9ª y última de las Corridas Generales en Bilbao. Sorpresiva por fácil corrida de Escolar Gil

Bilbao. Plaza de Vista Alegre. 29 de agosto de 2010. Novena y última de feria. Tarde medio nublada y agradable con algo de viento y menos de media entrada. Seis toros de José Escolar Gil, bien presentados en el tipo y el pelaje cárdeno característicos su encaste y de vario juego en distintos grados de manejabilidad. El primero, justo de fuerza y francamente manejable aunque sin humillar. Lo mismo el segundo aunque mucho más encastado. Muy noble aunque tardón en la muleta. Al también franco y bravo cuarto le pegaron una barbaridad en varas por lo que se acentuaron su tardeo y su cortedad de viajes. Excelente el quinto. E inválido y parado el final el también muy noble sexto. El Fundi (amaranto y oro): Bajonazo en el chaleco, palmas con saludos; estocada contraria ladeada y descabello, silencio. Rafaelillo (añil y oro): Pinchazo, bajonazo y nueve descabellos, aviso y silencio tras palmas para el toro en su arrastre; pinchazo, casi entera trasera y descabello, petición insuficiente y vuelta al ruedo tras ovación al toro en su arrastre. Morenito de Aranda (rosa y oro): Buena estocada, ligera petición y gran ovación tras otra para el toro en su arrastre; buena estocada, ovación.

 

Mientras transcurría la corrida de ayer, fue inevitable repasar mentalmente sobre lo acontecido para bien y para mal en esta feria que ha marcado como ninguna anterior quien es quien en la primera fila del toreo actual por cuanto lo que acontece en estas Corridas Generales sucede en el escenario más solemne de España y frente al ganado más serio de cada temporada. Independientemente de las orejas que se han cortado – ciertamente pocas  – que aquí dependen del caprichoso rigor de la presidencia tenida por la más seria del mundo, ha habido tres toreros que se han llevado la palma a gran distancia de los demás y por este orden: Enrique Ponce, El Juli y José María Manzanares. El valenciano, además, autor de los trasteos más importantes por superar las dificultades de los peores toros que le correspondieron y autor de la mejor faena del ciclo artísticamente hablando frente al único bueno que cayó en sus manos, jugando también a su favor haber actuado en dos de las corridas más imponentes y con más trapío y edad de las que se han lidiado. Algo que también le separa de los que, al contrario, vinieron con las peor presentadas, como es el caso del gran fracasado, Morante de la Puebla.

Y por lo que se refiere al juego de los toros, muy poco donde elegir por lo que respecta a la mejor corrida – las de Alcurrucén por su impresionante remate y algunos toros de nota, y la de Escolar Gil por más completa – y a los mejores toros entre los que cabe distinguir dos de la corrida de Joselito,  uno de Victorino Martín, uno de Fuente Ymbro y un sobrero de Ortigao Costa.

Entrando en el sorprendente buen juego de la corrida de Escolar Gil que ocupa esta crónica, lo más curioso fue comprobar que el comportamiento que tuvieron los seis toros distó mucho de lo que el ganadero dijo que le gustaba criar, reses duras que vendan carísimas sus vidas. Los de ayer las vendieron bastante baratas pues resultaron, además de blandos, más que manejables, y los que los mataron, quizá sorprendidos por lo que no esperaban, no llegaron a dar con las teclas que les hubiera permitido triunfar.

El Fundi permitió que a sus dos toros les pegaran de los lindo en varas y las faenas que produjo resultaron tan monótonas como vulgares.

Rafaelillo se enredó con la casta del segundo hasta resultar aparatosamente cogido para después seguir intentándolo, sin conseguir lo que se propuso. También tardó demasiado en darse cuenta de la bondad del quinto que fue el mejor del envío, si bien consiguió que la faena remontara en su segunda mitad, perdiendo una posible oreja por pinchar.

Morenito de Aranda, por su parte, fue quien mejor mató de sendas y magníficas estocadas, pero a sus buenas maneras con el capote y la muleta con los nobles toros de su lote, le faltó dar ese paso adelante tras cada pase que le hubiera propiciado ligar mejor las tandas. Él mismo pudo darse cuenta las pocas veces que lo hizo. Ciertamente tardos sus dos toros, requerían más determinación del torero en ganarles terreno, más cruzarse a pitón contrario y no tanto cite con la voz desde las afueras. Morenito debería figurar en mejores carteles pero tiene que apostar más para conseguirlo.

   

Premios Oficiales

La Junta Administrativa de la Plaza de Vista Alegre distinguió a la de Alcurrucén por unanimidad de todos sus miembros, como la corrida más completa y brava de las Corridas Generales.

Premios Hotel Ercilla

Triunfador: Enrique Ponce, El Juli y José María Manzanares ex-equo.

Novillero triunfador de la temporada: Juan del Álamo.

Trofeo “Arte, saber y toros”: Enrique Ponce.

Trofeo “Manolo Chopera” al Fomento de la Fiesta: Consejo de Administración de la plaza de toros de Santander.

Trofeo “Diestros de Leyenda”: Curro Romero

Trofeo “Escritor taurino del año”: Antonio Burgos.

 

La Federación Taurina otorgó su galardón a la mejor estocada para Diego Urdiales por la ejecutada en la corrida de Victorino Martín. Además, la entidad ha premió a Josele de Camas, de la cuadrilla de Sebastián Castella, como mejor picador.

 

El Club Taurino ha premiado como autor del mejor par de banderillas del ciclo a Miguel Martín, de la cuadrilla de Leandro Marcos.

 

La Peña Taurina Enrique Ponce-Amantxu de Begoña   concedió a José María Manzanares el galardón “al mejor vestido torero de la feria”.

 

El Club Cocherito de Bilbao fallado su trofeo al toro más bravo de las Corridas Generales, al sexto toro de la corrida de Joselito, lidiado por Leandro

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

3 Resultados

  1. Chicuelo dice:

    El gran fracasado, Morante de la Puebla. Ver para creer. Cómo si se le hubiese ido algún toro. A veces te haces un lío, increíble. Hijo.

    No sé qué opciones tenían los bueyes de Torrealta. Y no se si algún torero (y más si hablamos de artista)puede estar más decidido que en su primero de Torrealta, que lo poco que tuvo (con una embestida por encima del estaquillador) se lo sacó con la zapatillas atornilladas, y pasándolo por los muslos, y no como como otros, entres otros, alguno de lo usted cita. Que entre él y el toro cabe un oceano, a parte, de esconder la pierna de salida, y quedarsela en el hotel. Pero veo, que nada importa. De ésas cosas, usted no habla.

    Y en cuánto, a los toros del Tajo, el primero inválido, y en el segundo, más y mejor imposible.

    De todas formas es normal, que cuando hay algún asunto extrataurino, que a usted no le gusta, suele poner mal a los toreros en cuestión. Y lo vengo viendo, desde hace años. Con Morante ya ha pegado algún petardo, por ej. Feria de Abril 2009. No pasa nada, Morante que es un torero genial, a medio y largo plazo, siempre gana. Porque el talento y la clase, al final, siempre está por encima de todo. El ARTE mata todo.

    Posdata: Por ej. no cita a CASTELLA, que se le fue un toro de bandera. O que Morante toreó con juli, Castella y Manzanares. Es decir, que mataron las mismas corridas. Y por último, veo que últimamente se me censuran algunos mensajes. Desconozco los motivos.

  2. Carnicerito de Rekakoetxe dice:

    NI FU NI FA PARA ACABAR: La corrida de Escolar, a la que se la masacró en varas, llegaba cargada de expectación para los verdaderos aficionados, casi todos ellos venidos de fuera. La corrida, muy bien presentada, comenzó con un ejemplar con movilidad pero sin humillar. Un Fundi mucho más entonado que durante el resto de la temporada le sacó muchos pases templados y ligados, aunque faltos de sabor por su falta de clase. El segundo fue un toro encastado y exigente que, en una ocasión en que Rafaelillo le presentó el pico de la muleta, lo vio e hizo presa. A partir de ahí el toro se orientó y el murciano sólo se pudo arrimar. El cuarto fue más soso y parado y no hubo caso. El quinto fue un toro dulzón, sobre todo por el pitón izquierdo, por el que a Rafaelillo le costó un mundo sacarle una serie decente, la única de la faena, una faena porfiona y carente de clase. Los dos toros de Morenito de Aranda fueron muy parecidos por humillar mucho y bien pero resultar desesperadamente tardos, sobre todo el sexto. Jesús Martínez estuvo muy por encima de las expectativas. Tuvo dos aciertos fundamentales: primero, dejarles siempre la muleta en la cara para intentar que repitieran; y segundo, tirar de ellos hasta el final, hasta donde da de sí el brazo, algo muy poco habitual en este torero de medio muletazo (por ese defecto se dejó ir sin ir más lejos en Azpeitia un gran toro de Dolores Aguirre). Dejó pues el arandino una gratísima impresión en Vista Alegre pese a no poder cortar orejas por la sosería y falta de repetición de los animales. Se acabó la feria de Bilbao, la Champions del toreo, y se constató que la cumbre es para Ponce y el Juli. El resto a acompañar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: