3ª de San Antolín en Palencia. A Matías le hubiera dado un infarto

Palencia. Plaza de los Campos Góticos. 31 de agosto de 2010. Tercera de feria. Tarde calurosa con más de dos tercios de entrada. Seis toros de Garcigrande-Domingo Hernández, de justa presentación, cómodas cabezas  y nobles en distintos grados. El primero fue un rajado e inofensivo carretón. El segundo, parecido aunque más remiso y de embestidas desiguales. Sumiso total el tercero pese a lo que escarbó. Ideal el cuarto. Con desigual embestir, tan pronto con genio como noble el quinto. Y asimismo muy noble el sexto. El Juli (añil y oro): Pinchazo y buena estocada, oreja; más de media trasera desprendida, dos orejas. José María Manzanares (lirio y oro): Estoconazo, oreja; grandiosa estocada, oreja. Alejandro Talavante (rosa y oro): Estocada corta trasera tendida atravesada que escupe, pinchazo, estocada y descabello, aviso y ovación; Estocada tendida trasera, dos orejas. Pasó a la enfermería donde fue intervenido de cornada en el gemelo derecho de 10 centímetros.

 

Por ser perentorio, antes que nada tengo que referirme a las intolerables e incluso querellables declaraciones que ayer hizo el presidente de la plaza de toros de Bilbao en las que reprochó a Miguel Ángel Perera no haber actuado en la penúltima corrida de su feria tras enviar, muy pocas horas antes del inicio del festejo, un parte facultativo extendido por los doctores de la plaza de Vista Alegre quienes, tras reconocer al diestro aquejado de intensos dolores y una vez examinado su origen, descubrieron que tenía materialmente machacada la vértebra L2, por lo que le recomendaron cortar la temporada de inmediato porque cualquier cogida que pudiera sufrir podría tener gravísimas consecuencias. De ninguna manera fue un capricho del torero quitarse y menos un acto de cobardía, sino una decisión de obligada necesidad que quien más lo sintió fue el propio interesado. Estas declaraciones del presidente “estrella” de Vista Alegre – el Garzón de los palcos – así como quienes las han provocado y reproducido, demuestran muy mal gusto por parte de los implicados y, sobre todo, el enfermizo afán del ocupante del palco bilbaíno por ser máximo protagonista allá donde esté. Ya es hora de que alguien le obligue a comportarse con la discreción que le es absolutamente debida en su cargo y que, si no se corrige, sea destituido. La plaza de Bilbao es seria per sé – siempre lo fue -, no porque la presida este señor que todos los años se empeña en dar la nota antes, durante y después de cada corrida y de cada feria. Y sobremanera, si vuelve a repetir semejante ultraje al cometido precisamente con el torero más dramática y pertinazmente castigado de todo el escalafón, al que deseamos una pronta recuperación. 

Y otra noticia, ésta muy buena, desde la cercana Valladolid. En el transcurso de la presentación del libro “10 años de toros en Valladolid” en la mañana de ayer y del que es autor Mario Martín Lorenzo que se ocupa del orden en el callejón de la Plaza del Paseo Zorrilla desde hace mucho tiempo y que, dicho sea de paso, he tenido el honor de prologar, el Alcalde de la Capital de Castilla-León, don Francisco Javier León de la Riva, comunicó a los presentes en el gran Salón de Actos del Ayuntamiento pucelano que en el pleno del próximo 7 de septiembre propondrá nombrar Ciudad Taurina a Valladolid. ¡Enhorabuena al Alcalde y al autor del libro¡ Con permiso del señor Matías, claro.

Y también con su permiso resumo la apoteosis vivida ayer en la Plaza de los Campos Góticos,  gracias a la nobleza de la bonita corrida de Garcigrande, y a cuanto hicieron los tres toreros que la mataron.

No nos extrañó que El Juli y José María Manzanares estuvieran tan entregados porque es lo que ambos llevan haciendo cada tarde esta temporada. El Juli anduvo tan por encima de sus dos estupendos toros – tuvo el mejor lote – y de sí mismo, que su doble actuación resultó insultante. Es tal la regularidad en la perfección técnica y, por qué no decirlo, también en la estética por su purísimo y enjundioso hacer, que hasta parece mentira verle convertido en una infalible máquina de torear.

José María Manzanares, con dos toros menos propicios pero también aprovechables, fue ayer el que añade la pasión a su arte imperial y a su segurísima espada

Y Alejandro Talavante, una vez más y van… sorpresivamente resucitado en sus mejores versiones, tanto con el capote, que ayer manejó con valentía y originalidad, como con la muleta en una simbiosis de quietud y delicadísimo temple.

Los tres matadores, en franca competición, abusaron de sus segundos oponentes y resultaron achuchados o alcanzados como Talavante que de su cogida por el sexto resultó imperceptiblemente corneado en el gemelo derecho pero continuó toreando sin dolerse se la herida hasta que mató al toro y paseó las dos orejas que le concedieron para marchar después a la enfermería donde le atendieron de una herida grave en el gemelo dercho. Gesto encomiable.

Así pues, una corrida de toreros en apoteósica sazón para suerte de los que la vimos. ¡Mi enhorabuena a los protagonistas y a los espectadores¡

 

 

 

Declaraciones de Fernando Cepeda sobre lo dicho sobre su poderdante Miguel Ángel Perera por el Presidente de la plaza bilbaína de Vista Alegre,  Matías González   

 

Matías González había declarado al diario El Correo lo siguiente:

“Hay que tener más respeto y previsión para no generar problemas a los demás”. Miguel Ángel Perera no está en un buen momento. Ni física ni mentalmente. Son baches, pero es joven y con proyección. Esas cosas se arreglan”.

“No es normal llamar a las tres de la tarde a Urdiales”. “En esta vida hay que actuar con previsión y no generar problemas a los demás. No es posible que se sorteara la corrida, que enchiqueraran los toros y que a las 2.30 diga que no puede torear. Hay que tener un respeto. Los toreros deben ser consecuentes. El público paga y hay que salir en las condiciones óptimas. Primero, porque es un riesgo para él y porque no actuar con honestidad ante el público… es un desaire”.

 

Respuesta de Cepeda

“Este presidente es un impresentable y no tiene categoría como persona ni como aficionado para presidir una plaza como Bilbao”. “Además, es muy mala persona. No se puede jugar con los sentimientos de un torero que está destrozado moralmente, que llegó destrozado a la habitación del hotel tras ver el médico. Sólo el hecho de especular con la lesión de Miguel Ángel demuestra ser muy mala persona, porque atacar a un tío que está destrozado moralmente es de ser muy mala persona, cuando él mismo ha hablado con el médico y sabe lo que tiene Miguel Ángel”.

 “Sobre lo que dice de falta de previsión, la verdad es que Miguel Ángel llegó a las seis de la mañana de torear desde Tomelloso, había quedado desde el día antes a las doce de la mañana con el médico de la plaza de toros de Bilbao porque no se ha buscado ningún amigo para que le haga un parte, y cuando llega son las dos de la tarde, después de hacerle todas las pruebas que le han hecho y comprobar la lesión que tiene. Y son los médicos los que le prohíben tajantemente torear, porque se estaba jugando la vida padeciendo lesiones gravísimas e irreversibles. Hasta ese momento, Miguel Ángel no sabía lo que tenía y fue a Bilbao para torear. Si hubiera sabido la lesión que tenía no habría ido allí, se habría quedado en su casa. Él habló con el médico para que viera lo que tenía porque hasta ese momento no sabía el alcance de la lesión, le calmara los dolores y pudiera torear por la tarde, que es a lo que viajó a Bilbao”.

“Este es el típico personaje de Bilbao que es un don nadie durante todo el año y cuando llegan los toros le crece el ego y quiere tener a todo el mundo, periodistas, toreros y ganaderos, a sus pies. Le gusta estar al lado de los toreros y los ganaderos, sobre todo si lo invitan. Y como Perera se negó el año pasado a cenar con él, como sabe todo el toreo de Bilbao, por eso puede haber algo personal contra Miguel Ángel, porque su ataque es personal, no profesional”.

“¿Dónde ha visto este señor a Perera para decir que está en un mal momento? ¿Lo ha visto en Vitoria, en Gijón, en Dax, en Huesca, en San Sebastián…? ¿Dónde va a los toros? Irá cuando lo invitan, porque no me veo yo a este señor yendo a taquilla y sacando su entrada para ver a un torero determinado o una corrida en concreto. Así que lo de decir como dice, que está en un mal momento, físico y mental, demuestra más todavía que su ataque es personal”.

 

 

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

4 Resultados

  1. Miguel Calero dice:

    Suelo estar bastante de acuerdo con las críticas y comentarios del Sr. Del Moral, al que considero un buen profesional y un gran aficionado. Pero en este caso, no puedo estar en mayor desacuerdo.

    Primero que, en cierto sentido, Don Matías González tiene parte de razón. Ya Padilla llegó a Bilbao con una lesión en una rodilla, creo recordar. Y desde luego, no tuvo su tarde. Creo que un torero debe estar siempre al 100% cuando sale al ruedo. Y más aún en Bilbao, donde sale el toro toro, y donde la responsabilidad es máxima. Si Perera llegó a Bilbao con dolores, es que no estaba al 100% y quizá no debió apurar tanto a hacerse ver por un médico.

    También me parece que don Matías tiene razón que no se puede avisar a un torero a falta de tres horas de que comience el festejo. Que tuvo que hacer el paseíllo con un sólo subalterno. Que Perera esté destrozado anímicamente es comprensible. Y desde aquí le deseo una pronta recuperación.

    Por otro lado, no creo que sean justas las críticas del señor Del Moral contra Matías González. Le he visto muchas veces criticar a otros presidentes por no tener un criterio claro, y negar o regalar orejas según la tarde. Don Matías tiene SIEMPRE el mismo criterio. Y yo ya se lo he oído decir en multitud de ocasiones hasta la saciedad. Para cortar las dos orejas en Bilbao es condición imprescindible que la faena sea completa de principio (toreo de capote) hasta el final (estocada en lo alto, no baja). Y siempre ha sido así desde que voy a Bilbao desde hace ya 10 años.

    Bilbao es seria, si. Pero no per se. Si no porque hay una serie de personas que mantienen esa seriedad. Desde la selección de los toros que se han de lidiar, hasta la dirección del festejo. Si se dispensaran orejas a diestro y siniestro, Bilbao sería una plaza más. Francamente, las declaraciones de Cepeda me parecen hechas desde la rabieta y el calentón del momento, pero totalmente desacertadas.

    Por cierto, que pedir la destitución del que, probablemente sea uno de los mejores presidentes de plaza, por seriedad y por afición, no me parece que sea lo que necesita la fiesta, tan en la cuerda floja como se encuentra en los momentos actuales.

  2. Juan Antonio Sandoval dice:

    La faena de El Juli al cuarto fue de antología. Rozó la perfección. Difícilmente se puede torear en redondo tan largo, templado, profundo y ligado. Hubo muletazos verdaderamente al ralentí. ¿Qué será la próximo? En un mundo ideal, nos gustaría verle abandonar el cuerpo a la embestida como hizo con ‘Cantapájaros’ en Las Ventas, pero claro, hacer eso todos los días seguramente sea un imposibe.
    Talavante tuvo el gesto gallardísimo de continuar la lidia al buen sexto a pesar de estar herido. Pero no conviene olvidar que antes de a cornada su faena de muleta tuvo poco toreo fundamental y con altibajos, y mucho accesorio.
    Manzanares sigue cañoneando los toros con la espada y además se impuso a los matices ásperos en forma de tornillazos del quinto.
    El pero de la corrida fueron las cabezas que lucieron los tres primeros. Después de las Corridas Generales de Bilbao, encontrase con aquello es un contraste demasiado fuerte.
    Un abrazo desde la bahía.

  3. Rafael Ferrer dice:

    La salida de pata de banco del Sr. del Moral sobre Matías, que llega a decir que al usía bilbaíno le daría rabia ver torear bien (¡¡¿¿??!!) creo que viene de su frustración por las dos orejas negadas a Ponce: una el jueves y la segunda del sábado.

    En el primer caso, el autor ya ha explicado en su crítuica del día su teoría del doble rasero: Matías “niega” una oreja a Ponce por una estocada caída y la “otorga” al Juli con una estocada similar.

    Error en el que han caído incluso otros críticos “contrarios” como Zabala de la Serna.

    Matías no niega ni concede nada. Lo hace el público con sus pañuelos. En el toro de Ponce no hay petición, salvo en sol. Y en el de El Juli, sí la hay.

    Matías hace años que decidió aparcar sus gustos en cuanto a la primera oreja y trabaja “a reglamento”. Solo hace valer una especie de voto de calidad cuando la petición es dudosa, cuando es interpretable si hay mayoría o no, lo que no fue el caso de la corrida comentada.

    En cuanto a negarle a Ponce la segunda oreja el sábado, no entiendo que eso cause ninguna extrañeza: con esa colocación de la espada, y más sin haber toreado con la izquierda, no es realista pretender que se corten las dos orejas en Bilbao.

    En todo caso, en mi oipinión, Ponce no ha necesitado ninguna de esas orejas para salir reforzado de Bilbao. Para mí, ha sido el triunfador de la feria.

  4. Roberto Martínez Ruíz dice:

    Aquí cada cual dice lo que piensa y yo digo que, sin estar del todo conforme con Del Moral, la cuestión sobre el señor Matías y sus polémicas arbitrariedades excede de las orejas que concede o no según le place. ¿Cuantas ha dado Matias sin merecerse? Muchas. Incluso dos de un mismo toro por faenas mediocres como aquellas que le regaló a Víctor Puerto hace años. La misma que le dio a Urdiales en su primera tarde de la pasada feria, por hacer lo mismo no se la habría dado a Ponce de ninguna manera. Matias siempre ha preferido premiar a los peores toreros que a los mejores. Pero en lo que Del Moral lleva toda la razón es en el exacerbado protagonismo de este presidente que en vez de hacer su vida privada alejado del mundillo, no solo está metido en él como si fuera un profesional del toreo, sino que después de cada corrida, asiste a los coloquios, hace declaraciones, alterna con los que luego premia o castiga, se deja invitar por todo Dios – él nunca corresponde por creer que todo le es debido – y cada noche de feria baja a bailar y a tomar copas a la discoteca del hotel Ercilla. Y eso no es respetable bajo ningún concepto para un presidente de una plaza de toros tan importante. Matias es un fantoche donde los haya y con Perera ha metido la pata hasta el fondo del pozo. Por eso no estaría de más que le dieran unas largas vacaciones. la plaza de Bilbao siempre fue una plaza seria pero no por las orejas que se dan o se niegan, sino por el toro que se lidia. Didinio Carbajo fue mucho más duro que Matías, luego vino Desiderio Galán que ha sido el mejor por riguroso a la par que discreto, Amedo fue otro fantasma de la ópera y ya vimos como terminó, en la carcel por lo del Gal el muy cara dura. Carmelo Sáncez Pando fue el más simpatico y el que terminó con la bobada de los tres puyazos a rajatabla porque miestras duró esa moda, en Bilbao ningún torero pudo pegar un solo pase y la gente se fue aburrida. Eparza pasó sin pena ni gloria, un pobre hombre que le vino grande el cargo. Y ahora sigue Matiás como si fuera el único presidente que ha habido y como si nadie más pudiera presidir… Es de risa que en una feria tan importante como la de Bilbao, la gente hable más de Matías que de cualquier torero. Qué digo de risa, es de llanto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: