4ª de la Semana Grande de San Sebastián. Hay que dar el paso p´alante

San Sebastián. Plaza de Illumbe. Martes 17 de agosto de 2010. Tarde despejada en plaza cubierta con un tercio de entrada. Seis toros de Torrestrella, de preciosas láminas y vario pelaje. Cumplieron el caballo con más o menos bravura y resultaron nobles para la muleta con desiguales estilos de embestir. El precioso cárdeno salpicado que abrió plaza, tan noble como huidizo con marcadísima querencia a tablas y, finalmente, a chiqueros. El segundo, noble sin clase aunque con muy buen pitón izquierdo. El tercero, asimismo noble pero sin raza. Muy dócil aunque también sin raza el cuarto. Lo mismo el quinto aunque con menos fuerza. Y otro tanto el sexto. El Cid (mahón y oro): Pinchazo, estocada corta trasera tendida caída y descabello, palmas. Estocada caída de efectos fulminantes, aviso y oreja. Sergio Aguilar (lirio y oro): Estoconazo contrario de rápidos efectos, oreja. Estocada trasera, ovación. Daniel Luque (turquesa y oro): Estocada trasera caída, aviso, leve petición y palmas. Metisaca, estocada y dos descabellos, silencio. Bien en la brega Mariano de la Viña y en palos los hermanos Saugar.

 

Cada día que pasa hay  menos público en Ilumbe. Si esto sigue así, el tinglado terminará por hundirse. Dicen que los empresarios están muy desilusionados y no es para menos. Pero también dicen algunos que la entradas son demasiado caras y que como estamos en crisis… ¿Qué hacer? Solo veo un remedio: Que el Ayuntamiento de San Sebastián haga lo mismo que hizo hace años el de Santander. O sea, que se echen para delante y dispongan lo necesario para apoyar a La Fiesta que, por cierto, por lo que repercute en los establecimientos hoteleros, restaurantes, bares y las  copas que caigan, beneficiaría más a la ciudad que todos los espectáculos musicales juntos. Ya sé que la situación no está para gastar mucho dinero porque no lo hay. Pero si cuando lo haya, dejan la nueva plaza al albedrío de los concursos, habrá que apagar la luz y marcharse a no sé donde.

Ante tan desolador panorama y el bajísimo ambiente taurino que hay en San Sebastián, me explico – por decir algo que lo justifique – lo muy prudentes que ayer estuvieron los toreros con una corrida normalita de Torrestrella que no se comió a nadie. Corrida de las de montarse encima de los seis toros sin más preocupaciones que la de arrimarse. No se arrimó ninguno.

Bien en cierto que El Cid fue el que más entonado estuvo. El temple y la pulcritud de los lances y muletazos que recetó tuvieron cara factura y hasta solemnidad. Artísticamente, su faena al cuarto toro fue lo más serio de la tarde. Sin embargo y quizá contagiado del ambiente, no le vi tan comprometido como debería haber estado. Toreó bien pero desde las afueras y muy despegado por lo que a la faena le faltó emoción. Esa que no tuvo el toro por desrazado y que debería haber suplido el matador sevillano echándose adelante, dando el paso siempre tras cada muletazo para intensificar las tandas y mejorar los resultados.  El espadazo con que mató  El Cid fue la clave para que se fuera contento de San Sebastián. No debería haberse conformado.

Con el muy huidizo primero, que no cesó de irse buscando tablas tras cada muletazo, pienso que mejor hubiera sido dejar  ir al animal a donde quería y allí pegarle los cuarenta pases que tuvo, más seguidos que los sueltos que aceptó a regañadientes. En un decir, que conste, pero dicho queda por si le sirve a alguien. 

Muy decepcionante resultó la actuación de los dos jóvenes toreros que acompañaron a El Cid. Sergio Aguilar y Daniel Luque. Ambos con muchos corifeos detrás que no cesan de cantarnos sus muchas virtudes. Que si uno va a ser mejor que todos, que si el otro viene con la escoba y va a poner el toreo boca abajo.   

Pues será que yo no he tenido la suerte de ver lo que se dice bien-bien-bien a ninguno de los dos. Pero viéndoles ayer con esta corrida tan manejable y facilona a la que torearon con todas las ventajas que se pueda imaginar y más, no puedo por menos que preguntar a los cantores de sus hazañas que, si es así como pretenden acabar con el cuadro, no pasaran de macetas. Y ya se sabe que quien nace para maceta, no pasa del corredor…

Periféricos, itinerantes, vocingleros, vulgarísimos como artífices, pegalances y pegapases insulsos, sin olor, ni color, ni sabor. Y, sobre todo, incapaces de echar el paso adelante que hay que dar siempre tras cada muletazo a los toros remisos o desrazados como los de Torrestrella de ayer para que repitan sin necesidad de pegar tantas voces ni tantos pisotones. ¿Es que no ven lo que hacen casi siempre cuando procede El Juli y Ponce? Pues nada. Están obsesionados por la quietud estática en boga. Y el toreo no es solo quedarse quieto, el toreo es siempre ganar la acción a los toros, irse siempre para adelante con ellos. Algo que ya he dicho muchas veces y no voy a dejar de decirlo cuantas veces haga falta.   

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

4 Resultados

  1. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    LAS OCASIONES PERDIDAS: Ayer en Illumbe se cortaron dos orejas, pero a la simplona corrida de Torrestrella que se lidió (dos anguilas los dos últimos pero de grabado de la lidia un precioso ensabanado primero) se le debieron de cortar al menos seis. Y esto resulta más grave cuando hay en la feria dos puestos vacantes y la empresa estaba esperando un triunfador de ayer para ponerlo. El Cid no se metió a fondo con ninguno de sus toros. El precioso primero fue manso de tablas, pero embestía con una clase imponente. El de Salteras, tras dos series despegadas comenzó a dar los muletazos de uno en uno, en vez de atacar al toro ganándole el paso y dejándosela en la cara. Todo quedó al final en nada. El cuarto salió sin emplearse, pero se vino arriba en banderillas y comenzó a embestir largo y profundo como ya lo había cantado en el capote de un sensacional Alcalareño, perfecto toda la tarde. El Cid no se lo pensó y se puso a torear por largos y profundos naturales. Pero la faena fue de más a menos y pese a la excelente estocada que recetó el premio se quedó en una oreja cuando debieron de ser las dos. De Sergio Aguilar ya no espero nada tras su nefasta actuación en Santander, donde le faltó hasta el valor. No tiene cabeza, no tiene sentido del temple, tiene una cintura dura y rígida y a la hora de la verdad se aflige. Ayer le tocó en primer lugar un burraco de esos que no fallan en esta ganadería, y efectivamente no falló. Lo que ocurrió es que tenía poca fuerza y había que ayudarlo templándolo mucho en línea recta y sin apretarle. Aguilar hizo todo lo contrario, echándoselo a la cadera constantemente, con lo que la faena fue un barullo. Al final surgió una serie muy buena por la izquierda cuando al fin lo llevó largo en línea recta. Unida al soberbio estoconazo que le pegó hizo que le dieran la oreja, aunque para mí con una vuelta al ruedo habría bastado. El quinto fue noblote y también flojo, y el madrileño se perdió de nuevo en una faena de mucho obligar al toro, que se defendió y enganchó constantemente. Daniel Luque era la gran esperanza de la tarde, y con el descastado tercero estuvo bien, templado, con cabeza, sacando muletazos de buen trazo donde no porecía haberlos. Pero en sexto lugar tuvo un manso rajado en tablas que si se le apretaba respondía. Lo hizo el diestro sevillano en una muy buena serie. Con dos más le habría cortado la oreja y habría sido el triunfador de la tarde. El problema es que esas dos series más no llegaron nunca. Tiró la toalla y se fue a por la espada. Aquí, Daniel, es donde hay que demostrar ambición, y no en otras cosas.

  2. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    Se me olvidaba: Pablo Saugar “Pirri” lidió a la perfección al segundo de la tarde.

  3. josem dice:

    es la única crónica de la corrida de torrestrella en la no se pone bien a Aguilar. Le admiro mucho José Antonio pero, a mi juicio y con todo el respeto que le profeso, comete la injusticia de no alabar en su medida actuaciones de toreros que no son figuras.

  4. Cuentacuentos dice:

    Je je je…
    Alvarito, que opinas sobre lo que dicen aquí del tal Rufo ese???
    La escoba que la use pa barrer mi tienda…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: