3ª de San Miguel en Sevilla. Petardazo ganadero con público selecto

Sevilla. Plaza de la Real Maestranza. Domingo 26 de septiembre de 2010. Tercera y última de feria. Tarde radiante con rachitas de viento y lleno total. Entre los rechazados y los devueltos de Zalduendo, dos de ellos estuvieron en Bilbao, solo se lidió el feo sexto que resultó manejable aunque pegando intermitentes cabezazos. De los de Hermanos  San Pedro, el lidiado en primer lugar se paró enseguida. El que hizo de tercero, el único verdaderamente aprovechable de la tarde por su nobleza. El sobrero que hizo de cuarto, noble pero sin fuerza alguna. Y de los de Gavira, el que hizo de segundo, noblote sin fuerza y tardeando mucho hasta que se paró. Y el sobrero que hizo de quinto, manso y absolutamente imposible por su indomeñable genio. Morante de la Puebla (musgo y pasamanería blanca): Estocada corta, protestas por el mal juego del toro; Estocada corta, silencio. El Juli (turquesa y oro): Pinchazo y estocada baja, palmas; dos pinchazos y estocada caída trasera. Oliva Soto  (nazareno y oro con cabos dorados): Pinchazo y estocada, ovación. Pinchazo y estocada corta atravesada, ovación. Bien en palos Emilio Fernández, Zamorano, Oscar  Reyes  y Javier Andana.

Lo mejor, el exquisito público que ayer acudió a la plaza para ver un espectáculo en principio tan atrayente o más que una sesión de ballet en el Covent Garden de Londres que, a la postre, resultó catastrófico. Si se hubiera celebrado en cualquier otra plaza de primera categoría, se haría formado un escándalo monumental.

Ahora que tanto se habla de pasar los toros a Cultura, no quiero ni imaginar qué sucedería mientras en la profesión continúen ocupándose gentes como los actuales apoderados y veedores de Morante vía Cayetano, a los que habría que impedir que tomaran parte en cualquier función taurina porque está siendo el habitual caso que, cada vez que andan por medio en la elección del ganado que  sirven a sus pupilos, siempre dan gato por liebre. Algo tan matemáticamente exacto en el devenir de las citas en las que meten mano, que uno no se explica cómo El Juli acepta lo que luego tiene que encarar y sufrir.

Manzanares no vino por lo que está durando la recuperación de su lesión y, visto lo visto, nos alegramos que no estuviera presente. Claro que, si hubiera comparecido y de haberle tocado el lote que cayó en las manos de su sustituto, el sevillano Oliva Soto, el público no hubiera tenido que empujarle tanto como lo hizo con el último pretendiente a figura con arte de esta bendita tierra. Y es que Oliva, con su gracia y su donaire que nadie le niega, toreó al buen tercero demasiado acelerado cuando lo que pedía era suavidad a cualquier costa, y al sexto con notables destemplanzas que no pudo o no supo evitar en medio de una faena muy jaleada por los tendidos que no fue premiada con una oreja que, para mí, hubiera sido inmerecida por el fallo a espadas que la cerró.

Morante, ayer sembrado cada vez que sus toros lo permitieron, hizo lo de más calidad de la tarde aunque sin poder redondear nada. El inválido que abrió la desdichada tarde, apenas se dejó en dos lances y media verónica del quite que hizo y en tres hondos derechazos. Y con el sobrero de San Pedro, otros tres lances marca de la casa y un entrecortado trasteo muletero sin poder ligar dos pases seguidos, aunque los sueltos fueron bellísimos.

El peor librado fue el matador más sobrado e infalible torero del momento, El Juli. Menudo disgusto tendrá el madrileño. Con su primero anduvo todo lo brevemente magistral que pudo estar porque, aunque en su empeño predominó el mimo y la suavidad, la falta de vitalidad del animal no dio para más. Y con el sexto aún menos porque éste sobrero de Gavira fue, además de manso, materialmente imposible.

Viendo a El Juli con el marrajo, me acordé de las barbaridades que se han dicho este año sobre Ponce cada vez que ha tenido que pechar con reses semejantes que han sido muchas. Las dos últimas en Logroño ¿Habrán  comprobado sus enterradores que con esta clase de toros ni Ponce ni San Ponce, ni el mismísimo Juli, ni el Lucero del Alba pueden ni podrán nunca hacer absolutamente nada sino matarlos? Claro que, después de haber leído un texto sobre lo que había hecho El Cid con sus dos toros de Alcurrucén, no me choca que continúen pegando petardos como críticos. Las faenas que enjaretó a esos dos toros fueron precisamente la prueba de que está recuperado. Pues eso.

Coda: Ayer tampoco se guardó en la Maestranza un minuto de silencio por el aniversario – fue el vigésimo sexto – de la muerte de Paquirri. Minuto que se guardó, que yo sepa, en las plazas de toros de Madrid, Barcelona y San Fernando en donde se celebraron los festejos más importantes del domingo además del de Sevilla. Sea por lo que sea y fuere por culpa de quien fuere, lo que es absolutamente intolerable fue que, una vez más, en la plaza que vivió los triunfos más importantes y trascendentales de Francisco Rivera Pérez nunca se le recuerda en esta fecha como corresponde ¿A quién o a quienes cabe achacar el vergonzoso olvido? A todos los que participaron de una manera u otra. A la empresa organizadora, a la autoridad competente, al ganadero que llevó la corrida y a los tres matadores que actuaron. El año pasado, quien se negó fue Morante con la cobarde aquiescencia de los que lo propusieron. El incidente fue muy comentado en los medios e incluso por el propio Morante que en una entrevista intentó irresponsabilizarse. De lo ocurrido ayer nadie ha dicho nada al respecto por lo que sobre los tres matadores actuantes recae la mayor culpa. Imperdonable.   

   

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

3 Resultados

  1. jose maría gómez dice:

    Los Vázquez a escena. Y van…………………………..
    Morante, déjalos.
    Un saludo

  2. Juan Mari de Chinchon dice:

    Me he alegrado muchisimo del petardo este de Sevilla. Se lo tienen merecido estos ¿toreros? pues a quien no guarda respeto eterno a una figura tan antologica como fue el maestro PAQUIRRI, el triunfo se les debe resistir. Es una lastima y una verguenza que en la que fue “su” plaza no se acordasen de él. Lo que mas me entristece es que si la memoria no me traiciona, es la segunda ocasion que esto sucede estando el mismo gran torero en el cartel.

  3. chicuelo dice:

    Jose A. en Sevilla, que yo recuerde nunca se guardó ningún minuto de silencio por Paquirri (quizás en sus primeros aniversarios). Pero tampoco se guarda con Montoliú o Soto Vargas cuando coincide. En la plaza de Sevilla, hace tiempo, ya no se guardan los detalles. Lo que es injusto, es lo que se hizo el pasado con Morante. Que es echarle todas las culpas, cuando en Sevilla no se guardan minutos de silencio habitualmente. Y con Paquirri, no recuerdo haberle guardo en Sevilla ningún minuto de silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: