Critica de Libros. La historia del toreo según Carlos Abella

Es evidente que el aficionado puede ser todo lo subjetivo que desee, pero no el historiador. El historiador está obligado a dejar de lado sus gustos personales y hacer un esfuerzo de objetividad. Sé que en esto de los toros buscar la objetividad es harto complicado, pero el historiador debe intentarlo, pues si no, su labor será fallida. El historiador debe ser notario de la realidad. Para interpretarla ya estarán los lectores. Y es que Abella, en un alarde de subjetividad, ha intentado hacer una historia del toreo a la medida de José Tomás. Y, claro,  para vestir este santo ha tenido que desvestir otros…

 

Han dicho del libro que es largo y farragoso; que está lleno de datos innecesarios y de toreros prescindibles. Esta crítica no la comparto. Una historia general del toreo de los últimos cincuenta años tiene que estar forzosamente llena de fechas y de nombres. Y es de agradecer el esfuerzo compilador, cosa nada sencilla.

 

El problema está en poner a José Tomás como centro gravitatorio y casi único del toreo contemporáneo. Sé bien que puede parecer una locura poner en duda en estos días la importancia de José Tomás: esas siete orejas en las dos últimas actuaciones en Madrid son incontestables… Pero Chicuelo II cortó otras siete en 1954 y el Cordobés ocho en 1970 y eso no les hizo inmunes a la crítica (a nadie se le ocurre decir que son el no va más del toreo a pesar de estas hazañas). Y todos sabemos que las orejas tienen la importancia que tienen, no más. Y muchas de ellas se cortan más por la predisposición del público que por los hechos acaecidos en el ruedo.

 

Es decir, habrá que hablar en serio de José Tomás aunque nos tomen por locos. Pero antes quiero comentar otros asuntillos que me han hecho reflexionar. En primer lugar la importancia desaforada que Abella concede a la Plaza de Toros de Madrid. Siempre se refiere a ella como la cátedra indiscutible, la que pone a cada torero en su sitio. Yo discrepo. Esto fue así hasta los años setenta. Cuando la ideología intransigente “torista-marxista-leninista octava asamblea” se adueñó de las Ventas, el prestigio de la plaza se fue al garete. Prueba de ello es que toreros despellejados en Madrid han sido figuras del toreo, con trayectorias larguísimas, y mucho diestro capricho de Madrid ha sido en realidad un don nadie por muy buena prensa que tuviese. Una afición ignorante que solo cacarea cuatro tópicos; caprichosa, que usa distintas varas de medir según caiga mal o bien el torero; vocinglera y lenguaraz, amiga del varapalo cruel y del éxito injustificado. ¿Cómo va a ser cátedra de nada? Los buenos aficionados que todavía quedan en Madrid asisten descorazonados a tamaño despropósito. El propio Abella sabe muy bien que sus admirados Camino y Viti con este público no habrían podido salir doce y catorce veces por la Puerta Grande de las Ventas respectivamente. Imposible.

 

Y la regularidad es importante. Ser capaz de triunfar en todas partes y durante mucho tiempo, solo ha estado al alcance de los más grandes. Y Sevilla y Bilbao, con unas aficiones más prudentes y mesuradas, también pesan. Cada vez más. La importancia actual de Madrid se debe al desproporcionado seguimiento informativo que ofrecen de San Isidro algunos medios, y a nada más. Las aficiones provincianas esperan a ver al torero triunfador de Madrid en su plaza, porque ya no se fían del errático criterio del público de las Ventas.

 

Todos tenemos contradicciones. Dicen que el síntoma de la madurez es saber asumirlas… Pues en el libro que nos ocupa, hay mucha madurez porque hay mucha contradicción. Algunos toreros son reprendidos por su querencia hacia el toro fácil y sin trapío, pero a otros con las mismas inclinaciones no se les afean las mismas travesuras. Torismo de quita y pon. Con Manuel Benítez el Cordobés es especialmente duro por hacer exactamente lo mismo que las demás figuras. Solo que Benítez no era un hipócrita y se notaba más… A Curro Romero lo trata de maravilla, mientras es mucho más duro y exigente con otros toreros que han tenido mucha más vergüenza torera que el de Camas y que en trayectorias larguísimas no han dado un solo escándalo. Con los diestros de los años setenta-ochenta se notan muy bien las preferencias. En un tono muy suave y mesurado acaba poniendo muy mal a Manzanares, diestro mucho más importante que  El Niño de la Capea y Ortega Cano, a quienes trata muchísimo mejor…  Ojeda y Espartaco son minimizados y, a pesar de todos los defectos que puedan haber tenido, han sido mucho más importantes que Curro Vázquez o Luís Francisco Esplá ¿o no?. Como se puede ver, el libro es muy recomendable para madrileñistas recalcitrantes…

 

Y ahora vamos con José Tomás. Se trata de una gran figura del toreo. Su logro principal es que pisa un sitio en que los toreros de clase no se meten y tiene una clase que no tienen los diestros corajudos. Es un tremendista con clase. Esta es su mejor definición. Su golpe cantado, es decir, el ser capaz de jugársela cuando hay que hacerlo, ha hecho el resto, poniéndolo por méritos propios en la vanguardia del toreo actual. Pero poniéndole en relación con la historia del toreo, no es la superación de lo anterior. No es el culmen del toreo. Vayamos por partes.

 

Con el capote, la estética de Paula o la amplitud y el dominio de Ordóñez no han sido superadas por José Tomás. José Tomás no pone banderillas. Con la muleta no ha superado ni el temple ni la redondez que tenían las faenas del Viti, ni la limpieza y facilidad de Paco Camino, ni la capacidad y versatilidad de Enrique Ponce. Con la espada ni es Paco Camino ni Rafael Ortega.

 

Se habla mucho de su personalidad, pero pienso que Manolete con su estoica seriedad, Benítez con su carcajada irreverente y Ordóñez con su empaque inigualable, han tenido mucha más personalidad que José Tomás. Por supuesto que el paso por la fiesta de Belmonte, Manolete y el Cordobés tuvo mucha más trascendencia que el de José Tomás. Fenómenos auténticamente populares, mientras que el de Galapagar tiene bastante más predicamento entre la burguesía snob que entre el pueblo.

 

Para acabar de pintar el cuadro, es inevitable hablar de los muchos enganchones que hay en las faenas de José Tomás (censurados a los otros toreros y a él no) y el poco dominio que muestra ante los toros difíciles. Por eso le cogen tanto. Creo que todo lo dicho es bastante objetivo. Parece que JT ha acabado con todo y con la verónica de Ordóñez no va a acabar nadie. Nunca.

 

Resumiendo: José Tomás es una gran figura del toreo de principios del siglo XXI, pero su transcendencia en la historia de la fiesta no es tanta como Abella piensa. Cuando pasen los años y se calmen los ánimos se verá más claro. Es muy curioso como Abella imbrica a José Tomás en la historia del toreo. Le hace heredero y superador de los clásicos. Pero lo que Abella no dice siendo evidente, es que José Tomás es heredero de sus aborrecidos Cordobés y Paco Ojeda. Se pone en el mismo sitio que se pusieron ellos, solo que con otro acento estético.

 

Una buena noticia: rehabilita a Manolete, al que en su anterior historia del toreo editado en 1992 trató Abella con mucha dureza y hasta le acusó de ser padre y creador del toreo de perfil de muleta retrasada y demás trucos degeneradores de la pureza del toreo. Es muy curioso que a los tomistas les encante ahora declarar a José Tomás como “hijo” predilecto de Manolete. Por eso han indultado al de Córdoba. No por otra cosa.

 

¿Y Enrique Ponce? Lo minimiza, lo reboza de tópicos. Sibilinamente, con mucha finura y mano izquierda, le da tratamiento de medianía. Para empezar, plantea una competencia entre Ponce y José Tomás y que el ganador ha sido el de Galapagar. Pues no, porque la competencia simplemente no ha existido. Recordemos como José Tomás se cayó del cartel  en Bilbao y en Pamplona en 1998 y 1999 estando anunciado con el valenciano. ¿Por qué, si en teoría es tan superior a él, Ponce, con su talante apacible y tranquilo, tampoco ha ido a por José Tomás. ¿De qué competencia hablamos si, salvo en no demasiadas ocasiones en plazas y ferias de segunda, tan pocas veces torearon juntos?

 

Por cierto, mientras que José Tomás ha toreado poquísimo y casi nunca ha acabado sus temporadas, Ponce, con los números en la mano, tiene la mejor trayectoria de la historia del toreo, superando con creces a Joselito el Gallo. Y la capacidad de dominio, la habilidad no solo para dominar al toro malo, sino para torearlo con estética, hacen de Ponce el diestro más importante de los últimos cuarenta años. Nadie ha sido capaz de torear bien a tantos toros como Enrique Ponce. ¿Por qué se discute esta evidencia?, ¿porque Ponce ha tenido una espada desastrosa, su gran pecado capital?

 

A pesar de ser tan odiado en Madrid, con una espada eficaz hubiera salido por la Puerta grande una docenita de veces y sería indiscutible. La estocada sigue siendo la suerte suprema y torero que no hace la cruz el diablo se lo lleva. Amén. Además Ponce se ha prodigado en exceso, lo que ha aburrido a la gente. Tanta regularidad en el triunfo harta al público. Que se lo pregunten a Joselito el Gallo. Por último, Ponce ha sido demasiado buena persona. Ha perdonado a sus rivales. Los ha dejado vivir. Con la soberbia de Antonio Ordóñez o el orgullo profesional de Gallito, hubiera machacado a todo el mundo. Y debería haberlo hecho.

 

No me explico que un partidario de Luís Miguel Dominguín y de Paco Camino tan apasionado como Abella no admire a Enrique Ponce, cuando son cuñas de la misma madera gallista, la misma sapiencia, la misma facilidad, el mismo conocimiento del toro…

 

Ya acabo. El resto de las reseñas van a ser mucho más livianas y breves, pero la importancia de la obra merecía un comentario algo extenso. Quede claro que, a pesar de mis discrepancias, admiro la obra de Abella, aplaudo su esfuerzo y, si le critico, es más que nada para animar las aburridísimas y autocomplacientes aguas de la literatura taurina. Quizá la gran historia del toreo esté aún por escribir. Todos hemos hecho trabajillos parciales y llenos de prejuicios, nuestros propios prejuicios. Yo también los tengo, y muchos. Así que lean el libro de Abella y fórmense ustedes su propia opinión.

 

Nota del director.- Si he escogido a Domingo Delgado de la Cámara para que haga la crítica de libros taurinos en este portal, es porque, ahora mismo, no hay ningún español más preparado como él para llevarlo a cabo. Domingo es, además de un aficionado como la copa de un pino, un gran y sobradamente acreditado escritor taurino como lo prueban sus tres libros editados por Alianza con enorme éxito y uno de ellos, “Revisión del Toreo, traducido y editado en Francia. Obras que, por cierto, no solo ha sido capaz de escribir en tres años consecutivos, sino que, además, se lean, que es lo más difícil. Porque juntar letras, aunque den para fabricar volúmenes de tomo y lomo, está al alcance de cualquiera. Domingo Delgado de la Cámara es la persona – al menos de las que yo conozco – que más sabe de la historia del toreo, del toreo en sí mismo y de otras muchas cosas más. Siendo muy culto en líneas generales, lo es aún más del toreo y del toro que conoce desde dentro y desde afuera como pocos desde que era un niño. Con decir que del toreo mexicano sabe más que los propios mexicanos, por ejemplo, está dicho todo y tiempo tendrá Domingo para demostrarlo en este portal, como también de escribir sobre lo que vea en las plazas y en el campo  bravo como le venga en gana. Que para eso el libre como los pájaros de hacerlo como quiera y cuando quiera.

 

Respecto a su respetuoso y sincero comentario sobre el por ahora último libro “histórico” de Carlos Abella, creo que, además de justo, es condescendiente porque no entra en el para muchos más doloso aspecto de su redacción y temática, como ha sido, tal y como en otras obras anteriores del mismo autor, copiar casi literalmente textos de otros libros de historia anteriores de otros más distinguidos autores, como también y para colmo de sí mismo en su primera “historia”; y, sobre el más reciente devenir del toreo, valerse en ambas de la reproducción, en todo o en parte, de no pocas crónicas de algunos críticos entre los que me cuento – lo que le agradezco – solo que en mi caso para desacreditarme o para dejarme en ridículo – siempre me califica de muy poco fiable -, y en el de otros para utilizarles como arietes contra los toreros que Abella no aprecia en casi nada pese a su indudable importancia. Caso particular y el más grave e hiriente, el de las crónicas más negativas de Vicente Zabala de la Serna en ABC que escogió para llevar a su molino la teórica, en nada real, victoria de José Tomás contra Enrique Ponce y El Juli, ignorando las muchísimas positivas que el mismo Zabala de la Serna ha escrito, sobre todo en sus primeros años como crítico de ABC, sobre el gran torero valenciano al respecto del apenas por ambas partes sostenido duelo entre Ponce y su adorado torero, como aquella de Valladolid que tituló “La divina perfección de Ponce” en la que relataba una tarde que actuaron el valenciano junto a José Tomás y El Juli. Como tampoco citar ninguna de las –reconozco, y a mucha honra – pocas negativas que también yo he escrito sobre Ponce. O sea, que de copiar malintencionadamente, mucho; y de objetividad histórica, cero patatero.             

 

 

 

 

 

 

 

16 Resultados

  1. Mateo Mañas dice:

    Muy bien don Domingo. A este señor Abella y su caprichosa historia los ha dejado usted a los pies de los caballos. Y mi enhorabuena a Del Moral por haberle “obligado” a usted para que escriba en esta portal que, nada más entrar en él. me parece estupendo. Un abrazo a todos.

  2. Flavia dice:

    Deberían añadir a los artículos la función de ‘versión para imprimir’.
    Un saludo.

  3. Juan Mari de Chinchon dice:

    Que grata noticia verle escribir en este portal aunque sea teniendo que enfrentarse a una de miura en su primer dia. Mucha buena suerte Domingo.

  4. Jon Ander dice:

    Enhorabuena por tu critica del libro, aunque en algunos temas quizás deberías de haber entrado mas a fondo. La próxima crítica podría ser de alguno de los dos libros de Luís Miguel Dominguin publicados recientemente. Un abrazo

  5. josé maría gómez dice:

    Muy bien amigo Domingo, y digo “amigo” porque nos conocemos hace muchos años. Cuando aún eras un niño y coincidiamos en los apartados aún no estaba la Plaza delas Ventas, confundida, vilipendiada, sometida y raptada por el sector que todos conocemos, existian excelentes aficionados y la crítica era mas veraz y sobre todo mas entendida que hoy, como muy bien dices Ponce en aquellos años hubiera sido reconocido unanimemente por crítica y afición como una gran figura del toreo, de época vamos, que es lo que es, Camino con toda su abulia a veces, plantó con contundencia sus reales en esta Plaza y ahí están los numeros. Ordoñez no se prodigó precisamnte con exceso en las Ventas, pero lo suficiente para levarlo al Olimpo y Bienvenida, Antoñete (torero excelso), etc etc… Hoy nos quierten colar a JT como miembro integrante del Club anteriormente citado, pero no me extiendo mas, has explicado magnificamente las diferencias notables entre el “uno” y los “otros”.
    Un saludo de tu amigo José María.
    Nos vemos en Bilbao.

  6. Juan Mari de Chinchon dice:

    Me alegro muchisimo de poder leerle en este portal y espero que no solo se remita a realizar criticas de libros, pues seria un placer poder leer sus propias cronicas de los festejos que usted presencie. Buena suerte Domingo.

  7. Abonado de Madrid dice:

    Soy un viejo abonado en Las Ventas desde hace muchísimos años. Posiblemente desde mucho antes de que el señor Abella pisara esta plaza por primera vez. Además, soy de los que leen todo sobre toros, veo todo lo que puedo por la televión y, desde siempre, oigo frecuentemente los programas taurinos de la radio. Y recuerdo mucho, casi todo lo que he visto y oido. Por ejemplo, al señor Abella cuando compartía con otros aficionados y críticos la añorada tertulia “La corrida de hoy a examen” que dirigió Del Moral en Radio España. Ignoré entonces por qué el señor Abella la abandonó repentinamente después de varios años participando en dicho programa. Imagino que fue por no estar de acuerdo con lo que Del Moral decía e, inevitablemente, dominaba en aquellos debates tan aleccionadores como instructivos. Pero con el paso del tiempo, descubrimos el verdadero por qué. Solo con leer las cosas que el señor Abella empezó a escribir – “!El toreo es Frascuelo”, qué barbaridad, señores¡- más tarde en Diario 16 de la mano de su jefe, el no menos inefabl Ignacio Aguirre q.e.p.d, y, posteriormente, por el poder que le dio estar metido precisamente en el poder, entendimos su divorcio con Del Moral. Ahora que uno de los protegidos favoritos del gran crítico, el no menos importante gran escritor pese a su juventud que aquí y ahora comentará los libros taurinos que vayan saliendo, Domingo Delgado de la Cámara, las disparatadas ocurrencias históricas del señor Abella están quedando donde deben, en el mayor de los ridículos. Gracias, Domingo.

  8. Miguel Calero dice:

    Me alegra ver que podemos seguir leyendo a Del Moral y a otros muchos buenos y entendidos aficionados.
    Mucha suerte en esta nueva andadura.

    Quería darles las gracias, por hacerme ver que no estoy loco. Me explico. Hasta hace poco, pensaba que me faltaba un tornillo por no gustarme JT, pensar que Las Ventas había perdido el sitio hace tiempo, y alguna que otra idea rara que me rondaba por la cabeza. Me alegra ver que no soy el único. Una de dos: o estamos todos locos, o no…

    Yo también voy para Bilbao en una semanita. Ya tengo ganas. Y para mi modo de ver, me encuentro mucho más a gusto en la plaza de Vista Alegre que en las Ventas. Qué le vamos a hacer.

  9. lupi dice:

    Pues yo no seré un entendido de toros y seré un simple aficionado pero como pago mi espectáculo soy soberano de lo que veo y lo que veo es que nadie se ha pasado los toros tan cerca de la femoral como José Tomás. Y que enganchones por cercanías, pues, bienvenidos sean. Entre Ponce y el toro cabe una gaonera de José Tomás. Vean vídeos, midan distancias y luego opinen. Tendrá que salir más limpio el pase que si te pasas al bicho por la entrepierna. Por favor, seamos serios…que en quietud, en cite de frente, en valor para torear, en no rectificar terrenos nunca y en ser el auténtico mandón del toreo -en tendidos y en caja- que no se ponga Ponce, al que por otra parte, admiro como un gran conocedor y lidiador de cualquier tipo de torito modernito.

  10. jose diaz dice:

    Tiendatoro.com

    Fecha.20-7-08

    los 10 productos(libros dvd,etc,,,más vendidos en la tienda virtual de MUNDOTORO.COM(observemos que en el numero 1 y en el 10)son obras de José Antonio Del Moral.

    01. Pack Dvd’s: Tierra de Toros
    02. Carteles Personalizados: Curro Romero y José Tomás
    03. José Tomás: Claves Rituales de un enigma
    04. Carteles Personalizados: Rivera Ordóñez y El Juli
    05. Capote Ventoso
    06. Dvd Pablo Hermoso de Mendoza
    07. Lote profesional: Capote profesional, Muleta, Espada simulada
    08. Agenda Taurina 2008
    09. Muleta profesional
    10. Cómo ver una corrida de toros

    Tiendatoro.com

    Fecha.8-8-08

    01. Pack Dvd’s: Tierra de Toros

    02. Carteles Personalizados: Curro Romero y José Tomás

    03. Carteles Personalizados: Rivera Ordóñez y El Juli

    04. Capote Ventoso

    05. Lote profesional: Capote profesional, Muleta, Espada simulada

    06. Agenda Taurina 2008

    07. Muleta profesional

    08. Cómo ver una corrida de toros

    09. Capote cadete

    10. Atillo Profesional: Capote ventoso, Muleta profesional, estaquil

    De la tienda digital de Mundototo.com

    EL libro de José Antonio del Moral “Como ver una corrida de toros”,10 años después de su primera edición sigue vendiendose y de hecho ha pasado del 10º puesto en el mes de julio al puesto nº 8 de los más vendidos en el mes de agosto.Quedando como único libro en el listado de productos más vendidos.sigue demostrando que es un clásico en la literatura taurina frente a lo novedoso o efimero de otros libros.Animo para que otros escritores apuesten por los libros taurinos en clave de calidad y permanencia en el tiempo frente a los libros novedosos o efimeros.Mis felicidades a José Antonio del Moral.

    José diaz.

  11. jose diaz dice:

    Tiendatoro.com

    Fecha.20-7-08

    los 10 productos(libros dvd,etc,,,más vendidos en la tienda virtual de MUNDOTORO.COM(observemos que en el numero 1 y en el 10)son obras de José Antonio Del Moral.

    01. Pack Dvd’s: Tierra de Toros
    02. Carteles Personalizados: Curro Romero y José Tomás
    03. José Tomás: Claves Rituales de un enigma
    04. Carteles Personalizados: Rivera Ordóñez y El Juli
    05. Capote Ventoso
    06. Dvd Pablo Hermoso de Mendoza
    07. Lote profesional: Capote profesional, Muleta, Espada simulada
    08. Agenda Taurina 2008
    09. Muleta profesional
    10. Cómo ver una corrida de toros

    Tiendatoro.com

    Fecha.8-8-08

    01. Pack Dvd’s: Tierra de Toros

    02. Carteles Personalizados: Curro Romero y José Tomás

    03. Carteles Personalizados: Rivera Ordóñez y El Juli

    04. Capote Ventoso

    05. Lote profesional: Capote profesional, Muleta, Espada simulada

    06. Agenda Taurina 2008

    07. Muleta profesional

    08. Cómo ver una corrida de toros

    09. Capote cadete

    10. Atillo Profesional: Capote ventoso, Muleta profesional, estaquil

    De la tienda digital de Mundototo.com

    EL libro de José Antonio del Moral “Como ver una corrida de toros”,10 años después de su primera edición sigue vendiendose y de hecho ha pasado del 10º puesto en el mes de julio al puesto nº 8 de los más vendidos en el mes de agosto.Quedando como único libro en el listado de productos más vendidos.sigue demostrando que es un clásico en la literatura taurina frente a lo novedoso o efimero de otros libros.Animo para que otros escritores apuesten por los libros taurinos en clave de calidad y permanencia en el tiempo frente a los libros novedosos o efimeros.Mis felicidades a José Antonio del Moral.

    José diaz.

  12. Agustin Mercado dice:

    Me alegra mucho la noticia de que usted dirija esta seccion, le escucho todas las veces que puedo en las tertulias de El Albero, me parecen geniales y didacticas, y demostrado queda su sabiduria taurina. He leido su trilogia y me parece sensacional, pienso que son tres libros que todo aquel que se considere aficionado deberia leer y releer, porque son libros para estudiar a fondo, una autentica Catedra.
    Lo siento por usted, pero me alegra que estes desauciado por los taurinos, ya que asi puedes expresar libremente lo que realmente ves y sin influencias externas, con esto ganamos todos los aficionados a la fiesta de tus conocimientos y sabiduria. Suerte maestro.

  13. Agustin Mercado dice:

    Me alegro que J.A. Del Moral le haya elegido a usted para dirigir esta seccion, no tengo el gusto de conocerlo en persona, pero le escucho a menudo en las tertulias de El Albero y sus intervenciones me parecen geniales y a la vez didacticas. He tenido el gusto de leer su “Trilogia” y me parece que cualquier persona que se llame aficionado a los toros deberia tenerla, leerla y releerla, son libros sensacionales de los que se aprende muchisimo. Lo siento por Usted, pero me alegro de que le hayan desauciado los taurinos, asi podremos disfrutar de su sabiduria taurina los aficionados, sin que existan influencias externas. Suerte Maestro.

  14. Juan Mari dice:

    Pero qué se puede esperar del atrevido y pretenciso “historiador” (?) Carlos Abella. Llegó a la crítica de la mano de Ignacio Aguirre, ya difunto, que era tan caprichoso y equivocado aficionado como luego fue el catalán que, ni de lejos le llega su padre como escritor e historiador delicioso. Con decir que la primera vez que vio a Carlos Escolar escribió en Diario 16 que “El toro es Frascuelo”. Yo le escuchaba en la tertulia que mantuvo durante muchos Del Moral en Radio España, llamada “La corrida de hoy a examen” hasta que desapareció de allí, imagino que por no estar casi nunca de acuerdo con el espíritu que en aquel magistral y didáctico programa presidía, dirigido precisamente por quien siempre odió y eso que apareció en la radio decana por invitación de al que, con el tiempo, intentó que le echaran del grupo correo gracias a sus inluencias políticas de las que eimpre abusó y continúa abusando de la mano de su gran amigo, no sé como se llama, ese que está al frente del grupo de chuporteros que se sientan en el callejón de las Ventas. No hay mas que ver las citas que Abella hace de algunas crónicas de José Antonio del Moral en sus libros y lo añade intentando despreciarle y ningunearle. Muy bien Domingo Delgado, una gran crítica de este montón de papeles lleno de mentiras e inexactitudes.

  15. jose e. d. mir dice:

    admirado domingo,felicidades.es la primera vez que leo una critica a un libro taurino,realizada por alguien con tanto conocimiento con usted.ignoro si lleva o no lleva razón con respecto a sus comentarios del libro de C.Abella,pero si aprecio que su critica esta basada en el amplio conocimiento que usted tiene de la historia del toreo.le animo a seguir realizando criticas razonadas!que estamos muy cansados de los criticos de libros oficialistas,aduladores y sin el más minimo o escaso conocimiento del tema que tratan1

    saludos

    jose eladio diaz mir

  16. titodelaloma dice:

    Felicitaciones a Domigo Delgado por la acertadísima disección de la falsa historia del toreo de Carlos Abella, el cual comete la indecencia de conducir todo su discurso hacia una conclusión deliberada como es la glorificación de José Tomás en detrimento de otros valores auténticos de la Fiesta, históricos y actuales, todos ellos vigentes.
    Además Abella, collera de chupóptero de Pedro Antonio Martín Marín, abusa de su situación como vocal del Consejo Taurino de la C.A.M.- ¡vaya senedrín predidido por Martí Marín!- para finzanciar la edición y publicación de su libro. Así lleva toda la vida, de manipulador, escritor falsario y a costa de de los demás.
    Desde luego que falta hacía un portal como este para disfrutar de un aire nuevo y resfrescante de tanto elemento suelto como circula por ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: