchazo hondo en buen sitio, silencio.

 

Ya sabíamos que las Peñas de Pamplona habían decidido hacer huelga ayer en su guerra contra la Alcaldesa Barcina por haberles quitado la subvención del Ayuntamiento. Dejaron vacíos los tendidos que suelen ocupar y muchos creímos que así sería mejor aunque hubiéramos preferido que la Casa de la Misericordia hubiera dejado las puertas de la plaza abiertas para que, quien lo deseara, pudiera ver la corrida. Pero lo peor de este ridículo plantón fue comprobar que la mayoría del público de sombra de la plaza de Pamplona tampoco sabe nada de toros. Solo así pudimos entender que a Padilla le dieran la oreja del primer toro tras una vulgarísima actuación que acabó en cogida cuando, por no dar importancia al borrego de Miura que tenía enfrente, resultó prendido sorpresivamente con la impresión de haber sido gravemente herido. Trasladado a la enfermería, terminó por salir para matar al toro en un gesto impresionó al público y a nadie le importó que dejara un infamante sablazo para liquidarlo. La increíble petición de orejas acabó con la aún más increíble concesión de una.

De nuevo en la enfermería, Padilla reapareció otra vez en el ruedo para matar al cuarto, sabiamente disfrazado con un vaquero largo que se ciñó con una faja roja sanferminera, chaleco de luces y la montera bien calada. Y con tan espantoso indumento, acometió la lidia en la que no faltaron como antes sus atléticos pares de banderillas mostrando que sus facultades físicas estaban intactas. Momento en que la representación del drama se vino un tanto abajo y más cuando Padilla muleteó efectista tras buscar a quien brindar la faena sin conseguir encontrarlo, por lo que quien recibió la montera fue un empleado de la tele. Todo muy a tono con el suceso que no tuvo el triunfo buscado por el jerezano por fallar a espadas.

Quien menos mal anduvo fue Rafaelillo aunque no tanto como le pareció a la ignota clientela de sombra que le obligó a saludar una estruendosa ovación después de mal matar al anovillado segundo toro con el que anduvo muy voluntarioso sin más. Otro tanto con el quinto al que masacraron en varas y quedó sin fuerza aunque con la suficiente para gazapear y no dejar que lo mataran. Poco faltó para que Rafaelillo escuchara los tres avisos.        

Javier Valverde fue una vez más la imagen del torero que tiene que irse y no termina de decir adiós en su comprensible intención de rebañar lo que quieran darle en las últimas tardes de su vida profesional. Una pena, porque Valverde siempre se distinguió por su dignidad y sobriedad toreras y en estas corridas que él mismo anunció postreras, está dejando su buen nombre en una situación muy poco respetable.  

_____________________________ 

EL QUITE DE DOMINGO

!España, España, España…¡

Ayer las Peñas no fueron a los toros. Debido al cabreo que los domina por la retirada de la subvención por parte del Ayuntamiento y en señal de protesta, las Peñas se abstuvieron de asistir a la corrida. Magnífico, estuvimos tan ricamente y vimos la corrida de Miura en paz y tranquilidad. Es un gozo acompañar todos los días a la Pamplonesa en su subida a la plaza. Pero ayer, además, tuvimos la oportunidad de escucharla durante la corrida, cosa imposible las otras tardes por el ruido infernal que generan las Peñas. No pasó absolutamente nada porque no asistieran.

 

De haber sido yo responsable de la  Casa de Misericordia, lo que habría hecho es  abrir de par en par las puertas de la plaza para que la gente hubiera entrado gratuitamente a llenar los tendidos de las Peñas, vacíos por su inasistencia. Y lo hubiera anunciado en el periódico. Desde hace años el tema de las Peñas en Pamplona es un incordio. De aquellas Peñas sanas y de buenos aficionados de hace tiempo, se ha pasado a una auténtica anarquía en medio de una batalla de vino. No se atiende a la lidia y muchas veces resulta imposible prestar atención a lo que sucede en el ruedo. De manera que por mí, que no vengan más.

Y ciñéndonos a la corrida, he de decir que si la ganadería por excelencia de Madrid es la de Victorino, la de Pamplona y de la Feria del Toro es la de Miura. Pero ayer los Miuras decepcionaron una vez más. Ante una corrida de Miura se espera  dureza y agresividad, pero desde hace tiempo los Miuras son blandos y salen sosos. La corrida de ayer, muy desigualmente presentada, cumplió bien en el caballo y luego tuvo nobleza. Pero pecó de sosería y de falta de fuerza, justamente lo que no se espera de esta ganadería.

Juan José Padilla cortó una oreja al primero después de sufrir un volteretón espectacular que le llevó a la enfermería, de la que salió para matar al toro. Tras unas manoletinas y un bajonazo, cortó una oreja debida en gran parte a la emoción del momento. Antes de la cogida había estado bien con la mano derecha porque el toro tenía nobleza por ese pitón. La faena bajó de nivel con la mano izquierda y el toro acabó cogiéndole.

En el cuarto, vestido con unos pantalones vaqueros y sin chaquetilla, banderilleó muy bien y estuvo pulcro y profesional con un toro muy soso que se salía con la cara arriba. Lo peor, otro bajonazo.

 

Rafaelillo recibió a su primero con tres perfectas largas cambiadas. Y con la muleta estuvo en sus dos toros mucho más templado y asentado de lo que es habitual en él. En sus dos toros (su primero, muy noble aunque muy soso y que se vino rápidamente abajo, y el quinto, muy gazapón), dio muletazos largos y templados. Pero en el quinto cometió un grave error: alargar la faena. El toro de Miura, por soso y descastado que sea, aprende pronto, por lo que las faenas deben ser muy medidas. Si se pasa de faena, el toro aprende, se orienta y es casi imposible entrar a matar. Tras varios pinchazos y un horrible bajonazo, recetó Rafaelillo un montón de golpes de descabello, y la Presidencia, con buen criterio, le perdonó el tercer aviso.

El lote de Javier Valverde fue blando y soso. Más noble su primero, y muy mirón y con una embestida más corta el sexto. No se entendió con ninguno de los dos. Javier Valverde no es precisamente dechado de técnica ni de capacidad de adaptación. Su estilo excesivamente sobrio, no ayuda precisamente. En su primero nada, y en el otro hizo que quería, pero sin querer, dando los muletazos siempre hacia fuera.

Y… desbandada general. Todo el mundo quería ver como España ganaba el Mundial de Fútbol. Es un gozo ver por Pamplona cantidad de banderas nacionales y el entusiasmo de las gentes con la Selección, que es hoy uno de los grandes aglutinantes del espíritu nacional. ¡¡¡Y España ganó!!!  Lo celebro profundamente, sobre todo viendo la cara que se les ha quedado a los manifestantes del Estatut. España, la nación más antigua del mundo, está muy por encima de los bastardos intereses de políticos y de gentes mezquinas. Vean, si no, el gozo de las gentes sencillas. ¡¡Viva España!!

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

2 Resultados

  1. COMENTARIO dice:

    LA POSIBLE NO EXPLICACIÓN EN LOS PERIÓDICOS, BLOGS, MEDIOS EN GENERAL? , DE LA INTENCIÓN ÚLTIMA QUE SUBYACE TRAS LA AUSENCIA DE LAS PEÑAS:
    ? puedo entender que los periódicos en general, CON OBJETO DE NO EXHIBIR ANTITAURINOS EN EL INTERIOR DE UNA PLAZA DE TOROS,, DANDO BAZAS A LOS ANTITAURINOS, no quiera presentar ante sus lectores en particular y ante el público en general, (antitaurinos incluidos), a una gran parte del tendido de sol de Pamplona como lo que realmente es: una colección de nazionalistas vascos contrarios a las corridas de toros por españolas, trabajadores a tiempo completo en separar esas dos manifestaciones de un mismo mundo taurino, corridas y encierros.
    Pero creo que un medio de comunicación o un blog, etc? que sea práctico, no debe pensar que por no mostrar esa realidad en su crudeza, va a conseguir proteger a las corridas de toros, porque esta tropa de miserables traidores, (en primer lugar a sí mismos), van a proseguir en su labor de derribo de las corridas con tanta dedicación como les sea posible. Y SÓLO CABE DAR A CONOCER ESTA REALIDAD TRISTE TAL COMO ES.
    Ponerse de perfil y decir que llueve, cuando están queriendo escupirte, a medio / largo plazo contribuye sólo a perjudicar las corridas de toros.
    PERSONALMENTE INTUYO QUE ES POR INFLUENCIA DE SUJETOS DE ESTA CALAÑA, (hay vasos comunicantes perennes entre todo el nacionalismo antiespañol), QUE EL NAZIONALISMO CATALÁN ESTÁ EN SU EMPEÑO DE PROHIBIR LAS CORRIDAS, AL TIEMPO QUE DESEA MANTENER COMO MANIFESTACIÓN PROPIA DE CATALUÑA LOS ESPECTÁCULOS POPULARES DEL TORO EN LA CALLE, CUANDO AÑOS ATRÁS LAS DOS COSAS ERAN CONSIDERADAS PARTES DE UNA MISMA REALIDAD, Y CONTAMINACIÓN ESPAÑOLA DIGNA DE SER PROHIBIDA . ANTES los nazis catalanes decían ser antitaurinos como lo podía ser un belga, por ejemplo, que no admite como propio nada que tenga que ver con los toros, y AHORA lo van siendo con el sabor de los nazis vascos, que quieren presentar como PROPIO Y EXCLUSIVO DE ELLOS, (como si no existieran los encierros de Cuellar?), LO QUE CREEN QUE PUEDEN PATRIMONIALIZAR, lo que fuera de España no tiene tan fortísimamente marcado como las corridas de toros el hierro de español , o por más desconocido o por ser conocido cuando se celebra en Pamplona, (que para un nazi vasco es tierra sólo suya y no española), Y PRESENTA A LAS CORRIDAS COMO MANIFESTACIONES EXTRAÑAS Y DEGENERADAS, POR ESPAÑOLAS, DE LO TAURINO.
    No me olvido de las personas excelentes de la clase de las que hay en el Cocherito de Bilbao, sean las que sean sus ideas. Pero los nazis vascos de izquierdas, como los de esa parte del tendido de sol de Pamplona, operan generando consecuencias como las que he tratado de describir.

  2. COMENTARIO dice:

    Ah…, me olvidé de ponerlo, ¡ viva España !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: